¿Qué es la verdad?

Puedes descargar este artículo en PDF

Juan 18:37-38 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

La pregunta de Pilato era una pregunta de tinte filosófico, proveniente de alguien que sin duda había escuchado a muchos afirmar “¡esta es la verdad!”. Los judíos decían tener la verdad, los pensadores griegos disertaban acaloradamente sobre ella, y los infinitos cultos paganos que proliferaban en el tolerante imperio romano se atribuían la verdad de la divinidad. Ante ese panorama, la pregunta ¿Qué es la verdad? tenía mucho sentido.

¿Es la verdad la correspondencia entre lo que yo percibo y afirmo sobre algo, y las características reales de ese algo? Pero ¿Es mi percepción una base confiable para afirmar una verdad? ¿Existe la verdad absoluta o todo es relativo, dependiendo de quién y cómo se mire?

Imagino que Pilato se encogió de hombros, y con un tono de fastidio o resignación hizo aquella pregunta sin esperar respuesta alguna. Jesús no respondió ni Pilato se preocupó por ello, pues inmediatamente salió del lugar.

A dos milenios de aquella pregunta el mundo no ha cambiado, sigue existiendo el mismo conflicto con la verdad. Y dentro de la Iglesia el conflicto es mayor porque ¿Cuál es el motivo de que haya tantas divisiones, tantas denominaciones, tantos grupos dentro del cristianismo evangélico; sino el que cada uno de ellos se atribuye tener la verdad? Cada partido dice ser poseedor de la sana doctrina, tener la correcta interpretación de la Escritura y ser el genuino transmisor del Evangelio; por consiguiente quien no está con ellos está en el error, quien no interpreta en la Biblia lo que ellos interpretan está prácticamente perdido.

Dudo que en toda la historia de la Iglesia, las palabras hereje y apóstata se hayan usado tanto como hoy; ni la Inquisición haya estado más activa como en la actualidad. Pensar distinto, disentir, tener otro punto de vista sigue siendo peligroso; con la diferencia de que las hogueras de hoy son virtuales. Aunque la forma de reaccionar de algunos hace pensar que si pudieran, encenderían hogueras reales para quemar a los “falsos y herejes”.

¿Qué es un hereje para la mayoría de los creyentes en la actualidad? “Un hereje es todo aquel que no piensa lo mismo que yo; que alaba o adora a Dios de otra forma distinta a la que hago yo; que no repite los mismos dogmas que repito yo, y que se niega a aceptar como verdad indiscutible, mi verdad”. Este es básicamente el manto radical y fanático en el cual miles de llamados cristianos se envuelven, cual manto profético, y se autoproclaman “defensores de la sana doctrina” y ¡que caiga fuego del cielo y consuma a todos los que no estén de acuerdo!

Estos afirman enfáticamente: “La Biblia dice”. Pero, ¿Por qué yo tengo que decir, que la Biblia dice lo que tú dices que ella dice? ¿Por qué tu punto de vista tiene que ser el único válido? ¿Por qué tu interpretación de la Escritura es la verdad y mi interpretación es el puro error? ¿Quién me garantiza (y te garantiza) que tú estás en lo cierto? ¿Será la Confesión de Fe de tu denominación, tu tradición; o porque el predicador o teólogo que más admiras creía eso y entonces tiene que ser la verdad?

Una de las cosas que más me fascinan de la Historia de la Iglesia, y por supuesto, de la maravillosa soberanía de Dios; es que al amado Spurgeon el calvinismo le resultó asombrosamente efectivo para su ministerio. Pero del mismo modo, al amado John Wesley el arminianismo le resultó maravillosamente efectivo para el suyo. Si yo creyese que el calvinismo es la verdad porque le resultó efectivo a Spurgeon; o por el contrario, creyese que el arminianismo es la verdad porque le resultó efectivo a Wesley; entonces no estaría siendo objetivo sino pragmático, es decir, afirmaría que si algo da resultado ese algo debe de ser bueno. Pero el pragmatismo es un camino peligroso.  También podríamos mencionar a Jonathan Edwards, Charles Finney, D. L. Moody, John G. Lake, Evan Roberts, Leonard Ravenhill… enormemente distintos entre ellos, pero con ministerios poderosos. Puede que alguno de los nombrados no te guste (no pensaban como tú), pero eso no invalida que con ellos se produjeron grandes avivamientos. Tan grandes, que es muy probable, que ninguno de nosotros hayamos experimentado un avivamiento de esas características… y si no, que levante la mano el que ha experimentado algo parecido…

En la fe cristiana hay dogmas (enseñanzas) que son verdades absolutas, por ejemplo la divinidad de Cristo; su encarnación, padecimiento, muerte y resurrección física; su obra expiatoria por la cual obtenemos perdón de pecados y reconciliación con Dios; la salvación exclusivamente mediante la fe en su sacrificio (no por obras o méritos nuestros); un solo Camino al Padre: Jesús. Segunda Venida de Cristo, un Juicio Final con la correspondiente vida eterna para los que creen en Él y la condenación eterna para los que le rechazan, etc. Estos son pilares de la fe cristiana, verdades absolutas que no admiten distintos puntos de vista. Puede que aún no comprendas estos dogmas como es debido a causa de que eres nuevo en el camino de la fe, en tal caso te daría el consejo del sabio Agustín de Hipona:

