Porqué nos cuesta tanto orar – Capítulo IV – Los ídolos del corazón

Porqué nos cuesta tanto orar - los ídolos del corazón

Deuteronomio 4:24 Porque el SEÑOR vuestro Dios es fuego consumidor, un Dios celoso.

Aquí Moisés le habla al pueblo, que prontamente ha de entrar a la tierra prometida, y le hace una seria advertencia en contra de la idolatría:

Deuteronomio 4:25-28 Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis permanecido largo tiempo en la tierra, y os corrompáis y hagáis un ídolo en forma de cualquier cosa, y hagáis lo que es malo ante los ojos del SEÑOR vuestro Dios para provocarle a ira, pongo hoy por testigo contra vosotros al cielo y a la tierra, que pronto seréis totalmente exterminados de la tierra donde vais a pasar el Jordán para poseerla. No viviréis por mucho tiempo en ella, sino que seréis totalmente destruidos. Y el SEÑOR os dispersará entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones adonde el SEÑOR os llevará. Allí serviréis a dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.

Destrucción, sufrimiento, cautiverio y servidumbre, esos son los frutos del corromperse, del apartarse del Dios verdadero, que por ser precisamente el ÚNICO DIOS tiene el derecho de ser celoso. Porque es necedad apartarse de lo verdadero para seguir a lo falso:

Deuteronomio 4:7 Porque, ¿qué nación grande hay que tenga un dios tan cerca de ella como está el SEÑOR nuestro Dios siempre que le invocamos?

Verdaderamente es necedad apartarse de un Dios cercano para servir a  “dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen”. 

Mas aunque el pueblo de Dios cayese en tan gran pecado, aún habría una salida:

Deuteronomio 4:29-31 Pero de allí buscarás al SEÑOR tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. En los postreros días, cuando estés angustiado y todas esas cosas te sobrevengan, volverás al SEÑOR tu Dios y escucharás su voz. Pues el SEÑOR tu Dios es Dios compasivo; no te abandonará, ni te destruirá, ni olvidará el pacto que El juró a tus padres.

Todo esto se cumplió literalmente siglos después, el pueblo elegido se apartó de Dios dejando que sus corazones se llenasen de ídolos, por lo tanto destrucción, sufrimiento, cautiverio y servidumbre vinieron sobre ellos al ser deportados a Babilonia. Pero a la vez la promesa de Dios seguía en pie:

Jeremías 29:1, 11-13 Estas son las palabras de la carta que el profeta Jeremías envió de Jerusalén a los ancianos que habían quedado de los que fueron transportados, y a los sacerdotes y profetas y a todo el pueblo que Nabucodonosor llevó cautivo de Jerusalén a Babilonia… Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.  Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;  y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón

“el ingenio del hombre no es otra cosa que un perpetuo taller para fabricar ídolos” (Juan Calvino – Institución de la Religión Cristiana – Libro I – Capítulo XI – 8)

Queridos hermanos, tenemos un Dios celoso, y no es celoso por temor a otros dioses (porque no existen), es celoso porque no aceptará que le entreguemos un corazón a medias. O todo nuestro corazón le pertenece, o en su celo permitirá que nuestros ídolos destruyan la bendición que nos fue dada. 

No hallamos a Dios cuando oramos porque no le buscamos de todo nuestro corazón, solo con una parte, pues la otra está ocupada por nuestros ídolos. Para Israel la tierra prometida se había convertido en un ídolo, al igual que la prosperidad y las riquezas, el mismo Templo y la religión se habían convertido también en ídolos. Fue necesario que Dios les quitara TODO para que en sus corazones no quedara NADA, y así en esa nada buscaran a Dios.

Solamente cuando en nuestro corazón no haya NADA a que aferrarnos fuera de Dios, podremos verdaderamente decir que Dios es nuestro TODO. 

Examínate a ti mismo ¿porqué oras? ¿porqué pides lo que pides? ¿lo que pides es para glorificar a Dios o para saciar los apetitos de los ídolos que hay en tu corazón? ¿oras para que se cumpla la voluntad de Dios o la tuya? ¿ tu corazón esta dividido o es exclusivamente del Señor? ¿es tu corazón un templo del Espíritu Santo o es un templo pagano donde hay un dios “principal” y una serie de dioses menores? ¿Es Cristo tu dios favorito o tu ÚNICO Dios?  ¿Si Dios es tu TODO porqué te quejas cuando no tienes NADA?

Hay veces en que Dios permite que perdamos todas nuestras bendiciones, que seamos alejados de nuestra Tierra Prometida,  que seamos despojados; para que estando en la indigencia espiritual, alcemos nuestros ojos al cielo reconociendo que nuestros ídolos nos han alejado de Dios. Y en esa nada podamos confesar verdaderamente que Él es nuestro todo. 

