La cobertura espiritual ¿doctrina bíblica o dogma humano?

cobertura espiritual - diarios de avivamientos

Me ha sorprendido la tenacidad (cuasi ¿fanatismo?) con que algunos evangélicos defienden la doctrina de la “cobertura pastoral”, una enseñanza que como veremos no es histórica, mucho menos bíblica, pero tampoco es tan moderna; aunque es cierto que en los últimos años se la ha desenpolvado y se la presenta como una “revelación del nuevo movimiento apostólico”. Según este movimiento, cada creyente debe contar con la cobertura de un pastor, cada pastor debe contar con la cobertura de un apóstol, y cada apóstol debe contar con la cobertura de un apóstol de apóstoles. Pero nótese como se asemeja esto a la escala de jerarquía eclesiástica del catolicismo, un laico bajo la cobertura de un sacerdote y este bajo la autoridad o cobertura del obispo, el obispo bajo la autoridad o cobertura del cardenal y este bajo la autoridad o cobertura del Papa. Dios habla al Papa, el Papa a los cardenales, los cardenales a los obispos, los obispos a los sacerdotes, y por último los sacerdotes transmiten lo que deben creer los laicos; y así nos encontramos que entre Dios y el hombre hay una cadena de intermediarios eclesiásticos que hacen de cobertura. 

No es necesario dar nombres, cualquiera puede ingresar a la página web de alguno de estos mega-ministerios evangélicos y comparar las distintas ofertas de cobertura como si de franquicias se tratara. Desde 50 hasta 50.000 dólares encontrará una amplio abanico de posibilidades para contar con la cobertura de alguno de los más afamados apóstoles y profetas modernos, según lo que usted esté dispuesto a pagar tendrá acceso desde estrecharle personalmente la mano al apóstol hasta compartir un almuerzo de trabajo anualmente con él, y experimentar en primerísima persona lo que habrán sentido Pedro, Juan o Santiago al formar parte del círculo íntimo del Señor Jesús.

El siguiente gráfico es solo un ejemplo entre tantos, lo hemos tomado de la página oficial de un famoso super-apóstol, observen las distintas tarifas:

Tarifas de cobertura apostólica

Tarifas de cobertura apostólica. Si usted quiere pertenecer a la “Corte del Rey” debe pagar 50.000$

Estas doctrinas son extrañas a las Escrituras, pero sin embargo no resultan extrañas a infinidad de creyentes que las aceptan sin resistencia, creo que esto se debe a que han pasado a formar parte de la cultura eclesiástica. En una congregación o denominación podemos encontrar doctrinas fundamentales (doctrinas con fundamento bíblico), pero con el paso de los años se van incorporando a ellas hábitos, costumbres y tradiciones que conforman una cultura eclesiástica determinada. Muchos de estos hábitos comienzan como algo inocente o inocuo, pero con el paso del tiempo se mimetizan, llegando a tomar el mismo color, el mismo tamaño y el mismo peso que las doctrinas fundamentales, hasta el punto que se las considera verdad divina, indiscutible e indivisible. Esto es lo que sucedió con la mayoría de las prácticas de la iglesia Católica, comenzaron como hábitos o costumbres, luego se convirtieron en tradición y de allí pasaron a ser doctrinas de práctica obligatoria universal. Si hoy los creyentes no saben diferenciar entre lo que es Biblia y lo que es tradición están en la misma situación que en la época de la Reforma Protestante, cuando la verdad bíblica estaba sepultada bajo toneladas de tradiciones, encíclicas papales, decretos de concilios y experiencias místicas de santos y beatos.

