Si te portas mal irás al infierno, y si te portas bién… también.

Aprendiendo el Evangelio – Capítulo 7 – El Infierno

El Infierno

Una constante dentro de la historia del cristianismo, es experimentar ciclos de extremismo en la enseñanza sobre un tema tan inquietante como lo es el infierno. Por un lado tenemos  los que se esfuerzan por suavizar, por “dulcificar” el mensaje del Evangelio evitando por completo el tema. Aducen que Jesús trajo un mensaje de amor y perdón, y que no hay motivo para asustar a las personas, las cuales ya tienen demasiado sufrimiento  en esta vida como para provocarles insomnio con tormentos venideros.  Por otro lado están los que, como si fuesen inquisidores medievales, aterrorizan a sus oyentes con amenazas apocalípticas si no viven o visten de cierta manera. Entre estos últimos, son innumerables los relatos de personas que “han sido llevadas en el espíritu al infierno” y allí han visto a mujeres que una vez asistieron a la iglesia, pero ahora arden en las llamas implacables, porque cometieron el pecado de pintarse las uñas, plancharse o teñirse el cabello, maquillarse o usar un pantalón; y también algunos varones que ofendieron al Espíritu por andar depilándose las piernas o las cejas, como si de un pecado mortal se tratase. Esto que acabo de decir no es una broma, al final de este capítulo podrás ver una de estas “visiones” que más se asemejan a cuentos de ultratumba, que a verdadero Evangelio.  

Entonces ¿cómo encontrar un equilibrio ante las dos posturas?

Es innegable que el Señor predicó un mensaje de amor, pero de un amor de naturaleza divina, esencialmente santo y sacrificial; ese amor tuvo que pagar un grandísimo precio en la cruz; y exige el mismo sacrificio para nosotros:

Mateo 16:24-27 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.
 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. 
 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?
 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

No se trata de un amor hippie en el que todo vale pues lo importante es sentirse bien, ni de uno donde Jesús es un amigo con buena onda que todo lo tolera.  Debemos considerar algo muy notable: la mayoría de lo que sabemos acerca del infierno lo sabemos por el mismo Jesús; fue Él quien más predicó, enseñó y advirtió sobre el infierno, más aún que el apóstol Pablo u otro apóstol.

Entonces ¿somos nosotros más buenos que Jesús? 

Infierno: es un término de origen latino: infernus, cuyo significado es “la parte de abajo”.  Con la expresión “infierno”  se traduce la voz hebrea Seol (en el A.T.), y las griegas Hades, Gehenna y Tártaro (en el N.T.)

Dijo Jesús:

Mateo 13:40-42 De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Lucas 12:4-5 Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

“…más bien temed a quien puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. Casi no es necesario añadir que “quien” se refiere a Dios. Al omitir el nombre mismo de Dios se pone más énfasis sobre el carácter y la actividad de Dios, esto es, sobre lo que él es y lo que él puede hacer. La palabra “destruir” se usa aquí no en el sentido de aniquilación, sino en el de infligir un castigo eterno a una persona (25:46; Mr. 9:47, 48; 2 Ts. 1:9). En cuanto a la palabra “infierno”, que en el original de este pasaje es Gehenna (como también en 5:22, 29, 30; 18:9; 23:15, 33; Mr. 9:43–47; Lc. 12:5; Stg. 3:6), generalmente se refiere a la habitación de los malos, en cuerpo y alma después del día del juicio. Cuando la misma habitación se llama Hades, la referencia es al tiempo antes del juicio…” (Comentario al Nuevo Testamento -Mateo-William Hendriksen)

Apocalipsis 21:6-8 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

 “La expresión lago de fuego se encuentra sólo en Apocalipsis, un total de seis veces (19:20; 20:10, 14 [dos veces], 15; 21:8). Juan explica el significado de esta frase al identificarla con la segunda muerte. Es el lugar donde los malos quedan para siempre separados del Dios vivo y sufren por la eternidad los tormentos del infierno. Es el lugar donde los malvados pasan su eternidad.” (Comentario al Nuevo Testamento APOCALIPSIS – Simon Kistemaker)

Recordemos nuevamente el texto con el cual, en capítulos anteriores, dimos respuesta al interrogante ¿De qué, vino a salvarnos Jesús?

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios

Algunas versiones traducen: “por cuanto todos pecaron y están privados de la presencia de Dios”

Jesús vino a salvarnos del poder del pecado y de las consecuencias del pecado. Jesús vino a salvarnos del justo castigo de la ira de Dios a causa de nuestras maldades, ese castigo era ser destituidos eternamente de su gloria, estar privados por toda la eternidad de su presencia.

Imagínese entonces, el incrédulo, lo que sucede no ya cuando el hombre se aleja de Dios, sino cuando Dios le aleja de si; no ya cuando el hombre rechaza a Dios, sino cuando Dios le rechaza definitivamente a él; no ya cuando el hombre le da la espalda a Dios, sino cuando es éste quien le da la espalda al hombre y le priva de su gloria por toda la eternidad, haciéndolo destinatario eterno de su ira. 

Porque el ser humano, habiendo rechazado a Cristo, quien es la Luz, recibirá una eternidad de obscuridad.

Juan 8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Habiendo rechazado a Cristo, quien es el Camino, el incrédulo vagará errante por la eternidad.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Judas 1:13 (b)  estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.

Habiendo rechazado a Cristo, quien es la Paz, el incrédulo será atormentado para siempre, buscará desesperadamente reposo pero ya no lo hallará.

