El Avivamiento y las Emociones

Avivamiento y Emociones

La transmisión en directo se anuncia como “Culto de Avivamiento”, y reconozco que cuando escucho o leo la palabra “Avivamiento”, instintivamente me detengo y presto atención más que si me llamaran por mi nombre. Es mi debilidad, mi anhelo, mi suspiro y mi mayor motivo de oración: el Avivamiento.

El salón de reuniones está tan lleno de gente, que suscitaría la envidia de más de un pastor de esos que sueñan con una mega-congregación; la música pegadiza suena en ritmo latino y un grupo de jóvenes en la plataforma se mueven al unísono con la melodía. En realidad una gran cantidad de jóvenes están colocados de manera preeminente en la escena, de manera que las cámaras de televisión les enfoquen continuamente. Aplausos y gritos de júbilo caldean el ambiente hasta que por fin aparece él. Y cuando me refiero a “él” no me refiero al Espíritu Santo que debiera ser el “protagonista principal” de un culto de avivamiento en donde las almas son conducidas hacia Cristo.

Pero no… “él” es el pastor, aparece con los brazos en cruz, la expresión de su rostro a medio camino entre concentración mística y sufrimiento visceral. Y como corolario a todo esto (mientras una lastimosa melodía suena al fondo y los juegos de luces hacen su parte emotiva) la voz quejumbrosa y cuasi llorosa del pastor insiste en que el “Espíritu Santo está aquí derramando su unción poderosa”. Las cámaras intercambian imágenes del pastor con la de los rostros de jóvenes llorando, y lo admito, mi sensibilidad aflora, son imágenes conmovedoras ¿quién no se conmueve viendo a la juventud llorando dentro de una iglesia?.

Como soy un defensor a ultranza de la idiosincrasia de cada pueblo, no pretendo que un culto en Centroamérica se asemeje a un culto de suizos o alemanes; cada cual expresa sus sentimientos influenciado por su raza y cultura; así que nada de lo visto hasta aquí me preocupa. Personalmente, trataría de evitar que un culto de Avivamiento se asemejara a un musical de Broadway, el altar a un escenario, y el pastor a un showman…  pero cada líder o presbiterio es quien decide las formas y hay que respetarlas.

Lo que me llama la atención, como dije recién, son las lágrimas y gestos exteriores de emoción. En un avivamiento las lágrimas son importantes pero no son el termómetro para medir el éxito del avivamiento. Todo avivamiento produce, afecta o altera emociones; esto es una constante en cada avivamiento genuino que ha habido en la Historia de la Iglesia, pero las manifestaciones físicas de las emociones, aunque genuinas, son pasajeras. Lo que mide el éxito del Avivamiento son las transformaciones que produce en las personas. El Espíritu Santo opera en las emociones, las emociones mueven la voluntad, la voluntad se traduce en acción, la acción consiste en obediencia, cambio de vida: transformación duradera.

En un Avivamiento, las emociones son esenciales pero sus manifestaciones exteriores o visibles son pasajeras. En cambio sus manifestaciones interiores producen transformaciones, y las transformaciones son igualmente esenciales pero duraderas. Si la emoción visible dura pero la transformación no, hay motivos razonables para dudar de dicho avivamiento.

El líder del Gran avivamiento del Siglo XVIII en América del Norte, Jonathan Edwards, dice en su magistral libro Los Afectos Religiosos, que “La verdadera religión consiste principalmente de emociones santas.” A estas emociones él les llama “las actuaciones enérgicas e intensas de la voluntad” y luego continúa diciendo:

“Cuando recibimos al Espíritu Santo, las Escrituras dicen que somos bautizados en “Espíritu Santo y fuego” (Mateo 3:11). Este “fuego” representa las emociones santas que el Espíritu produce en nosotros haciendo que nuestros corazones ardan dentro de nosotros (Lucas 24:32)… Dios, quien nos creó, no solo nos ha dado emociones, sino que también ha hecho que sean muy directamente la causa de nuestras acciones. No tomamos decisiones ni actuamos a no ser que el amor, el odio, el deseo, la esperanza, el temor, o alguna otra emoción nos influencie. Esto es cierto tanto en los asuntos seculares como en los espirituales. Es la razón por la cual muchas personas escuchan que la palabra de Dios les habla de cosas de importancia infinita—de Dios y de Cristo, el pecado y la salvación, el cielo y el infierno—sin que tenga efecto alguno sobre sus actitudes o su comportamiento. Sencillamente, lo que oyen no les afecta. No toca sus emociones. Atrevidamente afirmo que jamás verdad espiritual alguna cambió la conducta o la actitud de una persona sin haber despertado sus emociones. Nunca un pecador deseó la salvación, ni un cristiano despertó de frialdad espiritual, sin que la verdad hubiera afectado su corazón. ¡Así de importantes son las emociones!… Comprobado queda, pues, que nuestras emociones son el eje de la religión auténtica. El amor no es tan solo una de las emociones, sino la mayor de ellas, y, por decirlo así, la fuente de las demás. Es del amor que surge el odio, odio por las cosas que son contrarias a aquello que amamos. De un amor vigoroso y afectuoso hacia Dios nacerán las otras emociones espirituales: odio por el pecado, temor de desagradar a Dios, gratitud a Dios por su bondad, gozo en Dios cuando experimentamos su presencia, tristeza al sentir su ausencia, esperanza de un futuro disfrute de Dios, y celo por la gloria de Dios. De la misma manera, amor por nuestro prójimo producirá en nosotros todo lo demás que debemos sentir hacia él.” (Jonathan Edwards – Los Afectos Religiosos)

Como no puedo saber si cada joven que llora en ese culto lo hace por mero emocionalismo, provocado por las técnicas de manipulación de sonidos, luces y ambiente que le rodea; o por el contrario, está genuinamente siendo convencido por el Espíritu Santo; debo prestar atención a las palabras que con voz quejumbrosa repite una y otra vez el pastor. ¿Qué dice él?: “Dios es un padre bueno que quiere darle lo mejor a sus hijos, así que Él te dará lo mejor hoy”, “Dios quiere concederte todo lo que le pidas en esta noche”, “¡Dios te va a sanar, a consolar y a multiplicar bendiciones sobre ti hoy porque su unción está aquí!”, “Hay personas en este lugar, que han sido lastimadas por una traición o por otro motivo, Dios está sanado ahora tu corazón ¡la unción se manifiesta muy fuerte sobre ti ahora! atento los ujieres, busquen a estas personas y tráiganlas al frente …”

Bueno, la lista de frases es larga, y como notarán no hace falta ser profeta para saber que entre una multitud de personas (miles) habrá más de uno que ha sido lastimado emocionalmente por otro, los cuales con un poco más de presión emocional explotarán en llanto. Pero si en esto debo concederle el beneficio de la duda se lo concedo, creo en la operatividad de los dones del Espíritu. Mas, si ustedes prestan atención a las frases dichas por el pastor, les está afirmando (al comienzo del culto) que son sanados emocionalmente, físicamente, económicamente… así sin más. Es como si tú vas al médico y él te asegura que tu enfermedad tiene cura, pero se olvida de darte el remedio. Al enfermo no solo hay que darle un diagnóstico acertado explicándole muy bien cual es su problema,  hay que decirle que posibilidades tiene de ser curado, hay que darle la medicina y asegurarse de que la tome. 

¿Cuál es la obra más evidente y preeminente que realiza el Espíritu Santo en un avivamiento?: la convicción de pecado. En un Avivamiento genuino, el Espíritu produce convicción de pecado en los inconversos para llevarlos a la salvación, y produce convicción de pecado en los creyentes para llevarlos a la consagración. Salvación y Santidad son las marcas de un Avivamiento genuino. 

Un culto de Avivamiento no consiste en “acariciar” con palabras bonitas al pecador o al creyente tibio; hay que hacerles un diagnóstico veraz. No es buen médico el que engaña a sus pacientes dándoles un diagnóstico benigno para no lastimar sus emociones; tarde o temprano el paciente se dará cuenta de que le han mentido y sufrirá más. No es un buen pastor el que engaña a sus oyentes diciéndoles que “el Papá bueno que está en los cielos quiere colmarlos de bendiciones”, tarde o temprano las ovejas se darán cuenta que la realidad es otra, y tal vez ya sea demasiado tarde para el remedio.  

El diagnóstico veraz para el pecador es: “Porque la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Para el creyente tibio el diagnóstico es:  “Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca(Apocalipsis 3:16). Luego se les presenta el remedio a ambos, y con toda seguridad podemos garantizarles que si obedecen a Dios los unos serán salvados y los otros serán santificados. Dios no es Padre o “Papá” de los impíos, solo de “todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios (Juan 1:12) Y Dios no responde la oración del creyente tibio: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites“. (Santiago 4:3)
Por tanto haríamos mucho bien a la causa del Evangelio, y a nuestro ministerio, si en vez de esconder la Cruz en nuestra predicación, la expusiéramos claramente.