La idea de que un creyente necesita una cobertura pastoral se ha ido asimilando poco a poco como si se tratara de una legítima enseñanza bíblica, esto ha sido fomentado por líderes evangélicos que han visto en ella una oportunidad para acrecentar su poder y ejercer un dominio absoluto sobre sus ovejas. Aceptar una cobertura pastoral es acercarse peligrosamente a las enseñanzas de Roma, recordemos las enseñanzas del fundador de la Orden de los Jesuitas, Ignacio de Loyola, cuando afirmaba: Lo que ante mis ojos aparece como blanco, debo considerarlo negro, si la jerarquía de la Iglesia lo considera así”.  Tristemente hoy en día muchos creyentes ven las cosas según los ojos de su líder y no según los propios ojos, dicen “negro” cuando en realidad saben que no es así, pero temen desobedecer a su cobertura y perder la bendición de su grupo eclesiástico. Conocemos y tenemos constancia de líderes que amenazan a los miembros de sus congregaciones, diciéndoles que si se apartan de su cobertura sufrirán calamidades y maldiciones, serán “entregados a Satanás para la destrucción de la carne”.

No hay ningún fundamento bíblico para tal enseñanza de la cobertura, sencillamente no lo hay; el pastor esta para pastorear, cuidar y orientar a las ovejas desde una perspectiva de igualdad; no para ponerse encima de ellas como una cobertura, esto es pretender ser un mediador entre Dios y los hombres y esto solo lo puede hacer Jesucristo. Nuestra única cobertura es el sacrificio de Cristo, que nos provee expiación (el perdón de nuestros pecados) y propiciación (ser aceptos ante Dios), no necesitamos que ningún hombre (por muy ungido que sea) se interponga como una cobertura entre Dios y nosotros para obtenernos favores divinos, o para decirnos lo que debemos o no creer. Y por si alguno quiere poner como ejemplo a Pablo y Timoteo, diremos que las Escrituras jamás afirman que Pablo era la cobertura de Timoteo (ni de ningún otro), lo consideraba su hijo espiritual, era un lazo de amor fraternal , consejos de padre a hijo, de líder experimentado a uno más nuevo; y lo más importante de todo: Timoteo no tuvo que pagarle nunca a Pablo por “derechos de cobertura apostólica”.

A excepción de la iglesia Católica, ni los Reformadores, ni las iglesias protestantes históricas, ni el pentecostalismo histórico han enseñado esta especie de mediación sacerdotal, de jerarquía eclesiástica bajo cuya cobertura hay que colocarse para recibir bendición. Entonces ¿cuando surge en la Iglesia evangélica esta visión piramidal de la autoridad?

Origen de la doctrina de la “cobertura espiritual”  Por el historiador Vinson Synan – del libro El Siglo del Espíritu

“Quizá el movimiento más controvertido que surgió dentro de la renovación carismática, se produjo bajo la tutela de un grupo evangélico no denominacional de Fort Lauderdale, Florida, conocido como Ministerios para el Crecimiento Cristiano (Christian Growth Ministries). En la década del setenta, los cinco hombres que dirigían este ministerio: Bob Mumford, Charles Simpson, Derek Prince, Don Basham y Ern Baxter, condujeron importantes seminarios y reuniones en todos los Estados Unidos haciendo énfasis en la necesidad de “hacer discípulos” y “pastorear” a las multitudes de carismáticos protestantes y católicos que buscaban dirección espiritual en los vertiginosos días de masivo crecimiento de los carismáticos en los años setenta. Tomando como modelo la tradición de los “rectores espirituales” de la iglesia católica, los maestros de Fort Lauderdale enseñaban que cada creyente debía tener un consejero espiritual como “cobertura” que le brindara consejo.

