Los Profetas Modernos

Los Profetas modernos

Jeremías 23:21-22 No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban.

Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.

Un poco de recorrido por las redes sociales es suficiente para comprobar que es más fácil encontrar un teólogo o un profeta que un hermano. A donde te vuelvas encontrarás o un dedo señalando tu doctrina y diciéndote “¡Así dice la Biblia…!” (el teólogo); o un dedo señalando tu vida y diciendo: ¡Así dice el Señor…! (el profeta). Los dos tienen una cosa en común, utilizan el “Así dice” para atribuirse a sí mismos la infalibilidad, y si no concuerdas con ellos eres un pequeño Judas en potencia. Ambos tienen en común otra cosa: ninguno de ellos conoce tu vida, pero eso no les impide azotarte con el látigo de su agudo conocimiento de la Biblia, o de apalearte sin piedad con la vara de profeta, es decir, ambos carecen de amor que es el mandamiento más grande (y eso sí lo dijo el Señor).

Romanos 13:9-10 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

Unos se autoproclaman “defensores de la sana doctrina”, con ellos (aseguran) la Biblia está a salvo; los otros se autoproclaman “atalayas”, con ellos (aseguran) la Iglesia está a salvo. De los primeros, ya me referí en el pequeño tratado: El Teólogo de Mármol. Ahora quiero referirme a los “Atalayas”, esos pequeños Elías que se yerguen como guardaespaldas de Dios, dispuestos a hacer caer fuego del cielo sobre todos aquellos que no compartan su visión apocalíptica del mundo y la Iglesia.

Un falso profeta no es solo aquel que se levanta y proclama: “Así dice el Señor” cuando el Señor no lo ha dicho, como dice en Jeremías: yo no les hablé, mas ellos profetizaban (Vs 21).

También es un falso profeta aquel que dice lo que Dios en verdad dijo, pero Él no lo mandó a decirlo: No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían (Vs 21) yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová (Vs 32).

Estos dispersan el rebaño al golpearlos sin piedad; los otros dispersan el rebaño al hablarles falsedad y visiones vanas; ambos no hacen ningún provecho al pueblo.

Que un teólogo repita las palabras del apóstol Pablo, no le hace ser un nuevo apóstol Pablo, ni le otorga su infalibilidad. Que alguien repita las palabras de Jesús no le hace ser un nuevo Cristo ni le imprime su divinidad. Igualmente, el que tú repitas las palabras del profeta Jeremías no te hace ser un Jeremías, ni te concede su autoridad.

Efesios 4:11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros…

Dios constituye (dar, conceder, confiar, producir, repartir, entregar, infundir) a los ministros de la Iglesia, tú no puedes constituirte a ti mismo según tus gustos, sueños o ambiciones. Como siervo (que dices ser) debes esperar que Dios te ponga en el lugar de Su perfecta voluntad y en Su perfecto tiempo. Estas son las dos razones más grandes del fracaso ministerial, el ocupar un lugar para el cual Dios no te constituyó. O si te constituyó para tal o cual ministerio según Su perfecta voluntad, no respetar Su perfecto tiempo.

No es el propósito de este tratado, discutir la existencia o no de profetas en la actualidad. Porque aquí no estamos hablando de “nuevas revelaciones doctrinales” lo cual es imposible. Y para ello basta leer las palabras de Pablo:

Efesios 2:20 Ustedes son como un edificio levantado sobre los fundamentos que son los apóstoles y los profetas… (Traducción Dios Habla Hoy)

A nadie en su sano juicio, se le ocurriría poner a un edificio otro cimiento cuando ya lleva 20 pisos de construcción. El cimiento ya está puesto y no puede venir nadie, después de 2000 años, pretendiendo poner un cimiento nuevo a la Iglesia. Así que nos referimos a “voces proféticas”, ministros de Dios que hablan con autoridad dada por Dios porque han estado en el secreto de Dios: Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras (Vs 22).

La Palabra de Dios ya ha sido dada, ¿qué marca la diferencia? El que habla la palabra de Dios, habiendo estado en el secreto de Dios; y el que la habla porque se arroga una facultad que no tiene y se autoproclama mensajero de Dios, pero Dios no le ha enviado.

Este profeta moderno, que vocifera en internet (donde se está a salvo de ser apedreado o decapitado) se imagina que Dios le ha enviado, pero es su propia imaginación quien le envía. Así como un niño con sus soldaditos de juguetes se recrea ganando heroicas pero ficticias batallas, así este profeta cibernético se imagina ser una especie de antivirus espiritual que santifica la red.  Su afán de corregir a los otros viene envuelto con palabras solemnes de la Biblia, pero no es solemnidad, sino soberbia camuflada.  Se cree que es un Atalaya, pero subiendo a lo alto de su ego pretende controlar la vida de las demás ovejas. No mira al horizonte vigilando al enemigo, para él, el enemigo está en casa, sospecha de todos, no hay dulzura en sus palabras ¡un profeta debe ser rígido e inflexible! (una especie de guerrero de la galaxia) por eso es intolerante con el pecado (del otro). Debe ser excitante eso de jugar a ser profeta, pero muy peligroso, puede uno acabar con un trastorno maníaco y delirios místicos.