Por tanto, hermanos, mejor sería que pudiéramos callar y decir: «Esto sostiene la fe; así lo creemos». No lo puedes entender, eres aún un párvulo (pequeñuelo) en la fe; aguanta con paciencia en el nido, mientras se robustecen tus alas, no sea que, pretendiendo volar sin plumas, te encuentres no con un soplo de libertad, sino con una caída por temeridad.” (Agustín – Sermón 117)

Dice el mismo Agustín que a veces es mejor una ignorancia reverente que una ciencia presuntuosa. Y este dicho lo podríamos aplicar perfectamente a todos los demás dogmas que no son absolutos, que admiten distintos puntos de vista y que no ponen en peligro la fe para salvación. Dogmas como por ejemplo la predestinación (con sus variantes y atenuantes), la expiación limitada o ilimitada (Cristo murió por todos o Cristo murió por algunos); la operatividad de los dones del Espíritu Santo (continuismo – cesacionismo), el estilo de adoración y ceremonia de los cultos (salterio o pandereta loca), diferencia entre bautismo y llenura del Espíritu; diferencia entre depravación total heredada (pecado original) o depravación total voluntaria; mileniarismo o amileniarismo etc. Estos son ejemplos de enseñanzas que, por más que les pese a algunos, admiten distintos puntos de vista; y no por ello se hace uno merecedor del título de “hereje”. Por ejemplo, en el Ordo Salutis (Orden de la Salvación) ¿Alguien piensa que uno puede irse al infierno por creer que la Regeneración es anterior a la Justificación, o la Justificación anterior a la Regeneración? Que esto sea importante para ti, no significa que sea imprescindible para los demás.

El pastor puritano y líder de avivamiento Richard Baxter, reconoce esta situación y conmina a sus oyentes a prestar atención a las doctrinas básicas o fundamentales en las cuales todos estamos de acuerdo, sin permitir que las diferencias secundarias sean una excusa para rechazar el todo:

Puesto que todos los creyentes no están de acuerdo en algunos puntos de doctrina, usted rehúsa escuchar las doctrinas básicas, en las cuales todos los creyentes están de acuerdo.” (Richard Baxter – del libro: Una invitación a vivir)

“¿Está confundido porque hay tantas opiniones religiosas? Entonces, ¿Por qué no depende solo de la Biblia, en donde la enseñanza divina acerca de la salvación es perfectamente clara?”    (Richard Baxter – una invitación a vivir)

Son esas doctrinas básicas las que deben unirnos, las que debemos enfatizar, las que debemos proclamar si queremos que las personas del mundo nos oigan; nos tomen en serio y dejen de considerarnos a los evangélicos como una multiplicación interminable de grupos sectarios.

Nuestro ministerio debe estar centrado en las grandes enseñanzas de la Escritura. Esto es lo que la gente necesita para alimentar sus almas, para mortificar sus pecados y calentar sus corazones. Si solo predicamos a Cristo, estaremos predicando todo. Esta es la mejor forma para no perder el tiempo. Muchas otras cosas pudieran ser deseables, pero el tiempo es corto y las almas son preciosas. Si los oyentes fallan en comprender las verdades esenciales del evangelio, entonces serán perdidos para siempre. Esto no agradará a aquellos que siempre quieren escuchar algo nuevo y emocionante. Frecuentemente tendremos que repetir las mismas cosas, porque las verdades esenciales son relativamente pocas.” (Richard Baxter – del libro: El Pastor Reformado)

O como decía John Wesley

En cuanto a todas las opiniones que no dañan las raíces del cristianismo, nosotros pensamos y dejamos pensar“.

Es asombroso que algunos usen las epístolas de Pablo a los corintios para acusar de desorden a los carismáticos, y sin embargo ellos mismos caen en un error peor. ¿Cómo empieza la primera carta a los Corintios?

1Corintios 1:10-13 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

A la misma Iglesia de Corinto le escribiría algunos años más tarde Clemente de Roma:

“¿Por qué hay, pues, contiendas e iras y disensiones y facciones y guerra entre vosotros? ¿No tenemos un solo Dios y un Cristo y un Espíritu de gracia que fue derramado sobre nosotros? ¿Y no hay una sola vocación en Cristo? ¿Por qué, pues, separamos y dividimos los miembros de Cristo, y causamos disensiones en nuestro propio cuerpo, y llegamos a este extremo de locura, en que olvidamos que somos miembros los unos de los otros? Recordad las palabras de Jesús nuestro Señor; porque Él dijo: ¡Ay de este hombre; mejor sería para él que no hubiera nacido, que el que escandalice a uno de mis elegidos! Sería mejor que le ataran del cuello una piedra de molino y le echaran en el mar que no que trastornara a uno de mis elegidos. Vuestra división ha trastornado a muchos; ha sido causa de abatimiento para muchos, de duda para muchos y de aflicción para todos.”     (Clemente de Roma – Carta a los Corintios XLVI)

Hoy, los que utilizan las epístolas de Pablo a los corintios para acusar a otros hermanos de desorden, son los mismos que se jactan de pertenecer a tal o cual grupo, seguidores de tal o cual teólogo; y que poseen (según ellos) la doctrina más perfecta y ortodoxa. Cuando por mandato apostólico, Pablo prohíbe esas divisiones o denominaciones con nombre de hombre. Si lo tradujésemos al lenguaje actual diríamos: “Yo soy Calvinista, y yo Arminiano, y yo de Wesley, y yo Molinista”… y alguno para ser más espiritual diría “Yo soy de Cristo” pero rechazando a los anteriores. ¿Está dividido Cristo? El grave problema en la iglesia de Corinto no era el desorden, eso se solucionó rápidamente después de la amonestación de Pablo; la raíz que no fue quitada fue el sectarismo, las facciones seguidoras de uno u otro predicador o maestro. Esto lo podemos comprobar fácilmente leyendo la carta de Clemente de Roma, donde queda expuesta que después de la muerte del apóstol Pablo la iglesia de Corinto seguía dividiéndose.