Todo lo que se interponga entre tú y Dios es un ídolo. Todo lo que tengas en tu corazón junto a Cristo es un ídolo. El Señor no pretende ocupar el altar mayor de tu corazón, Él exige un único altar para el único Dios verdadero.

No significa esto que esté mal el amar a otras personas, o que ames lo que hagas, sino que ya no amas con amor humano sino con el amor de Cristo. Tu corazón todo, lo ocupa Cristo, Su amor llena y desborda tu corazón; y con ese amor divino amas a los que te rodean. No tienes un corazón dividido, tienes un único amor: Cristo, y ese amor es tan abundante que desborda y alcanza para amar a todos los demás. No está mal amar a padres o madres, ¡con el amor de Cristo pudieras amar a mil padres y mil madres y aún te sobraría!; lo que está mal es pretender amar a Dios con un pedazo de tu corazón porque el resto ya está ocupado.

No esperes a que Dios te quite todo para hacerte depender únicamente de Él, hoy puedes ir en oración y rogarle que te ayude a renunciar a tus ídolos. Porque no hallarás verdaderamente al Señor hasta que le busques de TODO tu corazón.

 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.

Salmos 73:25

La promesa de Dios sigue estando vigente, es tiempo de decidirse:

“y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”  Jeremías 29:13

 

Capítulo V de la serie Porqué nos cuesta tanto orar – Gabriel Edgardo Llugdar – Diarios de Avivamientos

 

 

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Porqué nos cuesta tanto orar – Capítulo IV – Los ídolos del corazón

  1. fabian ponce dijo:

    Estimados de Diarios de Avivamiento: Realmente me son de una gran bendición y nos inspiran a seguir buscando y orando por un avivamiento en nuestra argentina, aquí en el fin del mundo… Que Dios los bendiga y sigan subiendo material como el que estamos leyendo en la pagina…

    Me gusta

    • Saludos Fabián, un placer saludarte. Personalmente soy de Córdoba, Argentina, aunque estoy ahora un poco lejos de ahí. Pero oro también cada día por un genuino avivamiento en nuestro país. Gracias por tus palabras de aliento y aquí estamos para lo que te podamos ser útil, cualquier duda o sugerencia no dudes en escribir. Un abrazo fraternal.

      Me gusta

  2. manuariari dijo:

    Saludos y bendiciones lo único que quiero en esta vida es poder ser cada día mas como Jesús, le doy gracias al Señor por ustedes ya que al leer su pagina siempre encuentro cosas de mucha ayuda para la vida Cristiana porque el alimento debe ser de todos los días y no solo los domingos doy gracias A Dios por los comentarios, los libros y los vídeos y pido al Señor que cada día les de mas sabiduría, conocimiento y su protección para que muchos conozcan esta pagina que es de mucha bendición, un abrazo con Amor en Cristo.

    Me gusta

  3. Karina dijo:

    Impactante, edificante como siempre. Sólo una duda… En la parte donde dicen…”que no hay más dioses?” porque la biblia dice Dios es Dios de dioses?