Este tipo de personaje se muestra obsesivo, siempre le está buscando el pelo a la sopa, y lo termina encontrando claro que sí, porque de inclinarse tanto a mirar el plato se le cae uno a él.  Está tan alto en su torre imaginaria que no puede abrazar a sus hermanos, él está demasiado por encima. Además ¡un profeta debe ser sufriente!… pero estos son insufribles. Arroja piedras a diestra y siniestra, y con más seguridad les pega a las ovejas que a los lobos. Está tan preocupado por la reputación de Dios, que se enoja cuando alguien le contradice, con lo cual demuestra que en realidad lo que le preocupa es su propia reputación.

Estos profetas modernos confunden santidad con severidad. La santidad es una obra interior que a veces tarda en reflejarse por fuera; una semilla plantada no da fruto en el mismo día, al igual que el labrador, el ministro debe mostrar paciencia, comprensión y benignidad hasta que se vean los frutos. Pero la severidad es externa, y a veces un substituto de la santidad muy propio de los religiosos.

Consideremos algunas características de los profetas bíblicos, y comprobemos si estos “atalayas modernos” se les asemejan en algo.

Primeramente, los profetas hablaban la palabra de Dios:

1Reyes 12:22-24 Pero la palabra de Dios vino a Semaías, hombre de Dios, diciendo: Habla a… diciéndoles: “Así dice el Señor:…”

Los profetas bíblicos no cambiaban la palabra de Dios según su conveniencia:

1Reyes 22:13-14 Y el mensajero que fue a llamar a Micaías le habló, diciendo: He aquí, las palabras de los profetas son unánimes en favor del rey. Te ruego que tu palabra sea como la palabra de uno de ellos, y que hables favorablemente.Pero Micaías dijo: Vive el Señor que lo que el Señor me diga, eso hablaré.

Los profetas bíblicos hablaban y callaban en el perfecto tiempo de Dios:

Ezequiel 3:24-27 Entonces entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y me habló, y me dijo: Entra, y enciérrate dentro de tu casa… y no saldrás entre ellos.Y haré que se pegue tu lengua a tu paladar, y estarás mudo, y no serás a ellos varón que reprende; porque son casa rebelde. Mas cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca, y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: El que oye, oiga; y el que no quiera oír, no oiga; porque casa rebelde son.

Los profetas que recibían la palabra de Dios, no se creían superiores o mejores que aquellos a los que iba dirigida:

1 Reyes 19:4 Y él (Elías) se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Isaías 6:5 Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Jeremías 15:16-17 Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.No me senté en compañía de burladores, ni me engreí a causa de tu profecía; me senté solo, porque me llenaste de indignación.

Los profetas sostenían una lucha interna con la palabra recibida antes de pronunciarla, para ellos el ser profeta no era un estatus, sino un estado de quebrantamiento continuo a causa de la gran responsabilidad que eso conllevaba:

Jeremías 20:7-9 Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí.Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día.Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.

Los profetas hablaban la palabra de Dios con el mismo sentir de Dios:

Jeremías 13:17 Más si no oyereis esto, en secreto llorará mi alma a causa de vuestra soberbia; y llorando amargamente se desharán mis ojos en lágrimas, porque el rebaño de Jehová fue hecho cautivo.

Lamentaciones 2:11 Mis ojos desfallecieron de lágrimas, se conmovieron mis entrañas, Mi hígado se derramó por tierra a causa del quebrantamiento de la hija de mi pueblo,

Los profetas no eran condenadores profesionales, eran intercesores misericordiosos:

Jeremías 17:15-16 He aquí que ellos me dicen: ¿Dónde está la palabra de Jehová? ¡Que se cumpla ahora! Mas yo no he ido en pos de ti para incitarte a su castigo, ni deseé día de calamidad, tú lo sabes. Lo que de mi boca ha salido, fue en tu presencia.

Jeremías 18:20 ¿Se da mal por bien, para que hayan cavado hoyo a mi alma? Acuérdate que me puse delante de ti para hablar bien por ellos, para apartar de ellos tu ira.

Hermanos, si alguien se autoproclama profeta tiene todos los números a favor para no serlo. Una voz profética no es una voz novedosa, es una voz que llama con insistencia y paciencia (no con intolerancia) a volver a las sendas antiguas, las sendas que marcan la Palabra Profética más segura (las Sagradas Escrituras). La voz profética es la del predicador que ha estado en lo secreto de Dios, y no necesita decirlo; pues al igual que a Moisés cuando descendió del monte la gloria le resplandecía en el rostro, así la gloria resplandecerá en la exposición de las Escrituras por parte del predicador.

Un atalaya verdadero, es el que en el silencio de la noche oscura, vigila sobre la muralla; y no se alumbra a sí mismo para que su figura destaque y todos lo vean, sino que en lo oculto, casi sin ser visto y sin mucho ruido, renuncia a su propio descanso para que otros puedan descansar tranquilos. Una voz profética es un fuego que derrite los corazones, no los calcina.