“Tomad la epístola del bienaventurado Pablo el apóstol. ¿Qué os escribió al comienzo del Evangelio? Ciertamente os exhortó en el Espíritu con respecto a él mismo y a Cefas y Apolos, porque ya entonces hacíais grupos. Pero el que hicierais estos bandos resultó en menos pecado para vosotros; porque erais partidarios de apóstoles que tenían una gran reputación, y de un hombre aprobado ante los ojos de estos apóstoles. Pero ahora fijaos bien quiénes son los que os han trastornado y han disminuido la gloria de vuestro renombrado amor a la hermandad. Es vergonzoso, queridos hermanos, sí, francamente vergonzoso e indigno de vuestra conducta en Cristo, que se diga que la misma Iglesia antigua y firme de los corintios, por causa de una o dos personas, hace una sedición contra sus presbíteros. Y este informe no sólo nos ha llegado a nosotros, sino también a los que difieren de nosotros, de modo que acumuláis blasfemias sobre el nombre del Señor por causa de vuestra locura, además de crear peligro para vosotros mismos.”      (Clemente de Roma – Carta a los Corintios XLVII)

Peor que hablar en lenguas en un culto es causar divisiones en el Cuerpo de Cristo, o ahondar las ya existentes. Las divisiones surgen cuando los hombres se creen dueños de la Verdad, y no comprenden que la Verdad no puede ser esclava de nadie. El hombre es esclavo de la ignorancia, la Verdad lo hace libre rompiendo sus cadenas y sacándolo de las tinieblas de su prisión; la Verdad debe adueñarse del hombre, no al revés. No es el hombre el que liberta a Verdad, es la verdad la que liberta al hombre. En la jactancia de su “amor por la verdad” los hombres demuestran odio hacia el que piensa distinto, y de esta manera vuelven a la esclavitud del error. Aquellos que piensan que pueden encerrar la Verdad en un puño, no dudan en golpear con ese puño al que piensa distinto; de esta manera son como aquellos que en vez de levantar en alto la lámpara para que alumbre a los otros, se las arroja a la cabeza provocando un incendio, en lugar de luz producen destrucción.

Los intelectuales son unos curiosos insanos; son como conquistadores que destruyen el mundo sin poseerlo. Salomón mismo testifica de la vanidad del interminable razonar. Nunca estudies asuntos espirituales a menos que Dios te anime a ello. Y no estudies más de lo que puedas abarcar. Estudia con un corazón lleno de oración. Dios es tanto Verdad como Amor. Sólo puedes conocer la verdad en la medida que ames. Ama la verdad y conocerás la verdad. Si no amas, no conoces el amor. Ama con un corazón humilde y la Verdad te amará. Sabrás lo que los filósofos no pueden conocer e incluso lo que los filósofos no quieren saber. Espero que obtengas el conocimiento que se reserva para los niños y los de mente sencilla. Dicho conocimiento está oculto a los sabios y prudentes. (Mateo 6:25)    (Fenelon – libro: Una Vida de Sencillez)

O en palabras de Juan Calvino:

Aquí también se ha de notar que somos invitados a un conocimiento de Dios, no tal cual muchos se imaginan, que ande solamente dando vueltas en el entendimiento en vanas especulaciones, sino que sea sólido y produzca fruto cuando arraigue y se asiente bien en nuestros corazones. Porque Dios se nos manifiesta por sus virtudes, por las cuales, cuando sentimos su fuerza y efecto dentro de nosotros, y gozamos de sus beneficios, es muy razonable que seamos afectados mucho más vivamente por este conocimiento, que si nos imaginásemos un Dios al cual ni lo viéramos ni le entendiésemos. De donde deducimos que es éste el mejor medio y el más eficaz que podemos tener para conocer a Dios: no penetrar con atrevida curiosidad ni querer entender en detalle la esencia de la divina majestad, la cual más bien hay que adorar que investigar curiosamente, sino contemplar a Dios en sus obras, por las cuales se nos aproxima y hace más familiar y en cierta manera se nos comunica.  (Juan Calvino – Instituciones – Libro I – Cap. V – 10)

De las vanas especulaciones y la atrevida curiosidad surgen las disputas interminables. Del querer entender en detalle al Dios que excede a todo conocimiento surgen las luchas intestinas de la Iglesia. Hay un solo Camino al Padre, y nos ha sido revelado: Cristo, pero ese Camino no es en ninguna manera tan estrecho que debamos ir en fila india; es decir, si alguien sigue a Cristo no necesariamente tiene que seguir mis pisadas.

Marcos 9:38-40 Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

En el contexto anterior se nos dice que los discípulos habían estado discutiendo entre ellos, y cuando el Señor les preguntó el motivo, ellos callaron. La discusión se trataba sobre quién de los discípulos sería el mayor en el Reino. Entonces Jesús les respondió:

Marcos 9:35 …Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.