    Me gusta

    • Hola Karina, gracias por participar. La pregunta es muy interesante, y obviamente la respuesta no pude ser en pocas palabras pero intentaré ser lo más breve posible para no salirme del tema de este capítulo. Efectivamente en Deuteronomio 10:17 dice: “Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses”, ahora fíjate que continúa diciendo: “que no hace acepción de personas, ni toma cohecho; que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido.” Es decir está dentro de un contexto donde se habla de justicia. Ahora, en el Salmo 82:6 dice “Yo dije: Vosotros sois dioses” si miras el contexto inmediato Dios les dice a los mismos: Salmos 82:1-2 “Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga. ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos? Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso. Librad al afligido y al necesitado” Otra vez el contexto es sobre “justicia”. Si miras en Éxodo 22:28 dice: “No injuriarás a los jueces” Aquí la palabra “jueces” en hebreo es “elojím” que significa “dioses”. Dios llama dioses a los jueces porque ellos tienen poder para conceder vida o muerte, librar a los oprimidos, proteger al huérfano y a la viuda, etc, estas atribuciones (propias de Dios) les han sido dadas a los jueces, pero ellos se olvidaron de hacer justicia por eso en el mismo Salmo 82 dice: ” Yo dije: Vosotros sois dioses,
      Y todos vosotros hijos del Altísimo; Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis.
      Levántate, oh Dios, juzga la tierra”. Desde el Edén el hombre a procurado ser como Dios: Génesis 3:4-5 “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” El hombre siempre ha pretendido sentarse en el lugar de Dios para juzgar, pero cuando Dios le ha concedido la oportunidad de juzgar, el hombre ha demostrado que es injusto ¿porqué? porque solo hay UN DIOS. Isa 43:10 “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.”, Isaías 44:6 “Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí NO hay Dios.” De una manera irónica Dios llama “dioses” a los hombres, porque desde el Edén esto es lo que el hombre a pretendido ser, pero el hombre como hombre morirá. Jamás la Biblia reconoce la existencia de otro dios fuera del Único Dios Verdadero. Al diablo le llama “el dios de este siglo” pero eso no significa que el diablo sea Dios. Deuteronomio 32:39: “Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.” Las Escrituras dejan claro que todo lo que el hombre llama “dioses” no son más que ídolos: Salmos 96:5 “Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; Pero Jehová hizo los cielos.” Jeremías 10:10 “Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación. Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos. El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría; a su voz se produce muchedumbre de aguas en el cielo, y hace subir las nubes de lo postrero de la tierra; hace los relámpagos con la lluvia, y saca el viento de sus depósitos. Todo hombre se embrutece, y le falta ciencia; se avergüenza de su ídolo todo fundidor, porque mentirosa es su obra de fundición, y no hay espíritu en ella.
      Vanidad son, obra vana; al tiempo de su castigo perecerán. No es así la porción de Jacob; porque él es el Hacedor de todo, e Israel es la vara de su heredad; Jehová de los ejércitos es su nombre.” Como puedes ver Karina, solo hay un Dios, no existen dioses, ni pequeñas divinidades, ni diosecitos, ni “Jehova junior” como algunos predicadores enseñan por ahí. Dios es “Dios de dioses” pero estos dioses son hombres injustos que mueren, o ídolos de fundición, el único Dios Eterno es Jehová. Dios es Señor de señores, pero estos señores no son eternos, mueren y serán juzgados, solo Dios es Señor Eterno y Soberano que no puede ser juzgado ni tiene fin. Dios es Rey de reyes, pero los reyes de la tierra tienen un reino temporal que perece, ¿dónde están los reyes que han existido? han perecido, pero Dios es el Rey cuyo reinado no tiene fin. Por eso solo podemos decir como Pablo: 1Timoteo 6:14 “que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y SOLO Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,
      el ÚNICO que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

      Me gusta

  4. José Hernández dijo:

    Excelente exposición hermano, clara y concisa. Por eso, es que, como escribí anteriormente, es necesario que todo creyente tome conciencia de la lectura de buenos libros explicativos sobre la biblia, para no caer en interpretaciones erróneas al leer la misma, lo cual sucede muy a menudo.
    Me gozo con la lectura de esta página, es edificante.
    Gracias.
    “La Paz de nuestro Señor Jesucristo sea sobre todos”

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias José por sus palabras, deseamos enfatizar la importancia central de la oración en la vida del cristiano, es lo que nos mantendrá unidos al Señor y libres del error, pues quien conoce la voz del Pastor no escuchará a extraños. Bendiciones José.

      Me gusta

  5. melisa dijo:

    estoy feliz de haber encontrado esta pagina . son de mucha bendicion estos blog, libros 🙂 muchas gracias por compartirlos. Dios los bendiga . saludos desde cordoba Argentina ,hermanos 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. Horacio Cristodero dijo:

    buenas noches !!! sigo a menudo todos estos textos ,que son de gran enseñanza.y digo:que a veces hay que perder lo material y terrenal para ganarlo a EL , NUESTRO PADRE.Doy fe por lo que digo ,lo experimente junto a mi familia .pero saben que?….EL nos espero.Nos bautizamos ,nos evangelizamos,estamos congregando.Me prospero en mi sueldo y afianzo en mi trabajo ,quedando a muy poquito de efectivizarme. A mis 51 es una tremenda bendicion !!!! se duplicaron los ingresos mas los beneficios de un trabajo estable.Oramos por cada bocado ,por cada moneda ,y damos graciaspor todo lo recibido cada dia ,y lo mas hermoso es que nuestros hijos tmbn nos siguen !!!!! gloria a DIOOOOSSSS !!!! NO ME QUEDA MAS QUE DECIRLES A TODOS : OREMOS CON MUCHA FE !!!!! DIOS LOS BENDIGA….

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos hermano Horacio, nos gozamos en su testimonio! La oración eficaz del justo puede mucho. Que el Señor siga iluminando su vida y la de su familia, y a su vez, que ustedes puedan ser luz a los que le rodean. Bendiciones hermano Horacio!

      Me gusta

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s