Casa de Oración

Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.”  Marcos 21:12-13

El lugar histórico, donde se desarrolló el extraordinario suceso que acabamos de leer, ya no existe, no ha quedado piedra sobre piedra de aquel Templo de Jerusalén; pero Dios ha elegido otro lugar, no hecho de mano, para su morada:

1 Corintios 3:16  ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

Tú y yo somos literalmente casa de Dios, templo del Espíritu Santo, así que bien podríamos imaginarnos a Jesús recorriendo “su” casa; paseando por el atrio, el Lugar Santo, el Lugar Santísimo…

– Señor, ¡mira que piedras!, ¡que orden!, ¡que intelecto, que biblioteca, cuántos conocimientos!, ¡cuántas ceremonias y que culto más bonito!, ¡cuántos levitas y qué bien suena esa música!, ¡que esplendidez en la ropa de los sacerdotes!, ¡cuánto trabajo, todos los ministros corriendo para hacer sus tareas!… ¿Señor?… ¿no ves todo esto, no te alegras?

Pero el Señor no está prestando atención a todas estas “grandes piedras”, sigue buscando con su mirada la señal distintiva de su templo: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho…

¿En qué has convertido el Templo de Dios? Si tuvieras que poner una palabra que defina la característica principal por la cual eres conocido en el cielo, en la tierra y en los infiernos ¿qué pondrías? Adelante, te dejo el espacio para que lo pongas aquí: Mi vida es Casa de……

¿Has podido poner “oración” en el espacio en blanco? Ya sabes que esa es la señal distintiva del templo de Dios; si falta eso, entonces no es una casa, es una cueva donde acumulas cosas para ti, pero que no honran verdaderamente a Dios, para Él solo son piedras, o tesoros mal habidos.

Si el incienso de tu oración no está subiendo libremente hasta el Trono, si la luz del Trono no está descendiendo libremente hasta tu vida; es porque estás en una cueva. Hoy es una buena oportunidad para que comiences a ver los cielos abiertos y se disipen tus penumbras, empieza a ejercitarte en la oración porque fuiste llamado a ser Casa de Oración, no cueva de ladrones.

“Toda la vida del cristiano puede llamarse oración”

(Orígenes)

∼o∼

“es por medio de la oración principalmente,

como nos acercamos a Dios”

(Ambrosio de Milán +397 d.C.)

∼o∼

“A la naturaleza de Dios corresponde el escuchar,

pero a nuestra naturaleza corresponde el orar para ser escuchados”

(Hilario de Poitiers +367 d.C.)

∼o∼

Si eres Casa de Oración, no temerás al adversario

“La oración hace que se esté con Dios,

y el que está con Dios está al abrigo de todo adversario”

 Gregorio de Niza (+ 394 d.C.)

∼o∼

“La oración hiere más lejos que una flecha.

 Armémonos, pues, durante esta semana de ayunos, oraciones y vigilias,

para que, por la misericordia de Dios,

rechacemos la ferocidad de los enemigos y los engaños de los herejes”

(Máximo de Turín – comienzo del s. V)

∼o∼

Si eres Casa de Oración, menospreciarás los tesoros de este mundo, y no te faltarán en el cielo.

“Si eres sufrido, orarás con alegría. 

Renuncia a todo para ganarlo todo”

 Evagrio (+ 399 d.C.)

∼o∼

“La oración nos hace ver lo que nos falta, 

y obtiene y logra de Dios, que no nos falte nada”

(Alfonso Rodríguez +616 d.C.)

∼o∼

Si eres Casa de Oración, no te faltará sabiduría.

“Si eres teólogo, orarás de verdad, 

y si oras de verdad, eres teólogo”

 Evagrio (+ 399 d.C.)

∼o∼

Si eres Casa de Oración, no te faltarán las fuerzas.

“La oración es un buen escudo para nuestra fragilidad” 

(Ambrosio De Milán +397 d.C.)

∼o∼

Si eres Casa de Oración no te faltará la comunión con tu Dios.

“Oras, hablas al esposo; lees, él te habla” 

(Jerónimo)

∼o∼

“Tu oración es una palabra a Dios: cuando lees, Dios te habla;

cuando oras, tú hablas a Dios”

Agustín (+430 d.C.)

∼o∼

“Hablamos a Dios, aspiramos hacia Él y respiramos en Él,

 y mutuamente Él inspira y respira en nosotros” 

(Francisco de Sales)

∼o∼

“La oración es un intercambio de miradas

entre Dios y nosotros”  

(Luis de Granada + 1588)

∼o∼

Si eres Casa de Oración, tu obra será completa.

“El que actúa y no ora,

eleva sus manos pero no su corazón”

(Gregorio Magno +604 d.C)

∼o∼

Si tu vida puede ser llamada Casa de Oración, es que estás cumpliendo con la razón de tu vida

“La razón principal para orar es:

que el mismo Señor ha orado” 

(Tertuliano)

∼o∼

“¿No sabéis que habéis nacido para tener

una conversación perpetua con Dios?”

(Francisco Guillaré  +1684 d.C.)

∼o∼

Si hoy tu vida se parece más a una cueva que a una casa, es momento de acercarte sinceramente ante el Trono de Gracia para hallar socorro. Una vida de oración no se forja de un día para el otro, es un trabajo de perseverancia: primero gatear, luego caminar, más tarde correr, y por último volar. Empieza confesando tu debilidad, lo mucho que te cuesta permanecer y perseverar en oración. Pero comienza hoy a hacerlo, aunque solo sea implorando una y otra vez:  ¡Señor, enséñame a orar!

“Es en la medida en que hayas llegado en tu oración

por encima de toda otra alegría,

como habrás encontrado finalmente,

en toda verdad, la oración”

(Evagrio + 399 d.C.)

∼o∼

“El que poco ama, poco ora, y el que mucho ama,

mucho ora”

Agustín (+430)

∼o∼

Artículo de Gabriel Edgardo LLugdar para Diarios de Avivamientos – 2017

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

∼o∼

 

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Un hermano simplemente, que anhela ser siervo de los siervos de mi Señor, dando de gracia lo que de gracia he recibido. Miembro de la Iglesia, la que está formada por todos aquellos que en cualquier lugar del mundo invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, independientemente de la denominación que sean. Combatiendo ardientemente por la fe que una vez fue dada a los santos, pero no combatiendo contra los hermanos, sino junto a los hermanos. Conozco a Cristo, pobre y crucificado, no necesito más nada.
Esta entrada fue publicada en Escritores Mísitcos, Escuela Bíblica, Frases de cristianos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s