Entonces Juan, que al parecer no comprendió las palabras del Maestro, respondió: “hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía”. ¿Cuál fue la razón por la que le prohibieron echar fuera demonios en el nombre de Cristo? “Él no nos sigue… porque no nos seguía”. Este es uno de los más nefastos pensamientos dentro del cristianismo: “Quien no me sigue a mí, no sigue a Cristo”.

Comentando sobre este pasaje, dice Matthew Henry:

Muchos han sido como los discípulos, dispuestos a hacer callar a los hombres que lograron predicar el arrepentimiento en el nombre de Cristo a los pecadores, porque no siguen con ellos. Nuestro Señor culpa a los apóstoles recordándoles que quien obra milagros en su nombre no puede dañar a su causa. Si se lleva pecadores al arrepentimiento, a creer en el Salvador, y a llevar vidas sobrias, justas y santas, entonces vemos que el Señor obra por medio del predicador.”     (Matthew Henry – Comentario bíblico)

Si prestamos un poco de atención a las disputas entre cristianos, sobre todo hoy día en las redes sociales; veremos que la mayoría tienen como epicentro las doctrinas no esenciales, no básicas. Disputas interminables cuyo objetivo es resaltar, al igual que los doce discípulos, quién es el mayor o el más importante. Si el Señor hoy nos preguntara: ¿Qué disputáis entre vosotros? al igual que los discípulos nos quedaríamos callados, por vergüenza. Todavía no logramos entender plenamente que significa: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos… Sin embargo, pretendemos descifrar los misterios celestiales más complejos.

Ambrosio, obispo de Milán, le dijo a un joven que buscaba la verdad:

 “La verdad no es una idea, o un concepto, o un estado mental; es la manifestación en una Persona Divina… no es el hombre el que encuentra la verdad, sino la verdad la que encuentra al hombre. Porque la Verdad es una Persona, es Jesucristo el Hijo de Dios.”

Ese joven, al igual que Pilato, se preguntaba ¿qué es la Verdad? Y no halló la Verdad por su propio esfuerzo o conocimiento, sino que fue hallado por ella. Ese joven se llamaba Agustín de Tagaste, y llegó a ser Agustín obispo de Hipona. La Verdad es una Persona, aquel que dijo: Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida. (Juan 14:6)

Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

El Señor Jesús vino para darnos vida eterna, y esta vida eterna consiste en conocer al único Dios verdadero. Podemos, entonces, conocer la Verdad que es Jesús, pero no podemos abarcar la Verdad, porque esa Verdad es inmensa, es Dios mismo. ¿Quién puede abarcar a Dios? El mismo Agustín, en su exquisito Sermón 117, desarrolla este pensamiento:

Estamos hablando de Dios, ¿qué tiene de extraño que no lo comprendas? Pues, si lo comprendes, no es Dios. Antepón la piadosa confesión de tu ignorancia a una temeraria profesión de ciencia. Tocar en alguna medida a Dios con la mente es una gran dicha; en cambio, comprenderlo es absolutamente imposible. A Dios, que guarda relación con la mente, hay que comprenderlo; al cuerpo, que guarda relación con los ojos, hay que verlo. Pero ¿piensas poder comprender el cuerpo con el ojo? De ningún modo, pues cualquier cosa que veas no la ves entera. Si estás viendo la cara de un hombre, no ves su espalda mientras estás viendo su cara, y cuando ves su espalda, durante ese tiempo no ves su rostro. Por tanto, no lo ves de manera que lo abarques en su totalidad; no obstante, cuando ves otra parte que no habías visto, si la memoria no te hace recordar que has visto la otra parte que has dejado de mirar, nunca dirás que has comprendido, es decir, abarcado, algo ni en su superficie. Tocas lo que ves, lo pones de un lado y de otro, o eres tú mismo el que te giras para verlo en su totalidad. Así, pues, no puedes verlo con una sola mirada. Mientras le das vueltas para verlo, ves partes, y al asociarlas a las otras partes, dado que las has visto, crees verlo en su totalidad. Pero aquí no se advierte un resultado de la visión de los ojos, sino de la fuerza de la memoria. Por tanto, hermanos, ¿qué puede decirse de aquella Palabra? Esto es lo que afirmo: los ojos no pueden comprender o abarcar con su mirada los cuerpos que tienen ante ellos. Luego, ¿qué ojo del corazón comprende o abarca a Dios? Bastante es con que llegue a tocarlo, en el caso de que el ojo esté limpio. Con todo, si llega a tocarlo, lo toca con cierto tacto incorpóreo y espiritual, pero no lo abarca; y esto en el caso de que esté limpio. Y el hombre se hace bienaventurado si logra tocar con el corazón al Ser que permanece siempre bienaventurado. Y Él es la Bienaventuranza perpetua, y la Vida perpetua de donde le llega la vida al hombre, la Sabiduría perfecta, por la que se hace sabio el hombre, la Luz eterna, que ilumina al hombre. Y advierte cómo tú, al contacto con ella, llegas a ser lo que no eras, pero sin hacer que lo que tocas pase a ser lo que no era. Esto es lo que digo: Dios no es más porque lo conozcan; el que, en cambio, es más al conocerle es quien le conoce.”     (Agustín de Hipona, Sermón 117:5)

Podemos conocer a Dios en alguna manera, en la manera que Él se nos revela mediante su amor; y se nos exhorta a ser capaces “de comprender… y de conocer el amor de Cristo”, pero se nos advierte que ese amor “excede a todo conocimiento” (Efesios 3:19).  Cuanto más conozcamos a Dios tendremos mayor consciencia de nuestra ignorancia en cuanto a Él, de cuanto nos falta aún para conocerle como Él es digno.