El movimiento se popularizó con la revista mensual Vino Nuevo (New Wine), que era editada por Don Basham. Por medio de esta revista, así como de millones de libros, boletines y cassetes de sus enseñanzas, publicaron el mensaje central del movimiento: que cada persona debía estar conectada con un líder por encima de ella y a su vez, hacer discípulos a otros. Este sistema de “pastoreo” era considerado una respuesta para los miles de carismáticos que iban vagando de una conferencia a otra conferencia, recibiendo -en ocasiones- enseñanzas cuestionables de líderes también cuestionables. A estas masas desarraigadas y vagabundas, los maestros de Fort Lauderdale les ofrecían “relaciones de pacto” entre un “pastor” o “cobertura” que dirigía la vida espiritual de sus “discípulos”. A medida que el movimiento se convertía en una pirámide de autoridad, se hizo evidente que los “pastores líderes” de Fort Lauderdale tendrían control sobre las vidas y fortunas de miles de personas que quedarían bajo su influencia. No tardaron en llover las críticas. Para 1975 las enseñanzas del movimiento fueron rechazadas de plano por muchos líderes influyentes, como Demos Shakarian (fundador de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo -FGBMGI, sigla en inglés) y Pat Robertson. Pronto los maestros del “discipulado” tuvieron prohibido hablar en las reuniones de la FGBMFI, así como aparecer en el Club 700. La popular teleevangelista sanadora Kathryn Kuhlman llegó a tildarlos de “herejes”. Pat Robertson los acusó de “controlar la vida de sus seguidores abusando de la autoridad espiritual”.

En agosto de 1975 se intentó una reunión entre los maestros del “discipulado” y sus críticos, en Minneapolis, que finalmente quedó abortada y las diferencias continuaron sin solución. A pesar de este golpe, el movimiento continuó creciendo. En la conferencia carismática multitudinaria convocada en Kansas, en 1977, la sección de “discipulado” convocó a doce mil participantes; se ubicó segunda después de la delegación católica carismática.

Después de 1977 el movimiento comenzó a perder fuerza, a medida que los movimientos de renovación carismática organizaban sus propios programas para entrenar y discipular a sus seguidores.

Para 1983 Derek Prince se separó de los otros líderes. Con el cierre de la revista Vino Nuevo en 1986, el movimiento, plácticamente, se dio por disuelto. En 1989 tuvo lugar un cierre simbólico de la controversia, cuando Bob Mumford pidió disculpas públicamente por su participación en la extensión del movimiento.” (Vinson Synan es un reconocido historiador de los movimientos de renovación pentecostal y carismática. Es decano de la Facultad de Divinidad de la Universidad Regent y obtuvo su doctorado en la Universidad de Georgia (EE UU )

La controversia por el “pastoreo” y el “discipulado”  por David Moore

“El movimiento, también conocido como “movimiento de discipulado“, fue una influyente y controvertida expresión de la renovación carismática en los Estados Unidos, que surgió como un movimiento autónomo y no denominacional en 1974. El movimiento se desarrollo como consecuencia de la creciente independencia de muchos cristianos carismáticos que abandonaban las iglesias a las que habían pertenecido y se unían a iglesias y grupos de oración independientes.
El movimiento enseñaba que cada creyente debía someterse a un “pastor”, a un líder que lo pastoreara. Esta relación era considerada esencial para desarrollar madurez espiritual y exigía un compromiso profundo para con el pastor.  También el movimiento enseñaba que cada pastor y líder debía estar sometido a otro líder, al que debía rendir cuentas. Estos énfasis eran considerados por los opositores como un intento de “arrebatar” a los carismáticos independientes, creando una cadena de comando piramidal que tenía como vértice superior a los líderes del movimiento, acusación que estos negaban sistemáticamente.

El movimiento creció a partir de la asociación de cuatro populares maestros bíblicos carismáticos en octubre de 1970. Bob Mumfortd, Don Barsham, Derek Prince y Charles Simpson.
En 1974 se les sumo el canadiense pente­costal Ern Baxter. Los cinco Maestros de la Biblia estaban  involucrados en la producción de la revista Vino Nuevo (New Wine) que en cierto momento, fue la  publicación carismática de mayor circulación en los EE UU. Los cinco solían predicar en las conferencias  de enseñanza nacionales e internacionales que se hicieron tan típicas de la explosión neopentecostal en  los años sesenta y setenta…La popularidad de los cinco maestros y la amplia influencia de la revista Vino Nuevo en la renovación carismática, dieron origen a una controversia acalorada entre 1975 y 1976, debido a la enseñanza del movimiento sobre la autoridad y la sumisión y el cuidado pastoral de parte de líderes de otros lugares… Las luchas internas y las presiones externas llevaron, finalmente, a su disolución en 1986, que coincidió con el fin de la publicación de la revista Vino Nuevo”

