Guerra espiritual o los Guerreros de la galaxia – Capítulo I

Un defensor de la galaxia me escribió, en sutil tono despectivo, que como Diarios de Avivamientos no habla sobre “guerra espiritual” le pareció una página “poco provechosa”. Con los años, uno aprende a ser más rápido en el arte de distinguir la variedad de flora y fauna que hay dentro del cristianismo (o de la galaxia en este caso), y no hace falta indagar mucho para descubrir qué se esconde detrás de una pregunta, reproche o sugerencia. Y sé que no se está refiriendo a la guerra espiritual que es propia de la Iglesia en su desarrollo histórico, y en la cual creo obviamente; sino que en este caso se refiere a las excéntricas doctrinas que surgieron el siglo pasado.

Una ex-satanista se convierte en evangélica y comienza a escribir libros para develar, a los pobres e ignorantes cristianos, los misterios de la guerra espiritual que por siglos “ha desconocido la iglesia y la han mantenido en una contínua derrota frente al ejército de las tinieblas”. Y como los cristianos somos propensos a cambiar la Biblia por el cuento mágico más novedoso, nos hemos quedado con la boca abierta escuchando las trepidantes aventuras que se vivieron en el lado oscuro.

Pero debo confesar, honestamente, que así como no me interesa saber lo que una prostituta hacía antes de rendirse a Cristo, tampoco me interesa saber lo que una satanista hacía antes de ser cristiana; si el Señor borró con su sangre nuestros pecados no tenemos porqué reescribirlos continuamente. Por lo tanto, quien se convierta a Cristo que se siente, oiga y aprenda de la Iglesia a vivir en nueva vida, y no pretenda enseñarle a la Iglesia según lo que él haya vivido en su vieja vida.

Tenemos un ejemplo en la Biblia

Pero había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es el gran poder de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.   (Hechos 8:9 -13 R.V. 1960)

La Biblia no nos dice nada más de él, pero la tradición cristiana nos relata que Simón se constituyó en maestro y fue algo así como el padre del gnosticismo-cristiano:

“Este mismo Simón simuló creer, porque pensaba que los Apóstoles por sí mismos realizaban las curaciones por obra de magia y no por el poder de Dios… y ofreció dinero a los Apóstoles para que le dieran el poder de conferir el Espíritu Santo a quienes él quisiera. Pedro le dijo: Quédate con tu dinero para tu perdición, porque quisiste conseguir con dinero el don de Dios. Desde entonces creyó aún menos en Dios y, decidiendo competir por ambición con los Apóstoles, a fin de aparecer él mismo lleno de gloria, se puso a estudiar aún más la magia, a tal punto que llenaba de admiración a muchas personas. Él vivió en tiempos del César Claudio, el cual, según se dice, lo honró con una estatua por motivo de sus artes mágicas… Simón el samaritano, del que se originaron todas las herejías (enseñaba que) como los ángeles gobiernan mal el mundo, porque cada uno de ellos quiere ser el que manda, él habría venido para corregir las cosas y habría descendido en forma semejante a los Principados, Potestades y Ángeles. No siendo un hombre, quiso aparecer como hombre entre los hombres, y así imaginan que él sufrió en Judea, cuando en realidad no padeció. También dijo que los Ángeles constructores del mundo habrían inspirado a los profetas las profecías. Por eso quienes creían en Simón y Elena, no debían preocuparse mucho de ellos (de los profetas) ni poner en ellos su esperanza; sino, como hombres libres, podían hacer lo que quisieran; porque lo que salva a los hombres sería la gracia que él les concedía, y no las obras buenas… sus místicos sacerdotes viven libidinosamente, hacen actos de magia, cada uno de ellos como puede. Usan de encantos y exorcismos. También se ejercitan fervorosamente haciendo filtros, conjuros, interpretación de los sueños y todo tipo de prácticas semejantes… De ellos sacó su origen la falsamente llamada gnosis, como es fácil conocer de sus mismas afirmaciones.”    (Ireneo, obispo de Lyon, siglo II d.C. – Contra los Herejes – Libro I. 23.1, 2, 3, 4)

Simón quiso ser maestro antes que discípulo, y pretendió dar cátedra a los ministros que Dios había designado legítimamente. En lugar de sentarse humildemente a los pies de ellos para aprender, buscó impresionar con sus conocimientos espirituales, y para ello desarrolló toda una absurda doctrina gnóstica; terminó siendo maestro de herejías y arrastrado a miles tras de sí.

