Aprendiendo el Evangelio – El Evangelio paso a paso – Capítulo 3

 El Evangelio paso a paso - Capítulo III - diarios de avivamientos

Salvación ¿Qué significa?

“Cuando el hombre pecó y rompió su relación con Dios, Dios no estaba obligado a proveerle un salvador, ni darle ninguna esperanza de salvación, ni siquiera a llamarlo a que se volviera; sin embargo, en su grande misericordia Dios ha hecho todas estas cosas. Este es el mensaje que todos los verdaderos predicadores del evangelio comunican a los hombres. El nuestro no es un mensaje de condenación, sino que es exactamente lo opuesto. Nuestro mensaje es que cada persona que es nacida de nuevo será salvada. Nuestro mensaje no es de desesperación sino de esperanza. Vida y no muerte, es lo que nosotros proclamamos. Nuestra comisión divina es la de ofrecer salvación, una salvación segura, inmediata, gloriosa y eterna para todos, aún para los peores de los pecadores. Dios nos manda ofrecer un perdón pleno y gratuito para todos aquellos que se vuelvan a Él y vivan. Somos mandados a decir a los hombres lo que Cristo ha hecho por los pecadores, cuánta paciencia, ternura y misericordia tiene Dios para con ellos y cuán grande y maravillosa felicidad les pertenecerá si se vuelven a Él; entonces nuestro ruego es que acepten la oferta de Dios.” (Richard Baxter – Una invitación a vivir)

Cuando compartimos el Evangelio usamos la expresión “ser salvos”, esto forma parte de nuestro vocabulario religioso, y es la esencia de lo que predicamos. Pero sería importante rever nuestro entendimiento de esta expresión.

Salvación:
Definición: Liberación de un peligro, un daño o un obstáculo.
Sinónimos: rescate, libertad, liberación, salvamento, redención, emancipación.

Surge entonces este interrogante:

¿De qué vino a salvarnos Jesús?

1 • Jesús vino a salvarnos del poder del pecado (la esclavitud del pecador)

Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

Romanos 6:16-18 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

Tito 3:3-5.a Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.
Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó…

Hechos 13:38 “Que por medio de Jesús se os anuncia perdón de pecados”

1 Timoteo 1:15 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.

2 • Jesús vino a salvarnos de la consecuencia del pecado (la justa ira de Dios)

Romanos 5:9-10 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.

1 Tesalonicenses 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

Frecuentemente olvidamos que Dios vino a librarnos de él mismo, si, esta es la gran verdad. Porque la justicia y santidad de Dios demandan el castigo del transgresor, del que transgrede las leyes de su justicia y santidad. Para un juez justo, el delito nunca puede quedar impune. Así que básicamente Jesús no vino a librarnos de la ira de Satanás, no, sino que vino a librarnos de su propia ira: la ira de Jesús.

Apocalipsis 6:15-17 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

No nos debe preocupar la ira de Satanás, sino la ira de Dios:

Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.      (Versión LBLA)

Ese “aquel” que menciona el versículo que acabamos de leer es Dios mismo, quien es el único que tiene potestad para echar el alma al infierno. Se nos hace difícil pensar en que Jesús manifieste una ira tan terrible, pero su justicia y santidad así lo exigen. Llegará un día en que participaremos del evento que Juan nos detalla a continuación:

Apocalipsis 19:11-15-16 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.
Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.
De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.
Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

La pregunta es, cuando esto suceda ¿en qué lado nos encontraremos? ¿detrás del Rey entre su ejército celestial, o delante del Rey enfrentándolo, siendo devastados por su espada y tiñendo con nuestra sangre su ropa?

Romanos 2:5-8 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia.

Recordemos que el nombre de nuestro Señor JESÚS significa DIOS SALVA 

Mateo 1:21 Ella dará a luz un hijo, y tú le llamarás Yahshúa, [que quiere decir ‘ YAHWEH salva,’] porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.”       (Versión Kadosh)

“Por supuesto nuestro mensaje habla del enojo de Dios y de la muerte del pecador, pero este no es nuestro mensaje principal. Los verdaderos predicadores de la Palabra de Dios sin lugar a dudas tienen que advertir a los hombres de que por naturaleza ya están bajo el justo enojo de Dios y espiritualmente muertos. Pero esto es con la finalidad de enseñarles su necesidad de la misericordia divina, y lograr que se den cuenta del gran valor de la gracia de Dios. Tal como nadie iría al doctor a menos de que estuviese convencido de que está enfermo, por la misma razón, mi motivo para decirle acerca de su terrible condición espiritual (la cual han producido sus propios pecados), es para que se vuelva a Cristo en busca de misericordia. Esto es también el porqué le estoy diciendo acerca del tormento eterno que caerá sobre todos aquellos que se niegan a convertirse.”      (Richard Baxter – una invitación a vivir)

Resumiendo: el Señor Jesús (“Dios Salva”) vino a salvarnos del poder del pecado (esclavitud) y de la consecuencia del pecado (ira de Dios – condenación eterna)

Artículo de Gabriel Edgardo Llugdar para Diarios de Avivamientos ©

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Libros PDF para descargar, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Aprendiendo el Evangelio – El Evangelio paso a paso – Capítulo 3

  1. JESUS LINARES dijo:

    DIOS dice en su palabra la fe sin obra es muerta.
    DIOS utiliso a estos hombres, y nos ayudan a ver las grandes obras que realizaron a traves del Espiritu Santo.
    felicitaciones a esta pagina por tener todas las grandes obras recopilada para conocer nuestra historia.

    Le gusta a 1 persona

  2. alberto encinos dijo:

    Tremendo hermano Llugdar, de mucha bendición esta serie de temas.

    Le gusta a 1 persona

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s