Dijimos que en un Avivamiento las emociones son esenciales porque el Espíritu Santo las utiliza para mover la voluntad de los oyentes, la apatía no nos llevará a ningún lado. Las manifestaciones exteriores de las emociones no son esenciales, pero son su consecuencia lógica. Personalmente me costaría mucho creerle a alguien el decirme que me ama con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas; si me lo dijera sin un gesto en sus manos, sin énfasis en su voz, sin una sonrisa en sus labios, sin un brillo especial en sus ojos; y más aún si en vez de estar mirándome a los míos cuando me lo dice, está escribiendo un mensaje de texto en su teléfono a otra persona. En realidad creo que a ninguno de nosotros nos alegraría el corazón recibir de esta forma, una expresión de amor o gratitud; y no creo tampoco que el corazón de Dios se conforme con esto.

También me sorprende que algunos no se atrevan a aplaudir o a levantar la voz en un culto para decir ¡Amén! o ¡Aleluya! o hasta se escandalicen por ello, y luego cuando su equipo de fútbol marca un gol gritan y aplauden como locos, ¿acaso se emocionan más con un gol que con la presencia de Dios? “Dios no es sordo” responden algunos, no, claro que no es sordo, ni tu equipo de fútbol lo es tampoco, y sin embargo les gritas sus goles. No son los gritos o los aplausos los que espantan a los inconversos, son los pecados de los que se dicen ser cristianos los que mantienen alejados de las iglesias a los incrédulos. 

El problema surge cuando el predicador quiere hacer la obra del Espíritu Santo, al pretender tocar las emociones de los oyentes, llevarlos a las lágrimas, hacer que las personas reaccionen visiblemente, etc. El predicador debe limitarse a predicar el Evangelio, a dar el diagnóstico veraz para el inconverso y para el tibio, presentar el remedio y exhortar con toda su fuerza y unción a que las personas obedezcan el mandato de Cristo; pero la obra de tocar el corazón solo lo puede hacer el Espíritu de Dios. Pretender hacerlo nosotros es manipulación emocional, no avivamiento. Recuerda, cuando el hombre toca las emociones es emocionalismo, cuando el Espíritu Santo toca las emociones es Avivamiento.

Si personas que tienen problemas personales, ya sean de salud, anímicos, económicos o sentimentales lloran en un culto porque se les promete soluciones para todos sus problemas no es Avivamiento, sencillamente es la expresión egoísta, natural, de quien busca un milagro para sí, sin importar lo demás. Pero si las personas lloran porque han comprendido que están alejadas de Dios, que están perdidas en el pecado o en la desobediencia y desean con todo su corazón volverse a Dios, es una señal saludable de Avivamiento. Si luego, o conjuntamente, esas personas son sanadas o suplidas sus necesidades materiales por la providencia divina, es otra cuestión. El mandato del Señor Jesús es:  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6:33)

Una de las cosas que me impactó al estudiar el Avivamiento de Charles Finney, y me hizo notar esta diferencia fue leer en sus Memorias el siguiente suceso en una iglesia congregacional, cuyo pastor, de nombre Gillett le había invitado a realizar un culto de Avivamiento, presten atención por favor a los detalles:

“Cuando arribamos nos encontramos que la espaciosa sala de la parte delantera de la casa se encontraba abarrotada de gente. El señor Gillett miró a la multitud sorprendido y con manifiesta agitación, pues se dio cuenta de que la reunión estaba compuesta por muchos de los más inteligentes e influyentes miembros de su congregación, y que estaba especialmente constituida por el primer rango de los hombres jóvenes del lugar. Teníamos pocos instantes intentando conversar con los asistentes cuando noté enseguida que el sentimiento era tan profundo que había el riesgo de un estallido emocional casi incontrolable. Fue por esto que le dije al señor Gillett: “No es bueno que la reunión continúe de esta manera. Haré algunas observaciones, las que les sean necesarias a estas personas, y luego las despediré; mandándoles a que supriman sus sentimientos, para que de esa manera no se produzcan clamores en las calles cuando se conduzcan a casa”. No se hizo o dijo nada como para crear tal agitación en la reunión. El sentir fue espontáneo. La obra era tan poderosa que tan solo unas pocas palabras podían hacer que los más fornidos de los hombres se retorcieran en sus asientos como si una espada les hubiera traspasado el corazón. Para alguien que jamás ha visto una escena semejante quizás resulte imposible entender el tremendo poder que tiene a veces la verdad en manos del Espíritu Santo. La verdad se había constituido, de hecho, en una espada de dos filos. El poder que ésta produce cuando es presentada como escrutadora en unas pocas palabras, puede crear una angustia tal que resulta insoportable. El señor Gillett se agitó sobremanera. Se puso pálido y dijo, con mucha agitación: “¿Qué haremos? ¿Qué haremos?” Puse mi mano sobre su hombro y le dije susurrando: “Quédese en silencio. Quédese en silencio, señor Gillett”. Luego me dirigí a los presentes en la forma más gentil y clara que pude; pidiéndoles poner su atención de manera inmediata en el único remedio disponible, asegurándoles que tal remedio era uno presente y totalmente suficiente. Les señalé a Cristo como Salvador del mundo, y me mantuve en esa línea tanto como pudieron soportarlo, que de hecho fue unos pocos instantes. El hermano Gillett se agitó a tal extremo que me acerqué a él y tomándole del brazo, le dije: “Oremos”. Nos arrodillamos en medio del salón en el que nos encontrábamos y conduje la oración en una voz baja y desapasionada, mas intercediendo ante el Salvador para que interpusiera su sangre en uno y otro lugar, para que guiara a los pecadores presentes a aceptar la salvación que Él ofrece y para que creyeran, para que así fueran salvas sus almas. La agitación se profundizaba a cada instante, y mientras escuchaba sus sollozos, suspiros y su respirar, cerré la oración y me puse de pie súbitamente. Todos se pusieron de pie y les dije: “Ahora, por favor, vayan a casa sin hablar ni una palabra entre ustedes. No digan nada, traten de mantenerse en silencio, y no rompan en manifestaciones de sentimientos; y así, sin hablarse entre ustedes y teniendo sus sentimientos bajo control, por favor, vayan a sus habitaciones sin decir palabra”. En ese momento, un joven de apellido Wright, que era empleado en la tienda del señor Huntington y quien era uno de los principales jóvenes del lugar, apunto del desmayo cayó a los pies de otros jóvenes que estaban de pie cerca de él. En ese momento los demás jóvenes como que se desvanecieron y cayeron todos juntos. Esto bien pudo haber producido estrepitosos alaridos, pero les calmé y le dije a los jóvenes: “por favor, dejen la puerta bien abierta, salgan y dejen que todos se marchen en silencio”. Hicieron lo que les pedí y salieron sin gritar, sollozando y suspirando. Pero esos sollozos y suspiros podían escucharse a medida que iban por las calles. El señor Wright, de quien me he referido, me dijo más tarde que su angustia era tan grande que tuvo que taparse la boca haciendo uso de toda la fuerza de sus brazos hasta que llegó a casa. Permaneció en silencio hasta que cruzó la puerta del lugar donde vivía, y no pudo contenerse más. Cerró la puerta, cayó al piso y estalló en altos lamentos ante la terrible condición en la que se encontró. Esto hizo que su familia le rodeara enseguida, y la convicción se esparciera sobre ellos. Supe después que escenas similares a esta se produjeron en varias familias. Se confirmó más tarde que varios se convirtieron en la reunión y se fueron a sus casas tan llenos de gozo que casi no podían contenerse.”     (Memorias de Charles Finney – Capítulo VIII)

Finney actuó de modo contrario a lo que harían la mayoría hoy en día, es decir cuando notó que la gente estaba profundamente afectada, en lugar de presionar a las personas hasta que explotase la emoción para luego decir “¡que culto más poderoso tuvimos hoy!”; habló a las personas en una forma “desapasionada”, en un tono de voz tranquilo y normal, presentándoles en pocas palabras el mensaje de la Cruz, cortó el culto de manera súbita y mandó a las personas a sus hogares para que el Espíritu Santo culminase la obra empezada, y el Avivamiento revolucionó la ciudad. 

Hermanos, trabajemos por un Avivamiento en cada congregación. Nuestro trabajo consistirá en orar y predicar el Evangelio, el trabajo del Espíritu Santo será el de dar convicción tanto a los inconversos como a los tibios, Él moverá sus emociones y voluntades para producir cambios duraderos. No pretendamos nosotros hacer el trabajo del Espíritu,  pues solo provocaremos emocionalismo y resultados pasajeros. 