En la actualidad, en una página de guerra espiritual, uno puede encontrar la siguiente afirmación: (el remarcado en negrita es mío)

Los grandes exponentes de la Guerra Espiritual, nos declaran las revelaciones del Señor y lo que a través del Espíritu Santo fueron recibiendo para obtener una nueva estrategia de oración.

¿Comprenden el peligro de esta afirmación? Desglosemos en tres palabras claves lo que acabamos de leer: revelaciones – recibiendo – nueva. Este recibir nueva revelación es la base de toda herejía, de toda desviación o desvarío espiritual. Unos “pocos escogidos” reciben revelación que está oculta al resto de los cristianos. Si no creen que es así, sigan leyendo esta “profecía” de uno de los maestros de la “guerra espiritual”

No todos mis siervos han recibido una espada de fuego ante la cual Satanás, sus principados, gobernadores y potestades, tiemblen. Pero aquellos a quienes yo he escogido para librar batalla contra estos poderes espirituales más elevados, verán y experimentaran cosas mayores si sus corazones permanecen cerca de mí. Nadie los puede arrebatar de mi mano. Nadie puede dañarlos. Son mis escogidos y Satanás lo sabe. ”  (Tomado del libro: Lucha contra Principados Demoníacos)

Analicemos solamente la primera afirmación: “No todos mis siervos han recibido una espada de fuego ante la cual Satanás, sus principados, gobernadores y potestades, tiemblen” ¿No es esto un verdadero disparate? Tomemos a continuación, este texto de las Escrituras que tanto les gusta manipular a los guerreros de la galaxia:

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.     (Efesios 6:12-13 RV. 1960)

¿Y qué dice cuatro versículos más abajo?

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.    (Efe 6:17 RV. 1960) 

¿Cuál es la espada que reciben los cristianos? La Palabra de Dios ¿Y cómo dicen entonces (o le hacen decir a Dios, pues es una supuesta profecía), que no todos sus siervos reciben esa espada? Porque a estos “guerreros espirituales” les gusta creer que son algo así como una brigada de élite, el equipo SWAT de la Iglesia. Les encanta hablar en términos casi místicos, auto-proclamarse como los escogidos que conocen los planes secretos de Satanás, los valientes que pelean grandes batallas mientras los demás cristianos duermen: “Son mis escogidos y Satanás lo sabe” … la galaxia está segura.

Leamos alguna otra descripción que se hacen de sí mismos:

En los últimos años Dios está revelando a sus siervos una nueva manera de confrontar los poderes del enemigo y no solo eso sino que también los está capacitando a través de la Cartografía Espiritual, para derribar los altares que fueron establecidos desde la antigüedad y que aún hoy en día siguen vigentes y tienen dominados territorios y ciudades, vecindarios y comunidades.

No hace falta ser un experto en “Cartografía Espiritual” para corroborar que los términos “revelación” y “nuevo” siempre están presentes en la boca de estos “siervos especiales”. Es verdad que el hombre continuamente está buscando novedades, como también es verdad que no hay nada nuevo bajo el sol; las modas pueden llenar las portadas de las revistas hoy, pero mañana pasan de moda. No debemos buscar novedades, sino volver al original, al estándar de la iglesia apostólica. Lean el siguiente “plan de ataque” de estos autodenominados guerreros espirituales, y comparen si hay alguna semejanza con la forma de hablar del apóstol Pablo:

En la Cartografía Espiritual, es importante, definir claramente el trazado de las ubicaciones de cada centro ocultista. Por medio de la triangulación, las fuerzas del mal intentan controlar los sectores, utilizan la geometría mágica y el trazado de las líneas ley. Esto quiere decir que tratan de ubicarse de forma tal que encierran a los templos evangélicos, dado que representan una amenaza importante para la obra de Satanás en una región determinada. Es en este caso que la iglesia local debe tomar la autoridad y romper todas las líneas de poder creado por los espíritus territoriales.”    (tomado de una página especializada en guerra espiritual)