2Corintios 13:11 Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

Apocalipsis 14:9-11 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

Habiendo rechazado a Cristo, quien es el dador del agua de la vida, al incrédulo solo le queda esperar una agonizante sed eterna que no será saciada con nada.

Juan 4:13-14 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Lucas 16:23-25 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.

La condenación eterna es la muerte sin fin en pleno estado de conciencia, el vacío de todo consuelo, de toda esperanza, de toda luz, de toda paz, de toda compañía; la punzante espada de la justicia de Dios revolviéndose continuamente sobre el pecador no arrepentido. Allí no habrá lugar para el arrepentimiento, el arrepentimiento es aquí y ahora.

Hebreos 4:7 otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones.

Dijo el Señor Jesús

Mateo 25:31-33,41,46 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda… Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles… E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna

Hemos visto hasta aquí que el infierno final, el lago de fuego eterno, el lugar de condenación donde se ejecutará la ira de Dios, es un lugar y un destino real para los que rechazan la Gracia de Cristo. No es una fábula medieval para asustar a los creyentes, es tan real como es real la misma Palabra de Dios.

Mitos sobre el infierno:

Algunos creen que los demonios serán los que atormenten a las almas en el lago de fuego de la condenación eterna, que los punzarán con clavos y tridentes, que les darán latigazos o le arrojarán carbones encendidos en los pies… pero esto no es así, eso es pura fantasía medieval. Pues el lago de fuego no será el reino de Satanás ni de sus demonios, ellos estarán sufriendo tormentos tan grandes que no tendrán tiempo ni deseos de atormentar a las almas de los pecadores. Serán los mismos pecadores quienes contemplen horrorizados como el diablo, a quien sirvieron en esta tierra, será atormentado eternamente por Cristo. Porque si los pecadores no arrepentidos serán atormentados ¿cuanto mayor tormento recibirá el diablo y sus ángeles caídos? 

Apocalipsis 20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Miren lo que dice el siguiente pasaje:

Apocalipsis 14:10y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero.

El infierno, o como se le llama en Apocalipsis: el lago de fuego, no será el reino de Satanás sino parte del reino de Cristo, y ante sus ojos será ejecutado el castigo de los impíos y sobre todo de Satanás. Cristo reina y señoreará en los cielos, en la tierra y debajo de ella:

Filipenses 2:10-11 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Otro de los mitos, es afirmar que, uno se va al infierno por portarse mal o al cielo por portarse bien, eso no es bíblico. Esto equivaldría a enseñar que somos salvos por obras. Si a la vida eterna fuesen los que se portan bien, nadie se iría, todos iríamos de cabeza al infierno.  

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Entonces ¿quienes serán salvos y quienes condenados?

Juan 3:16,18 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

2 Tesalonisenses 2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Muchas personas en el mundo están convencidas de que “se portan bien” y merecen ir al cielo; porque no matan, no roban, no hacen daño con malicia al prójimo, hacen obras de beneficencia según sus creencias… pero todo eso, según las Escrituras, no les hace salvas. Lo que determina nuestro destino eterno es si creemos o no, en Jesucristo como Señor y Salvador. Es decir, no basta con creer, es necesario creer en la Verdad:

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Claro que la gracia salvadora no es una obra, sino un regalo de Dios:

Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

No tengamos temor de enseñar a nuestra congregación acerca del infierno, pero tengamos mucho temor de estar amenazando con él a los hermanos, contándoles fábulas de viejas. Nadie se va al infierno por usar o no usar un tipo de ropa o maquillaje, o por su estética, o por no diezmar; esto es simplemente manipulación emocional. Obviamente que el exterior refleja el estado del interior, y que la santidad es completa (interna y externa) pero no somos salvos por obras sino por Gracia.  No somos salvos por no beber, no fumar, no robar, no pelear, no mentir, no ser vanidosos… todas estas cosas son la cara visible de la salvación, no su causa.

No es miedo lo que tenemos que infundir a los hermanos, es confianza. No vivimos en santidad por temor de irnos al infierno, vivimos en santidad porque amamos a Jesús quien nos amó primero; y al amarle y permanecer en su amor Él nos santifica por su Espíritu. 

Por último les dejo este poema, de autor anónimo, que expresa la realidad que debe mover el corazón de un creyente. Repito una vez más: Amamos a Cristo, no por temor al infierno ni por los bienes prometidos del cielo, sino por lo que Él es y por lo que hizo por nosotros sin merecernos nosotros nada. 

No me mueve, mi Dios, para quererte
El cielo que me tienes prometido ,
Ni me mueve el infierno tan temido
Para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, mi Dios; muéveme el verte
Clavado en esa Cruz y escarnecido;
Muéveme el ver tu cuerpo tan herido;
Muéveme el ver tus afrentas y tu muerte,
Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera
Que, aunque no hubiera cielo yo te amara,
Y, aunque no hubiera infierno te temiera.
No me tienes que dar por que te quiera
Porque, aunque lo que espero no esperara,
Lo mismo que te quiero te quisiera.

Artículo de Gabriel Edgardo Llugdar para Diarios de Avivamientos

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Si te portas mal irás al infierno, y si te portas bién… también.

  1. jorge dijo:

    Cuantos han muerto desde que se fue el Mesías y en el mundo cuantos van al infierno denme el numero OK

    • Jorge, si yo le diera el número sería omnisciente, pero como yo no juego a ser Dios solo puedo decirle lo que la Biblia dice: “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.” (1 Juan 5:11-12) Y saque usted sus propios cálculos.

  2. Camila Vera dijo:

    me gusta este articulo! 🙂 , muchos muchos necesitamos saber esto, no solo saberlo (como teoria) sino pedirle a Dios que nos de revelación sobre este tema

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s