Aprendamos de las experiencias de los santos que nos precedieron, leamos para finalizar, el testimonio de John Wesley, líder del Gran Avivamiento del Siglo XVIII en Inglaterra:

“El sábado 24 de noviembre fui a Everton, donde había estado unos meses antes. El domingo de tarde la presencia de Dios se hizo sentir entre nosotros, aunque más bien para confortar que para convencer. Pero observé una diferencia notoria en la manera de trabajar ahora, de lo que había visto en mi visita anterior. Nadie entró en trance; nadie emitió gritos; nadie se cayó ni se produjeron convulsiones. Solamente algunos experimentaron temblores fuertes, y se escuchaba un murmullo; pero muchos se sintieron refrescados y renovados por una gran paz. El peligro estaba en considerar demasiado importantes las circunstancias extraordinarias tales como gritos repentinos, convulsiones, visiones, trances, como si estas cosas fuesen esenciales para la obra en el interior del ser, de tal manera que esa obra no podía continuar si no se experimentaban. Tal vez el peligro radique en darles demasiada poca importancia; en creer que hay que condenar esas cosas totalmente; imaginar que no tienen nada que ver con Dios y que son un entorpecimiento para el trabajo. Mientras que la verdad es: (1) Inesperadamente, Dios ha convencido con fuerza a muchos que eran pecadores y estaban perdidos, y la consecuencia natural fueron los gritos repentinos y las fuertes convulsiones corporales. (2) Para robustecer y animar a los que creían, y hacerles más evidente su obra, Dios favoreció a muchos con sus sueños de origen divino; con trances y con visiones. (3) En algunos de estos casos, después de un tiempo, la naturaleza se mezcló con la gracia. (4) A su vez Satanás imitó esta parte de la tarea divina, con el fin de desacreditar toda la obra. Con todo, no es sabio el abandonar esta parte como tampoco lo es el renunciar a la misma. Al principio, es indudable que era totalmente de Dios. En parte lo es todavía hoy. Y él nos capacitará para poder discernir, en cada caso, hasta dónde la obra es pura y hasta dónde está mezclada.” (John Wesley, sobre las Primeras Sociedades Metodistas)

 

Artículo de Gabriel Edgardo LLugdar El Avivamiento y las Emociones

Descarga este artículo en PDF para guardar o compartir con tus hermanos (haz clic en la siguiente imagen)

Avivamiento y Emociones - I - Diarios de Avivamientos

Avivamientos

 

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Libros PDF para descargar, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El Avivamiento y las Emociones

  1. Francisco Bacilio dijo:

    Exelente artículo Gabriel, Dios continúe obrando en tu vida

    Me gusta

  2. Jorge Espinosa/Ecuador dijo:

    Felicitaciones hermanos, un buen artículo. Que importante es el discernimiento que nos da el Espíritu Santo mismo, para entender su obrar. Lo que es de Dios da fruto en la vida de cada creyente en la iglesia y fuera de ella, uno de estos frutos es la santificación, pues el creyente o el inconverso tocado por el E.S. ya no es el mismo; pero si lo que sucede es un espectáculo montado para tocar las emociones de los creyentes o no creyentes, he visto solo hay imitación emocional pero después todo sigue igual las personas no ven transformación solo recuerdan el evento, con mucha pena he visto que hermanos de iglesias americanas en sus visitas a sudamérica traen el montaje vivido o experimentado para replicarlo como un espectáculo, y no como un obrar del Espíritu Santo (Juan 3:8), al menos así lo discerní, y opté por apartarme de esa congregación un tanto pentecostal. Dios los bendiga.

    Me gusta

    • Hola Jorge, tristemente esta moda a venido invadiendo desde Norteamérica hacia el Sur con la ayuda de la televisión y los famosos “televangelistas”. De todos modos recuerdo a líderes pentecostales advirtiéndonos y luchando contras estas manipulaciones, y muchos hoy siguen combatiendo a estas falsas manifestaciones. Hay muchas iglesias pentecostales saludables que no se han pasado a esta vertiente del “evangelio de la prosperidad”. Bendiciones Jorge.

      Me gusta

  3. Alberto dijo:

    Amigos quién escribió esto? Está excelente, me gustaría platicar más con quien lo haya escrito.

    Me gusta

  4. Karina dijo:

    Excelente material. Gracias por compartirlo hermano.

    Le gusta a 1 persona

  5. Lucas dijo:

    Excelente material saludos al pastor.

    Le gusta a 1 persona

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s