En primer lugar diré que toda esta palabrería además de no ser bíblica, es mentira. Pues en el país de donde pertenece esa página hay muchísimos más templos evangélicos que centros ocultistas, en realidad son los evangélicos quienes tienen rodeados a los otros. Y la “atmósfera espiritual” de las ciudades son iguales que siempre, la sociedad no ha notado ninguna mejora, las congregaciones evangélicas crecen pero no impactan al vecindario. Y no le echemos la culpa a la “geometría mágica”, la “triangulación”, o el “trazado de las líneas ley”… ¿alguna palabra bíblica?… Si los cristianos no están llenos del Espíritu Santo  y viven en santidad no cambiará nada a su alrededor.

En segundo lugar, el apóstol Pablo habla de la armadura del cristiano, y menciona la verdad, la justicia, el evangelio de la paz, la fe, la salvación y la palabra de Dios. No somos cazadores de demonios, ni necesitamos de nuevas estrategias y revelaciones para sorprender y derrotar al enemigo. Pablo nos dice que en este mundo de engaños nos ciñamos con la verdad, en este mundo de injusticias nos revistamos de justicia, en un mundo en guerra llevemos la paz del evangelio; que tomemos el escudo de la fe, no para tirárselo por la cabeza al diablo, sino para apagar las flechas encendidas que nos arroja el maligno; que la salvación sea nuestro casco para que todo lo que pensemos sea a la luz de la eternidad; y la Palabra de Dios nuestra espada (Jesús, en la tentación del desierto, respondió al diablo: Escrito está… Escrito está… Escrito está. No dijo: Te ato… Te ato… Te ato)

El apóstol Pablo nos dice que tomemos la armadura espiritual para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Nos dice que la armadura es para resistir, que es la misma palabra que usa Santiago:

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.  (Santiago 4:7)

Este resistid transmite la idea de pónganse en pie frente al diablo. Por eso el texto comienza con  Someteos, pues, a Dios; es como decir: mientras estén de rodillas delante de Dios estarán de pie delante del diablo; si se inclinan ante Dios no tendrán que inclinarse ante el diablo; si ceden a la voluntad de Dios no terminarán cediendo a la tentación del diablo. No hace falta ir muy lejos para comprender este contexto, en el versículo inmediatamente anterior dice así:

Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes    (Santiago 4:6 b RV 1960) 

Afirma que Dios resiste al soberbio. Usa también el término resistir, con la diferencia que aquí este resistir era originalmente un término militar. Dios se opone y combate a aquel que no se humilla, no se inclina, no se arrodilla ante Él. Al cristiano, que es el que se arrodilla delante de Dios, se le manda resistir en el sentido de permanecer de pie ante el diablo; no que vaya corriendo detrás del diablo o sus demonios para cazarlo. Porque ese resistid no es una orden militar de atacar, sino sencillamente de permanecer de pie, estar firmes, no retroceder, no ceder, no rendirse, no inclinarnse ante…

¿Cual es el ataque preferido de Satanás? No hace falta que consulten la “Cartografía espiritual” o un manual de “guerra espiritual“, pues está en la Biblia:

Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,  y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.    (Mateo 4:8)

Satanás quiere que te inclines, te arrodilles ante él; y no te forzará, sino que te seducirá, te ofrecerá lo que más te gusta, o tus sueños, o tus metas; por un camino más rápido y menos doloroso. La Biblia te manda a arrodillarte delante de Dios para permanecer de pie delante del diablo. La Biblia no te manda a que persigas al diablo, porque es más rápido que tú. La Biblia no te manda a que pelees con el diablo, porque es más fuerte que tú. La Biblia ni siquiera te manda que hables con el diablo, porque es más astuto que tú (Eva mantuvo una conversación con el diablo y mira como terminó). La Biblia te manda a permanecer de pie y firme, y si alguna vez tienes que responder al diablo, que no sea con tus palabras, sino que puedas decir: Escrito está… Escrito está… Escrito está…

Continuará…

Artículo de Gabriel Edgardo LLugdar para Diarios de Avivamientos – 2017 ©

 

 

