Ecumenismo ¿un canto de sirena? – Evangélicos y Católicos – Capítulo II

Ecumenismo ¿un canto de sirena? - Diarios de Avivamientos

“Las sirenas son personajes mitológicos cuyo canto embrujador llevaba a los marinos a su perdición. Sus métodos de seducción variaban de un relato a otro, pero todas ejercían una atracción sin parangón sobre los navegantes.
El primer testimonio acerca de la aparición de sirenas se remonta a La Odisea de Homero, que relata las aventuras tumultuosas del héroe griego Ulises, durante su largo viaje de regreso a Itaca…En la mitología griega, las sirenas viven en una isla del Mediterráneo. Su canto es tan bello que los marinos que las escuchan no pueden resistírseles y arrojan sus naves contra los arrecifes. Los sobrevivientes son asesinados sin piedad. Cuando Ulises abandona la morada de la hechicera Circe, sabe que debe pasar cerca de la isla de las sirenas. Siguiendo los consejos de la hechicera, el astuto héroe recurre a una estratagema que le permitiría oír y no obstante salvar la nave y a sus compañeros. Tapa los oídos de sus hombres con cera después de haberles pedido ser sólidamente atado al mástil. Así podrá saciar su curiosidad escuchando el canto de las sirenas, sin ceder a su encantamiento. Este canto se revela melodioso y desgarrador y está colmado de bellas promesas. Ulises les grita a sus compañeros que lo desaten, pero por supuesto éstos permanecen sordos a sus gritos. Finalmente, el barco pasa y los héroes escapan al funesto destino de tantos otros marinos. Su nombre proviene del término latino sirén, que a su vez proviene del griego seirén, de la palabra seiro, lazo, cuerda, recordando sin duda el poder cautivador de las sirenas. (Del libro Los Grandes Enigmas – Editorial Larousse)

Tengo una pregunta para los pastores, músicos y líderes evangélicos que están escuchando el canto del ecumenismo: ¿han considerado el precio que deberán pagar por su acercamiento a Roma?  

Capítulo II

Los párrafos que utilizaremos a continuación son extraídos del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, aprobado por Benedicto XVI, y publicado por Librería Editrice Vaticana y los pasajes bíblicos son de la Nueva Biblia de Jerusalén de edición católica romana.

¿Por qué la Iglesia es una

La Iglesia es una porque tiene como origen y modelo la unidad de un solo Dios en la Trinidad de las Personas; como fundador y cabeza a Jesucristo, que restablece la unidad de todos los pueblos en un solo cuerpo; como alma al Espíritu Santo que une a todos los fieles en la comunión en Cristo. La Iglesia tiene una sola fe, una sola vida sacramental, una única sucesión apostólica, una común esperanza y la misma caridad.

¿Dónde subsiste la única Iglesia de Cristo?

La única Iglesia de Cristo, como sociedad constituida y organizada en el mundo, subsiste (subsistit in) en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Sólo por medio de ella se puede obtener la plenitud de los medios de salvación, puesto que el Señor ha confiado todos los bienes de la Nueva Alianza únicamente al colegio apostólico, cuya cabeza es Pedro.

En este texto que acabamos de leer, aparece con fuerza el verdadero pensamiento de Roma: la Iglesia es una, esa única Iglesia es la Católica, solo tiene derecho a gobernarla el Papa y los obispos que lo reconozcan a él; y es que solamente él es el administrador legítimo de los bienes espirituales de la Iglesia. 

Papa - diarios de avivamientos

Papa emérito Benedicto XVI

¿Cuál es la misión del Papa? 

El Papa, Obispo de Roma y sucesor de san Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia. Es el Vicario de Cristo, cabeza del colegio de los obispos y pastor de toda la Iglesia, sobre la que tiene, por institución divina, la potestad plena, suprema, inmediata y universal.

Esto que acabamos de leer es la enseñanza de Roma ¿pero qué enseñan las Sagradas Escrituras?

Mateo 16:18 – 19 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.”   (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

¿sobre que “piedra” edificaría Cristo su Iglesia? ¿sobre Pedro o sobre él mismo? ¿sobre quién se refieren las Escrituras como piedra o roca de la Iglesia?

Génesis 49:24 mientras sigue firme su arco y sueltos los músculos de sus manos, por las manos del Fuerte de Jacob, por el Nombre del Pastor, la Piedra de Israel,

Deuteronomio 32:4 Él es la Roca, su obra es consumada, pues todos sus caminos son justicia. Es Dios de lealtad, no de perfidia, es justo y recto.

Salmos 18:32 Pues ¿quién es Dios fuera de Yahvé? ¿Quién Roca, sino sólo nuestro Dios?

Romanos 9:33 como dice la Escritura: He aquí que pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de escándalo; mas el que crea en él, no será confundido.