Durante un seminario en los Estados Unidos, un estudiante le preguntó al teólogo suizo Karl Barth: “Dr. Barth, ¿cuál ha sido lo más profundo que usted ha aprendido en su estudio de la teología?” Barth pensó por un momento y luego contestó: “Cristo me ama, bien lo sé, en la Biblia dice así”. Los estudiantes se rieron de su respuesta tan simplista, pero su risa se tornó algo nerviosa cuando pronto advirtieron que Barth lo había dicho muy en serio. Barth dio una respuesta sencilla a una pregunta muy profunda. Al hacerlo estaba llamando la atención a por lo menos dos nociones fundamentalmente importantes. (1) En la más sencilla de las verdades cristianas reside una profundidad que puede ocupar las mentes de las personas más brillantes durante toda su vida. (2) Que aun dentro de la sofisticación teológica más académica nunca nos podremos elevar más allá del entendimiento de un niño para comprender las profundidades misteriosas y las riquezas del carácter de Dios.”    (C. S. Sproul – libro: Grandes doctrinas bíblicas)

Podremos contemplarle pero no abarcarle con nuestra mirada, y este es el punto que al parecer nos cuesta asimilar y eso produce división tras división en la Iglesia. Al decir de Agustín: ¿Qué ojo del corazón comprende o abarca a Dios? Bastante es con que llegue a tocarlo…” Ningún teólogo, erudito, catedrático, pastor o maestro es capaz de abarcar a Dios de tal manera que sus palabras se constituyan en infalibles. Unos logran contemplar o tocar una parte de Dios, otros alcanzan a contemplar otra; pero nadie puede afirmar: “esta es la totalidad de Dios”. Para decirlo de manera gráfica, Lutero contempló una parte, Calvino otra, Arminio otra, y a su vez Jonathan Edwards, John Wesley, Spurgeon, Moody, Finney… contemplaron o palparon a Dios según la luz que recibieron. Pero ninguno de ellos tuvo la visión completa, la totalidad de la luz, ninguno logró abarcar totalmente a Dios, entonces ¿Por qué yo debo aceptar como absoluta una visión parcial de Dios? ¿Por qué en vez de quedarme con una parte, la de mi denominación, no sumo a la luz que recibo las luces de los que en alguna manera llegaron a contemplar a Dios? Como alguien dijo: “si algún teólogo tuviese la comprensión completa de la Biblia, ya no necesitaríamos la Biblia, nos bastaría con escuchar a ese teólogo”. Y a veces no son precisamente los grandes teólogos, los que han llegado a tener más contacto con Dios.

En el capítulo nueve de Juan se nos narra un maravilloso suceso, dice que “al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.” (vs.1) Aquí el Señor vio a quien no podía verle, y tocó a quien por sí mismo era incapaz de encontrarle para tocarle. El Señor escupe en tierra y unta con el lodo los ojos del ciego, el cual después de lavarse en el estanque de Siloé, recibe la vista. Ante este milagro, todos comienzan a interrogar al que fue sanado, los vecinos le preguntan ¿Dónde está él? Él dijo: No sé. (vs. 12). Acto seguido, los fariseos (líderes religiosos, teólogos y maestros de entonces) le interrogan también: “¿Qué dices tú del que te abrió los ojos? Y él dijo: Que es profeta.” (vs. 17)

El Señor había tocado al ciego y este quedó sano, había recibido luz del que era la Luz del mundo. ¿Quién de nosotros puede poner en duda esto? Sin embargo, hoy acusaríamos a este hombre de ignorancia por llamar al Señor Jesús: un profeta. Le faltó decir que era Rey, Sumo Sacerdote, Dios hecho Hombre, ¡o al menos el Mesías!… pero solo describió una parte del Señor.

“Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador. Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo”. (vs.24, 15)

Después de esta declaración, nosotros aún levantaríamos piedras para arrojárselas ¿Cómo se le ocurre afirmar que no sabe si el Señor Jesús, es o no pecador? Sin embargo, nadie está obligado a confesar lo que no sabe, sino lo que sabe: “una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo”. Este es un testimonio poderoso, una declaración de fe, una brillante exposición teológica: “no me aventuro a responder cosas sobre las que no sé, una sola cosa sé con certeza y esa testifico, que yo estaba en tinieblas y Jesús me sacó a luz”. ¿Quién se atreve a afirmar que este hombre no estaba en la Verdad? Estaba en la Verdad aunque no comprendiese toda la Verdad, y eso le hacía veraz.

Juan 9:26-34  Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos? Él les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos? Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos. Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea. Respondió el hombre, y les dijo: Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye. Desde el principio no se ha oído decir que alguno abriese los ojos a uno que nació ciego. Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer. Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron.

Los líderes religiosos, maestros y doctores de la Ley se jactaban de su conocimiento; creían conocer y ser los únicos portadores de la verdad. Sin embargo, cuando la Verdad (Cristo) estuvo frente a ellos, la rechazaron y crucificaron. Pero uno del vulgo, uno tenido por pecador por haber nacido ciego, tuvo un encuentro con la Verdad, ¿y cómo reaccionó?