Exagerando la autoridad

“Otro problema es la exageración de la enseñanza del respeto a la autoridad espiritual. Es cierto que la Biblia enseña un nivel de obediencia a los pastores, pero también es cierto que no lo repite cada dos páginas como es costumbre de los líderes autoritarios. La verdad es que de aproximadamente 33 mil versículos que contiene la Biblia, en el Nuevo Testamento sólo existen 6 versículos que hablan de este tema, y además siempre están balanceados con pasajes que nos advierten que hay que dejar de obedecer y aun confrontar a aquellos líderes que se desvían [Hechos 4:19; 5:29; Mateo 15:14; 7:15; Filipenses 3:2].Como es de esperarse, estos últimos textos nunca son mencionados por los grupos que sobre-enfatizan la enseñanza de la sujeción a la autoridad.”  (del libro Pastores que abusan, por el Dr. Jorge Erdely, licenciado en Ciencias Biológicas egresado de la Universidad de M.H.-Baylor, Texas. Doctor en Filosofía (Ph.D.) con especialidad en idiomas semíticos, realizó su posdoctorado en teología en la Universidad de Oxford, Inglaterra,  miembro de la American Academy of Religion y de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones (ALER) El Dr. Erdely es un reconocido experto en el tema de los derechos humanos, religiones, y sectarismo)

Aunque el movimiento que originó esta doctrina se disolvió, sus peligrosas enseñanzas aún siguen latentes en la cultura evangélica, el sacerdocio universal de todo creyente (por el que se luchó en la Reforma Protestante) ha sido hoy eclipsado por el gobierno de unos pocos, un gobierno piramidal, egocéntrico y autoritario. Después de escribir este artículo me vino a la memoria el título de un libro que hay en mi biblioteca: ¿Quién es tu cobertura? de Frank A. Viola, lo leí y lo comparto con ustedes pues desarrolla con mayor profundidad el tema.

“Voy a decirlo sin rodeos, ¡lo que algunos llaman hoy “autoridad espiritual” es en su mayor parte un verdadero disparate! El movimiento discipulado/pastoreo de los años setenta es un ejemplo clásico de las tragedias indecibles que pueden ocurrir cuando se hacen aplicaciones falaces e insensatas de la autoridad. Este movimiento estaba corrompido con toda clase de mezcla espiritual, y se degradó en formas extremas de control y manipulación.

El error más grande de este movimiento estaba basado en la falsa pretensión de que sumisión equivale a obediencia incondicional. Igualmente errónea era la enseñanza de que Dios reviste a ciertas personas de una autoridad incuestionable sobre los demás.

Sin duda, los líderes que dieron origen a este movimiento eran hombres talentosos que tenían nobles motivos. No imaginaron la dirección que éste tomaría en el futuro, y la mayoría de ellos se han disculpado desde entonces por haber participado en él. Aun así, incontables vidas fueron destruidas como resultado.

En muchos sectores del movimiento, el abuso espiritual se racionalizó con el cliché tan a menudo repetido de que Dios obra para bien a pesar de los actores en el reparto. Se creía que Dios haría responsables a cada uno de los “pastores” por las decisiones equivocadas. Las “ovejas” no tenían responsabilidad en tanto que obedecieran (ciegamente) a sus pastores.

Trágicamente, el movimiento elaboró nuevos yugos de control que fueron tallados y se les dio forma para adaptarse a la casta clerical. Estos nuevos yugos sofocaron el sacerdocio de los creyentes y mostraron la misma forma de dominio de las almas que caracteriza a las sectas. Los así llamados “pastores” se transformaron en sustitutos de Dios para otros Cristianos, tomando control sobre los detalles más íntimos de sus vidas. Todo esto se hizo en nombre de la “responsabilidad Bíblica de dar cuentas”.