1 Corintios 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo.                            (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

Y si a alguien le queda duda sobre el tema veamos que dice el mismo apóstol San Pedro sobre quién es la roca o piedra:

1Pedro 2:3 -6  si es que habéis gustado que el Señor es bueno.
Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios, también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo.
Pues está en la Escritura: He aquí que coloco en Sión una piedra elegida, angular, preciosa y el que crea en ella no será confundido.                      (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

Consultemos ahora al apóstol San Pablo a ver que nos dice él sobre el tema:

Efesios 2:20 edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo,

1 Corintios 3:10-11 Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como buen arquitecto, puse el cimiento, y otro construye encima. ¡Mire cada cual cómo construye!
Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo.                   (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

¿Cómo consideraba San Pablo a San Pedro? 

Gálatas 2:6 -9  Y de parte de los que eran tenidos por notables – ¡no importa lo que fuesen: Dios no mira la condición de los hombres! – en todo caso, los notables nada nuevo me impusieron.
Antes al contrario, viendo que me había sido confiada la evangelización de los incircuncisos, al igual que a Pedro la de los circuncisos, pues el que actuó en Pedro para hacer de él un apóstol de los circuncisos, actuó también en mí para hacerme apóstol de los gentiles,
y reconociendo la gracia que me había sido concedida, Santiago, Cefas (Pedro) y Juan, que eran considerados como columnas, nos tendieron la mano en señal de comunión a mí y a Bernabé, para que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los circuncisos.   (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

Santiago, Pedro y Juan eran considerados “columnas” de la Iglesia de Jerusalén, no “piedra” “roca” ni mucho menos “fundamento”. Pablo llama a Pedro uno de los “notables” de la Iglesia, no lo llama “cabeza”; y es tan así que unos versículos más abajo vemos como Pablo reprende a Pedro por actuar hipócritamente:

Gálatas 2:11-14 Mas, cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era censurable.
Pues antes que llegaran algunos de parte de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, empezó a evitarlos y apartarse de ellos por miedo a los circuncisos.
Y los demás judíos disimularon como él, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado a la simulación.
Pero en cuanto vi que no procedían rectamente, conforme a la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: “Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?    (Traducción: Nueva Biblia de Jerusalén)

Este no es un hecho menor pues fue el primer encuentro entre ellos, el apóstol Pablo nos dice que él no era conocido en las iglesias de Judea. Por tanto tenemos aquí a un desconocido Pablo que enfrenta a un bien conocido Pedro, y no teme en absoluto llamarle la atención en público por actuar con hipocresía. Si Pablo realmente hubiese considerado que Pedro era “Sumo Pontífice”, “Representante de Cristo en la tierra”, “Santo Padre” , “Vicario de Cristo” o “Cabeza de la Cristiandad”  seguramente no lo hubiese tratado así, pero esto quedó registrado en las Escrituras para que no caigamos en el error de concederle a Pedro el lugar que solo le corresponde a Cristo.

¿Cuándo se ejerce la infalibilidad del Magisterio? 

La infalibilidad del Magisterio se ejerce cuando el Romano Pontífice, en virtud de su autoridad de Supremo Pastor de la Iglesia, o el colegio de los obispos en comunión con el Papa, sobre todo reunido en un Concilio Ecuménico, proclaman con acto definitivo una doctrina referente a la fe o a la moral; y también cuando el Papa y los obispos, en su Magisterio ordinario, concuerdan en proponer una doctrina como definitiva. Todo fiel debe adherirse a tales enseñanzas con el obsequio de la fe.

La Infalibilidad del Magisterio o la Infalibilidad Papal surge cuando  un dogma se proclama ex cathedra (decretos desde la Cátedra de Pedro), esto se clasifica como magisterio solemne (el magisterio extraordinario de la Iglesia católica). Lo que el Magisterio proclama ex cathedra tiene el carácter de infalible (inequívoco, cierto, eficaz, incontestable, indefectible, indubitable, indudable, seguro, verdadero) e inalterable. 

¿porqué nos interesa sobre manera este punto: la infalibilidad papal? Porque, como hemos venido leyendo hasta ahora, la iglesia de Roma se reconoce a sí misma como la única y verdadera Iglesia, y en virtud de que ella posee “al único Representante de Cristo en la Tierra”, ha establecido por dogma infalible e inalterable que:

Fuera de la Iglesia Católica no hay salvación

Veremos ahora algunas de las proclamaciones ex cathedra donde se afirma esto:

Papa Inocencio III - diarios de avivamientos

Papa Inocencio III,

Papa Inocencio III, Cuarto Concilio de Letrán, constitución 1, 1215, ex cathedra: “Y una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual absolutamente nadie se salva, y en ella el mismo sacerdote es sacrificio, Jesucristo”

Papa Bonifacio VIII - diarios de avivamientos

Papa Bonifacio VIII

Papa Bonifacio VIII, Unam sanctam, 18 de noviembre de 1302, ex cathedra: “Por apremio de la fe, estamos obligados a creer y mantener que hay una sola y santa Iglesia católica y la misma Apostólica, y nosotros firmemente la creemos y simplemente la confesamos, y fuera de ella no hay salvación ni remisión de los pecados. (…) Ahora bien, someterse al Romano Pontífice, lo declaramos, lo decimos, definimos y pronunciamos como de toda necesidad de salvación,  para toda criatura humana