Juan 9:35-38 Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él? Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

El que conozcas la doctrina verdadera no te hace conocedor de la Verdad, porque nadie es salvo por el conocimiento sino por la fe. Separar la doctrina de Cristo, de la Persona de Cristo, es muy peligroso. Los fariseos adoraban al conocimiento acerca de la Verdad, no a la persona de la Verdad que era Cristo. El que había sido ciego se postró y adoró a la Verdad en persona, aún sin tener demasiados conocimientos acerca de ella. Los fariseos conocían la Ley dada por Dios, pero no conocían al Dios que había dado la Ley. Y como dijo Leonard Ravenhill: “El mundo no necesita de personas que conozcan la Palabra de Dios, de esos está lleno. El mundo necesita de personas que conozcan al Dios de la Palabra”.

Es verdad que no hay ningún teólogo en la tierra que sepa más de doctrina que el diablo, él sabe todo sobre el Antiguo Testamento, porque estuvo allí. Estuvo allí cuando los cielos y la tierra fueron creados, estuvo en el huerto del Edén cuando el hombre pecó, estuvo en los días de Noé y de Abraham. Cruzo el Mar Rojo, estuvo en el desierto con Israel, vio las tablas de la Ley, cómo se hizo el Tabernáculo, conoció personalmente al rey David, a Salomón y a Elías. Escuchó predicar a Isaías, a Jeremías y a Ezequiel. También sabe cómo nadie sobre el Nuevo Testamento, estuvo con Juan el Bautista en el desierto, le escuchó predicar, vio a Jesús naciendo en un pesebre, conversó con Él en el desierto, vio sus milagros, contempló su crucifixión y fue testigo de su resurrección. Conoció de primera mano a Pedro, a Juan y a Pablo. ¿Qué más se le puede pedir para concederle todos los títulos y doctorados académicos? ¿Quién puede competir con él en conocimiento bíblico? Pero su conocimiento solo le valdrá para condenación, no lo salva, porque no permaneció en la Verdad, no ama la Verdad, no camina en la Verdad, no está poseído por la Verdad ni está lleno de ella. Uno puede conocer la Verdad y estar apartado de ella, el diablo es el mejor ejemplo.

El conocimiento de la verdad no te hace ser verdadero sino permaneces en ella, el diablo conoce la verdad pero sin embargo es padre de mentiras.

Juan 8:44  Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira

Si quieres defender la doctrina verdadera, antes de gritarla con tu boca y alabarte a ti mismo por tu conocimiento, escríbela con tus actos, porque a tus palabras se las llevará el viento pero tus obras permanecerán para ser probadas en el Tribunal de Cristo y recibir la alabanza de Dios. Si estás en la Verdad debes permanecer en ella y actuar influenciado por ella; entonces los hombres serán influenciados por tu ejemplo.

“Que nuestra alabanza sea de Dios, no de nosotros mismos; porque Dios aborrece a los que se alaban a sí mismos. Que el testimonio de que obramos bien lo den los otros, como fue dado de nuestros padres que eran justos. El atrevimiento, la arrogancia y la audacia son para los que son malditos de Dios; pero la paciencia y la humildad y la bondad convienen a los que son benditos de Dios.” (Clemente de Roma – Carta a los Corintios XXX)

No puede haber un divorcio entre nuestras palabras y nuestros hechos:

La predicación crucificada solamente puede venir de un hombre crucificado.”    (El Predicador y la Oración – E. M. Bounds)

Y honestamente, los mejores maestros son los que enseñan con su vida:

Es mejor guardar silencio y ser, que hablar y no ser. Es bueno enseñar, si el que habla lo practica.”    (Ignacio de Antioquía – de su Carta a los Efesios XV)

Si hiciéramos la pregunta de cuál es la mayor carencia de la Iglesia, en la actualidad, muchos responderían: “La falta de conocimiento bíblico”.  Pero yo les desafío a que pregunten a los asistentes de sus respectivas congregaciones, por el significado de la palabra santidad; comprobarán que todos saben medianamente lo que significa. Acto seguido, consideren según la vida de cada uno de ellos, si viven en santidad. Descubrirán que el problema no es la falta de conocimiento bíblico sino la falta de santidad, es decir, de poner en práctica lo que ya saben o entienden. La santidad viene por la comunión con la Verdad, no solo por el conocimiento intelectual de ella.

Algunos esgrimen alegremente la premisa de Lutero: “Es mejor estar separados por la verdad que unidos por el error”. Pero la pregunta sigue siendo ¿qué es verdad y qué es error? ¿Verdad es lo que tú crees y error es lo contrario? Cualquiera que haya leído los escritos del gran Martín Lutero, y revisado su historia, habrá notado su intolerancia con el que pensaba distinto; quien estaba contra él estaba contra Cristo. No olvidemos que aprobó y alentó la masacre de campesinos por parte de la nobleza, que odiaba a Zwinglio (se alegró de su muerte); y hubiera hecho quemar a todos los anabaptistas si hubiese podido, ¿la razón? No pensaban igual que él. Zwinglio sostenía que el pan y el vino de la cena del Señor (eucaristía) eran simplemente símbolos (no una transubstanciación como afirmaban los católicos, ni una consubstanciación como afirmaban los luteranos), mientras que los anabaptistas se oponían al bautismo de niños; estas eran herejías abominables para Lutero. Sin embargo con el paso de los años, la Iglesia mayoritariamente ha adoptado la posición de Zwinglio y la de los anabaptistas. Nos preguntamos ¿fue lo mejor que luteranos, zwinglianos y anabaptistas estuviesen separados? No, absolutamente no, y esto demuestra que muchas veces detrás del “Es mejor estar separados por la verdad…” se esconde la intolerancia hacia quien piensa distinto, y no un amor genuino por la Verdad.