En el período subsiguiente, el movimiento dejó una estela de cristianos abatidos y devastados. Estos creyentes continúan desconfiando hasta hoy de cualquier apariencia de liderazgo. (Algunos sufrieron destinos más crueles). Como resultado, los que fueron azotados por los clérigos del movimiento desarrollaron una aversión hacia palabras tales como “autoridad”, “sumisión” y la “responsabilidad de dar cuentas”. Todavía siguen luchando por desechar las imágenes distorsionadas de Dios que fueron grabadas en sus mentes después de haber pasado por esta experiencia “pastoral”. (Del libro ¿Quién es tu cobertura? de Frank A. Viola)

Haz clic aquí y descarga el libro: ¿Quién es tu cobertura?

Artículo de Gabriel Edgardo Llugdar  para Diarios de Avivamientos

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La cobertura espiritual ¿doctrina bíblica o dogma humano?

  1. ignaciosalas dijo:

    Dios los bendiga hermanos que trabajan en esta pagina, los ojos de muchos cristianos con buena intencion que han caido en las redes de estos estafadores y manipuladores de la palabra, se daran cuenta de estas aberraciones . Gracias por publicar las mentiras de estos supuestos apostoles y profetas. Cristo viene Dios los bendiga

    • Saludos Ignacio, es nuestro anhelo que la verdad resplandezca y disipe las tinieblas, que el Señor nos ilumine y nos guarde del error sutil que se infiltra en las congregaciones. Bendiciones para usted también hermano Ignacio.

  2. Hermanos Dios los bendiga por compartir la verdad, gracias por todo su aporte y que el Señor nos guarde de estos lobos rapases

  3. la enseñanza referida en este apartado muestra la creciente doctrina de la sujecion espiritual, abandonando principios biblicos fundamentales. por supuesto que el creyente maduro, que conoce el fundamento biblco, no se pone bajo la cobertura de un lider asi. la exhortacion del Señor es “salid de ella pueblo mio”. lamentablemente son pocos los creyentes que se fundamentan en la palabra y la conocen, dan por sentado que lo que sus lideres enseñan es la verdad y no la analizan, ni examinan y ni mucho menos la cuestionan. Dios nos conceda su gracia y el despertar del conformismo que la iglesia a abrazado desde hace mucho tiempo atras.

    • Así es hermano, “salid de ella pueblo mío” sigue siendo el mandato del Señor para que su rebaño salga de estos centros de corrupción espiritual. Publicaremos más artículos sobre este tema, con la ayuda del Señor. Saludos.

  4. Unidev dijo:

    De todas formas debemos tener cuidado con no pasar a llevar una de las bases de nuestra vida cristiana que es la sujeción, tal como lo indica Hebreos diciendo “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos”, o como lo indica también Pedro diciendo “estad sujetos a los ancianos”. En esto debemos clarificar que la cobertura pastoral como lo plantea el apostolado moderno o la iglesia católica es una herejía, pero en un contexto bíblico la Biblia habla de la sujeción y la obediencia a los pastores. Por supuesto que no es una obediencia ciega, no es que ellos estén en medio de nosotros y Dios, sino que sólo son hombres que Dios puso para guiar la grey de Dios, sin ponerse al nivel de la labor que realiza el Espíritu Santo en cada creyente. En ese sentido hablar de “cobertura espiritual” aunque sea un término mal empleado por otros entes religiosos, creo que significa simplemente “no ser un desordenado que se manda sólo y que hace lo que quiere”, por ello estoy de acuerdo con la cobertura espiritual bíblica. Si desean, lo llamamos de otra forma como “sujeción pastoral” o no sé, pero de que es un concepto bíblico, es bíblico… Otra cosa es que se haya deformado de tal forma que sucedan cosas como las que ustedes mencionaron en este artículo.
    Saludos!

  5. Alvaro dijo:

    Wow ,gracias Gabriel,tu blog es de tanta bendicion para mi,comparto tu vision acerca de la cobertura,un abrazo.

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s