Una voz profética no es alguien que reparte palos a todo lo que se mueve, es un diestro arquero que dispara las flechas directo al corazón; no para hacer daño sino para que la Palabra de Dios penetre hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierna los pensamientos y las intenciones de ese corazón.

¿Crees que Dios te ha puesto por Atalaya? Entonces no te precipites, abre la boca cuando el Señor mande y ciérrala con la misma presteza. No pretendas hacer la obra del Espíritu Santo pues el único que puede convencer de pecado es Él, tú no. Si ves una mancha en tu hermano no le arranques el vestido para que todos la vean, serás culpable de avergonzar a tu hermano exhibiendo su desnudez. Dios no te da autoridad para lastimar a tu prójimo, ni para ofenderle. Una cosa es denunciar el pecado y otra maltratar al pecador, ten cuidado, porque si te crees sabio siempre habrá alguien más sabio que tú, y si te crees santo piensa que siempre habrá alguien más santo que tú; no sea que otro venga y tire de tu vestido y quede expuesta tu miseria que llevas oculta.

Tú no eres Elías, ni Isaías, ni Jeremías, ni Ezequiel, ni ninguno de los profetas bíblicos, ni yo tampoco lo soy. Tenemos el privilegio de predicar y enseñar las palabras que ellos nos dejaron, tenemos la responsabilidad de velar y cuidar del rebaño del Señor (sin olvidar que nosotros también somos ovejas) y tenemos la obligación de exponer el error y el pecado que afecta a la Iglesia, pero sin olvidar que esa Iglesia es la Novia de Cristo. Quien ofende a la Iglesia ofende a Cristo, quien maltrata a la Iglesia maltrata al mismo Cristo (pues la Iglesia es su Cuerpo), quien pretende señorear sobre la Iglesia pretende usurpar el señorío de Cristo. Quien no tiene amor por sus hermanos no tiene derecho a corregirles.

1 Corintios 13:2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

 

Artículo de Gabriel Edgardo LLugdar para Diarios de Avivamientos

Descarga este artículo en PDF para guardar o compartir!

Los Profetas modernos - Diarios de Avivamientos

Los Profetas modernos PDF- Haz clic en la imagen y descarga

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Libros PDF para descargar, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Los Profetas Modernos

  1. Santiago Mora dijo:

    Gracias al Señor por vuestro servicio. Me ha bendecido mucho cada uno de los materiales que habéis compartido aquí. El Señor continué bendiciendo y guardando vuestros corazones, y Su vida en vosotros corra para dar vida a otros, y que todo prospere como prospera vuestra alma en Cristo.
    Un abrazo fuerte.

  2. Brnjamin dijo:

    Felicitaciones un articulo bien fundamentado y ayuda a despertar sobre este tema que esta minando la iglesia cristiana

    • Hola Benjamín, estamos aquí para servir en lo que podamos, es un tema difícil, porque internet ayuda a enmascarar a los que tienen apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de ella al sembrar división y condenación en los corazones. Gracias por acompañarnos, un abrazo fraterno.

  3. Jorge Espinosa/Ecuador dijo:

    Buen artículo hermanos, totalmente de acuerdo, es más corresponde a una sana doctrina, no acomodada al hombre ni amoldada a sus intereses. Sen embargo esto mismo he dicho a algunos entre ellos pastores que consideran tener y estar revestidos de poder para hacer cosas mayores de las que hizo Jesús, y lo enfatizan con versiculos bóblicos “Juan 14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre.” , también me han mostrado “ Efesios 4:11-16Nueva Versión Internacional (NVI)
    11 Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, 12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. 13 De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.”, al respecto necesito me ilustre para tener mejor claridad y orar al Señor para que el Espíritu Santo me de sabiduría y entender este asunto que los necios defienden su necedad, o acaso pueda yo estar dudando del obrar del Espíritu Santo. Me congrego con hermanos Bautistas, pero más alla de congregarme también leo y escucho a ustedes y otros Bautistas como Miguel Nuñez de IBI R.Dominicana, … pero en verdad sigo al Señor. Amen.
    Por favor conteste mi inquietud si no es posible por este medio hágalo a mi correo electrónico.

    • Saludos Jorge, gracias por acompañarnos y comentar. Como la pregunta es muy importante merece una respuesta un poco más extensa, así que le ruego me tenga un poco de paciencia y apenas pueda le escribiré por email a su correo. Bendiciones hermano Jorge.

  4. Cecilia dijo:

    Gracias por el artículo, es de gran bendición porque lo puedo compartir con demas hermanos, gracias! Bendiciones…

  5. Lucas dijo:

    Dios le bendiga muy buen articulo se que es muy profundo hoy en dia en cada congregación hay profetas y es difícil saber si lo que dicen es de Dios o del propio hombre.Me gustaría que publicara algo sobre las cogregaciones que trabajan con grupos o células familiares.

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s