Debemos cumplir nuestros deberes con gran humildad. Recuerde que la palabra “ministro” significa uno que sirve. El orgullo está fuera de lugar en uno que está buscando ayudar a otros en el camino de la salvación. Si Dios expulsó a un ángel orgulloso del cielo, entonces ¿Acaso dará la bienvenida a un predicador orgulloso y soberbio? El orgullo genera la envidia y los pleitos, y obstaculiza grandemente la obra del evangelio. Algunos pastores se han vuelto incompetentes porque son demasiado soberbios para aprender. No debemos rechazar con arrogancia a aquellos que no están de acuerdo con nosotros. Siempre debemos estar dispuestos a aprender de otros”    (Richard Baxter – del libro: El Pastor Reformado)

Es pues la Verdad, una Persona divina: Cristo. No se trata solo de conocer la palabra de Cristo, sino de permanecer en ella. Que la Verdad nos posea, sin la pretensión de poseerla a ella. Que la Verdad nos doblegue, sin intentar nosotros manipularla. Que la Verdad nos transforme, nos torne mansos y humildes, porque entonces los demás notarán quien es verdaderamente nuestro Maestro:

Mat 11:25-27, 29  En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó. Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas

Es mejor estar unidos, y luchar por la unidad en una sola batalla como un solo ejército, que estar divididos luchando mil batallas cada uno por su cuenta. Porque eso nos mandó el Señor:

Juan 17:11, 20-23  Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Este pequeño estudio no tiene por objeto ser un canto al ecumenismo ni al sincretismo religioso; solamente recordar que aunque a veces pensemos distinto en cuanto a las doctrinas secundarias; estamos en el mismo Camino, permanecemos en la misma Verdad, y tenemos la misma Vida. Antes de llamar hereje, falso, o apóstata a alguien porque no piensa como tú o no te sigue, piénsatelo dos veces, pues hay una seria advertencia de Cristo:

Mateo 5:22  Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

El Señor no les está hablando aquí a incrédulos sino a sus seguidores. Ten cuidado no sea que tu hermano, al que llamas “necio” por no seguirte a ti, sea defendido por Cristo, a quien sigue; y tú quedes expuesto al infierno de fuego. Es mejor confesar humildemente nuestra ignorancia, que presumir de conocimientos:

« ¡Oh, Señor, soy un necio, incapaz de distinguir la verdad del error! Señor, no me dejes en mi ceguera. No permitas que apruebe o rechace erróneamente esta doctrina. Si es de Dios, que no la desprecie, y si es del diablo, que no la abrace. Señor, pongo mi alma a tus pies respecto a este asunto. No permitas que me engañe, te pido humildemente. »  (John Bunyan del libro: Gracia Abundante)

Juan 8:32  y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Este artículo pertenece a la serie Estudios sobre el Liderazgo Cristiano

Producida y diseñada por Diarios de Avivamientos

Autor: Gabriel Edgardo LLugdar

Licencia: Este tratado es de libre distribución, almacenamiento e impresión, siempre que sea sin fines comerciales ni publicitarios. Puede ser usado libremente mientras se respete el texto en su forma y contexto, haciéndose mención de la fuente y autor.

Nuestro correo: diariosdeavivamientos@gmail.com

Edición: Julio de 2016

Descarga este artículo en PDF para guardar o compartir

haz clic en la siguiente imagen

La Verdad - Qué es la verdad - Diarios de Avivamientos

¿Qué es la verdad? Sobre el liderazgo cristiano – PDF

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Compartiendo las gloriosas páginas de la Historia de la Iglesia.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Libros PDF para descargar y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ¿Qué es la verdad?

  1. Cristián Andrés Aguirre Halabi dijo:

    Maravilloso artículo. Compartido.

    Me gusta

  2. Una bendición este artículo hermano, como los anteriores, pero este en especial me llega en un momento preciso. Dios ayude a su pueblo a comprender su unidad en Cristo. Un abrazo

    Me gusta

  3. Fernando Banda dijo:

    Exlente artículo sobre el tema de conocer el concepto de VERDAD y sus implicaciones para la iglesia de hoy.

    Me gusta

  4. Jorge Espinosa/Ecuador dijo:

    Buen artículo, aunque me confunde frente a otros artículos que se ha hablado de otros cristianos, por ejemplo, entre otros,”profetas de mármol”, y que también opiné cuando entonces no debí hacerlo. Bendiciones hermanos.

    Me gusta

    • Hola Jorge, siempre es un placer contar con tus comentarios, aunque te había prometido escribirte al email por el artículo anterior, la verdad es que por razones de trabajo y salud me fue muy complicado. Tanto este artículo, como el de los Profetas Modernos y el Teólogo de Mármol tienen por finalidad denunciar, si es que lo podríamos llamar así, el fanatismo e intolerancia que se manifiestan en las redes sociales cuando cada uno expone su punto de vista doctrinal, puedes notar como pareciera que cada quien quiere ser el dueño absoluto de la verdad y no duda en descalificar al que no piensa como él. Es un tema preocupante pues divide a los hermanos, confunde a los nuevos , y es motivo de burla entre los incrédulos. Con lo único que debemos ser intolerantes es con el pecado, no con nuestro hermano que piensa distinto. Como notarás en este blog publicamos material de todas las corrientes evangélicas: calvinistas, arminianas, carismáticas, pentecostales, reformadas, metodistas, etc. Con el fin de retener lo bueno y desechar lo que no nos sirva, pero desde la tolerancia mutua. El fanatismo doctrinal, el “denominacionalismo” está dividiendo el Cuerpo de Cristo, desangrándolo una vez más. Tanto aquellos que se alzan como teólogos o profetas insensibles, que solo les interesa destacar sobre los demás, son culpables de este mal, y nosotros también si los toleramos. Desde Diarios de Avivamientos intentamos trabajar por la unidad, como verás aquí no ponemos nombres de predicadores ni de pastores para humillarlos, hablamos desde una perspectiva que nos abarque a todos, estar peléandonos por internet mientras las almas se pierden porque no hay quien les predique es un crimen. Te dejo el correo por cualquier duda o sugerencia: diariosdeavivamientos@gmail.com
      Un abrazo fraternal Jorge.