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Compartiendo las gloriosas páginas de la Historia de la Iglesia.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Frases de cristianos, Uncategorized, Videos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Guerra espiritual o los Guerreros de la galaxia – Capítulo I

  1. José Hernández dijo:

    Saludos en el amor de Cristo hermano Gabriel.
    Excelente aclaratoria para un gran grupo de cristianos que se consideran como el único ejército que lucha contra las potestades y es tan así que están convencidos estar llenos del don del Espíritu Santo por encima de otros hermanos. También para aquellos que consideran que eso es así. Por eso es que el Señor nos manda a que meditemos de día y de noche en su palabra, para guardarla y hacer conforme a ella. (Josué 1:8). Creo que te van a llegar muchos comentarios controversiales referentes al tema, pero es necesario que los cristianos tomemos nuestro lugar como lo indica la palabra de Dios.
    Deseo recibir pronto el próximo capítulo para mayores reflexiones.
    Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos hermano José, bueno, por ahora se lo han tomado bastante bien al tema, al menos por aquí no ha caído ninguna piedra! Creo que la verdadera lucha en oración e intercesión, por culpa de estos caza-fantasmas o caza-demonios, se ha degenerado en una especie de misticismo, y hasta de fetichismo supersticioso: escobas ungidas, jabones ungidos para limpiar el hogar de maldiciones, aceite ungido para colocar en los cuatro puntos cardinales de una ciudad para romper ataduras, y un largo etcétera de cosas increiblemente ridículas que observo, y que tristemente son aceptadas sin más por algunos creyentes. Estoy leyendo un libro muy famoso, el de Rebeca Brown, “El vino a traer libertad a los cautivos”, creo que ni Walt Disney llegó a tener tanta imaginación, espero poder compartir algo de eso pronto, si los guerreros de la galaxia me lo permiten. Bendiciones hermano.

      Me gusta

  2. darichar2016 dijo:

    Muy bueno el articulo Gabriel, y también en espera de la segunda parte. Yo participé en esas cosas hace un tiempo, pero Dios mismo me saco de todo eso. Vengo de la Iglesia Universal (la de la palomita) donde me hacían caminar sobre la sal, me daban diferentes objetos por una ofrenda (cuanto mayor el billete mucho mas efectivo el objeto), tenia que tocar el manto para ser sano y tantas otras cosas, y al final uno le atribuía poder a esas cosas y no a Dios. Salía enojado con Dios de esos lugares, pero El en su infinita misericordia siempre me guió.
    También en otra iglesia participe de esas “tomas” de la ciudad, tirando aceite por todos lados y nada sucedió, ni avivamiento ni nada, es más la iglesia está más dividida que antes. También como se exagera en lo de reprender demonios y todo eso, como muy bien vos decís hasta algunos reprenden el espíritu de calvicie.
    El libro de Rebeca Brown lo leí hace un tiempo y sinceramente lo que allí se describe es de una imaginación tremenda, los guerreros se la galaxia se quedan cortos!!
    Un fuerte abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Darichar, yo no había leído el libro de Rebecca Brown hasta ahora, y la verdad es que no podía dejar de reírme al leerlo, más allá de la pena que me da el hecho de que haya personas que se hagan millonarias vendiéndoles engaño a los creyentes ingenuos. Reconozco que si yo lo hubiese leído 15 años atrás me lo hubiera creído todo, pero gracias doy al Señor que también me fue librando de estos fetichismos espirituales. Ninguno de esos rituales de “tomar posesión de la ciudad” etc, jamás ha dado resultado alguno ni ha traído avivamiento.Me alegra saber que Dios te sacó de esos lugares donde no se enseñaba el Evangelio. Bueno ya está lista la segunda parte, y no pude evitar el toque humorístico. Un abrazo hermano, bendiciones!

      Me gusta

      • Dario Charmey dijo:

        Bueno, justamente cuando yo lo leí, era nuevo en la fe y me lo creí todo al libro, y hasta lo publiqué en un blog que ya no existe mas (gracias a Dios). Pero luego Dios me hizo ver que era pura fábula.
        Buenísimo, ya leo la segunda parte, muchas bendiciones!

        Le gusta a 1 persona

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s