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, sesión 8, 22 de noviembre de 1439, ex cathedra: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre

Papa Eugenio IV

Papa Eugenio IV

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra:  “[La Iglesia] Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, 1870, ex cathedra: “Esta Sede de San Pedro permanece siempre intacta de todo error, según la promesa de nuestro divino Salvador hecha al príncipe de sus discípulos: Yo he rogado por ti, a fin de que no desfallezca tu fe…”

Papa Pio IX - diarios de avivamientos

Papa Pio IX – diarios de avivamientos

Es precisamente aquí, en el Concilio Vaticano I cuando de declara como dogma: la Infalibilidad papal

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, 1870, sesión 4, cap. 4: “… el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra – esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por toda la Iglesia universal –, por la asistencia divina que fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia

La iglesia Católica jamás reconocerá a otra Iglesia que no sea a si misma, pues se considera a si misma como la única portadora de la totalidad de la verdad, y quien está fuera de ella no tiene salvación.

Esto es lo afirma también uno de sus famosos Doctor de la Iglesia:

San Roberto Belarmino

San Roberto Belarmino

San Roberto Belarmino (siglo XVI): “Nuestra tesis es que hay una sola Iglesia, no dos; y que la única verdadera Iglesia [católica] es la comunidad de hombres unidos por la profesión de la verdadera fe cristiana y por la comunión de los mismos sacramentos, bajo el gobierno de los legítimos pastores y, sobre todo, del único Vicario de Cristo en la tierra, el Romano Pontífice. De esta definición se puede ver fácilmente quién pertenece a la Iglesia y quién no pertenece a ella. En efecto, esta definición se compone de tres partes: la profesión de la verdadera fe, la comunión de los sacramentos y la sumisión al legítimo Pastor, el Romano Pontífice. La primera parte excluye a todos los infieles, los que nunca estuvieron en la Iglesia, como los judíos, turcos y paganos, o los que una vez estuvieron en ella y más tarde salieron, como los herejes y apóstatas.

Aunque los católicos llamen públicamente a los protestantes o evangélicos “hermanos separados” en realidad, en la intimidad los consideran “hermanos descarriados” tan descarriados que están al borde de caer en el abismo: 

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, 1870, sesión 4, cap. 3, ex cathedra: “… todos los fieles de Cristo deben creer que la Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice poseen el primado sobre todo el orbe, y que el mismo Romano Pontífice es sucesor del bienaventurado Pedro, príncipe de los Apóstoles, y verdadero vicario de Jesucristo y cabeza de toda la Iglesia (…) Enseñamos, por ende, y declaramos, que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, posee el principado de potestad ordinaria sobre todas las otras (…) Tal es la doctrina de la verdad católica, de la que nadie puede desviarse sin menoscabo de su fe y salvación”                                                      (Denzinger 1826‐1827)

O por si quedaba alguna duda:

Papa Leon XIII - diarios de avivamientos

Papa Leon XIII

Papa León XIII, Tametsi futura prospicientibus, # 7, 1 de noviembre de 1900: “Cristo es el ‘Camino’ del hombre; la Iglesia también es su ‘Camino’. (…) De aquí que todos los que quieran encontrar la salvación fuera de la Iglesia son descarriados y se esfuerzan en vano”           (The Papal Encyclicals, vol. 2 (1878‐1903), p. 474.)

Papa Pio XI

Papa Pio XI

Papa Pío XI, Mortalium animos, # 11, 6 de enero de 1928: “Sólo la Iglesia católica es la que conserva el culto verdadero. Ella es la fuente de la verdad, la morada de la fe, el templo de Dios; quienquiera que en él no entre o de él salga, ha perdido la esperanza de vida y de salvación(The Papal Encyclicals, vol. 3 (1903‐1939), p. 318.)

Estimados amigos y hermanos, hemos abundado en citas y referencias porque queremos dejar bien en claro que la iglesia de Roma, es decir la Católica, no está dispuesta a ceder ni un ápice en su anhelo de poseer el gobierno absoluto del mundo cristiano.  La unidad que se promueve con el ecumenismo no es sino el deseo de subyugar a las demás iglesias bajo el cetro del Papa. La pregunta para todos aquellos pastores, músicos, líderes y hermanos cristianos hijos de la Reforma, que en estos últimos tiempos están coqueteando con el ecumenismo es: ¿estáis dispuestos a pagar el precio que se os exigirá por vuestro acercamiento a Roma? ¿seréis como aquellos navegantes seducidos por los cantos de sirena?

 

No te pierdas el próximo Capítulo. Y sería bueno que compartieras este estudio con tus conocidos y amigos- dale a compartir en Facebook- Twitter o Blogs !

Si no leíste el Capítulo I aquí está el enlace:  https://diariosdeavivamientos.wordpress.com/2015/03/02/catolicos-y-evangelicos-unidos-que-se-esconde-detras-del-ecumenismo/

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ecumenismo ¿un canto de sirena? – Evangélicos y Católicos – Capítulo II

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s