      Me gusta

  5. José Hernández dijo:

    Excelente reflexión, nos examina a través de la Palabra de Dios y nos recuerda que somos un solo cuerpo donde Cristo Jesús es la cabeza. Particularmente me he gozado con la lectura. Bendiciones

    Me gusta

  6. Aram morales dijo:

    Amados Hermanos deseo que Dios los siga bendiciendo en este ministerio
    Ha sido de gran bendición su información para el desarrollo de mi ministerio
    El pensamiento puritano dejo una marca en mi vida, que tengo como meta imitar la vida de estos hombres de Dios
    Reitero mis agradecimientos
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  7. Peregrino dijo:

    Saludos hermanos de diarios de avivamientos, ha sido de mucha bendición leer este articulo, gracias al Señor por la madurez con que abordan el tema, y no la intolerancia que se lee en estos días, en mi caso me tiene hastiado el tema de los calvinistas y arminianos, aunque me congrego en una iglesia presbiteriana reformada y estoy muy a gusto, el leer o ver a predicadores reconocidos y movimientos reformados tratando de herejes a los arminianos …… o diciendo que son nuestros hermanos pero están engañados o que son salvos pero no conocen a Cristo, o que nosotros los reformados tenemos que reevangelizar a latinoamerica o que ellos creen un evangelio a medias, osea un falso evangelio, los ven como la burra de balaam (Dios se manifiesta en ellos pero no hay una relación profunda), bueno y asi podria seguir …… cuando encontraras un reformado que recomiende un libro de un arminiano, solo ellos tienen los mejores libros. cansa escuchar a mis hermanos estar siempre repitiendo nosotros los reformados y los reformados aca y los reformados esto y aquello etc etc …..
    Amo a mis hermanos en Cristo, si ellos quieren ocupar cualquier etiqueta o cartel con el que se sientan cómodos esta bien, se respeta 🙂 …… que el Señor nos ayude a escucharnos y respetar nuestras diferencias sin tener que molernos a palos y poder alabar a nuestro Salvador juntos por medio de su Espíritu Santo. Si a la armonía del cuerpo de Cristo, su novia y esposa. No al ecumenismo. la gracia de nuestro Padre Celestial siga dándoles sabiduría y amor.

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos Peregrino, encontrarnos con hermanos que tengan este sentir como el suyo, nos produce verdadero consuelo y motivación. Sus palabras han descrito con exactitud la triste situación en que nos encontramos: desunidos. Esta situación no es nueva, fue algo que la misma Reforma no supo solucionar, división tras división sangran al Cuerpo de Cristo, pareciera que mientras más nos separamos más puros nos creemos. Me recuerda cuando Pablo les recomienda Timoteo los filipenses, les dice: ” Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús”. me recuerda también a Clemente de Roma escribiéndole a la Iglesia de Corinto, después de la muerte de Pablo, exhortándoles a sacrificar sus ambiciones y puntos de vista personales, en pos de la unidad. O por el contrario, al obispo Novaciano, uno de los primeros líderes intolerantes de la iglesia primitiva, llamándose a sí y a los suyos “los puros”, los demás cristianos que no pensaban como él eran impuros. Hoy veo muchos arminianos y de otras vertientes, disfrutando de los libros de los puritanos, de Spurgeon, de Brainerd, de Edwards, de Bunyan… Por el contrario, me encuentro con algunos líderes reformados que literalmente prohíben a sus miembros leer algo que no sea de corte calvinista, o al menos los asustan de tal forma que les privan del “derecho” de conocer que piensa el prójimo. Vivimos en una época donde la teología se aprende de memes, frases que repiten sin conocer ni el contexto, ni el punto de verdad que contienen, o si son simples falacias. Me quedo asombrado cuando veo por todos lados la frase: “Los arminianos son como los católicos, creen que serán salvos por obras” Cuando eso es totalmente contrario a la enseñanza arminiana. En toda su vida no han leído ni un libro de Wesley, mucho menos han leído a Arminio (creo que ni siquiera han leído completo Institución de la Religión Cristiana de Calvino y se jactan de ser calvinistas) pero juzgan según lo que leyeron en un meme subido en una página de “sana doctrina” (como les gusta llamarse. Estimado, hay una verdad suprema: toda la Ley, los profetas y el Evangelio mismo se resume en esto: Amarás a Dios por sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo, quien no cumple esto ni tiene sana doctrina, ni doctrinas de la Gracia, ni Gracia ninguna para la doctrina. Un abrazo fraternal estimado Peregrino, que el Señor nos encuentre buscando, no lo propio, sino lo que es de Él: la unidad de la amada Iglesia. Bendiciones, tu hermano en Cristo, Gabriel.

      Me gusta

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s