Caer al suelo en los cultos ¿es del Espíritu Santo o del diablo?

Si hablamos de genuinos Avivamientos en la historia de la Iglesia, no podemos ignorar el Gran Despertar, que es como se conoce al gran avivamiento del siglo XVIII, con extraordinarios hombres de Dios como Jonathan Edwards, John Wesley, Charles Wesley, George Whitefield y David Brainerd como protagonistas.

Fue el pastor y teólogo, Jonathan Edwards, quien nos dejó en su libro “Las Afecciones Religiosas” la siguiente advertencia:

“No es fácil apoyar lo bueno de los avivamientos religiosos y a la vez, ver y rechazar lo que en ellos está mal. Sin embargo, si queremos que el reino de Cristo prospere, sin duda, tendremos que hacer las dos cosas… Esta mezcla de religión falsa con verdadera ha sido el arma más poderosa de Satanás contra la causa de Cristo. Es por esto que nos urge aprender a distinguir entre la religión falsa y la verdadera; entre emociones y experiencias que realmente nacen de la salvación, y las imitaciones que aunque externamente atractivas y creíbles, son falsas.”

Hoy, tenemos por un lado a un grupo de creyentes que dan por válidas todas las emociones y experiencias que se manifiestan en la Iglesia, atribuyéndolas al obrar del Espíritu Santo, y paralelamente, tenemos al grupo de los que atribuyen toda emoción y experiencia al mero obrar de la carne o los demonios. Bien vale recordar otra de las advertencias de Edwards:

“Satanás divide al pueblo de Cristo y lo pone a pelear entre sí. Los cristianos riñen con gran fervor, como si esto fuera celo espiritual. El cristianismo se degenera en disputas sin sentido. Los partidos en pugna se abalanzan a extremos opuestos, dejando casi en el olvido el camino correcto que queda en medio de los dos.”

Irse a los extremos, aprobando toda manifestación externa como proveniente de Dios, o por el contrario, condenándola toda como proveniente del diablo; es olvidar el camino correcto que se encuentra en medio de las dos posturas.

Me he referido en capítulos anteriores, a aquellos ex-pentecostales quesufrieron experiencias traumáticas“, y que ahora,a salvodesde la otra orilla, nos hacen señas para que huyamos del Movimiento Pentecostal y nos unamos a ellos porqueestán libres de las manipulaciones emocionales que sufren los carismáticos“.

En estos testimonios de “ex-pentecostales” uno puede leer cosas como estas:

Las sacudidas y tembladeras no son manifestaciones del Espíritu Santo, no hay sustento bíblico para tal práctica. Cuando en los cultos hay un momento llamado “ministración”, o cuando el tiempo de alabanza se ha tornado muy espiritual, o simplemente cuando el predicador dice “vamos a imponer manos…” muchos creyentes, mayormente mujeres, empiezan a sacudirse, a temblar, y a tener movimientos similares a convulsiones, se genera un desorden y no hay ninguna parte en el Nuevo Testamento, que haga referencia a que esta práctica era común entre los cristianos del primer siglo.”  [Artículo: Porqué dejé el Pentecostalismo]

Por lo visto, este señor ignora los sabios consejos de grandes hombres de avivamiento, en cuanto a evitar tomar una postura extremista,  olvidándose de esta manera del camino correcto, que suele hallarse el medio de los extremos.

En primer lugar, responderé a la falsa afirmación de que:

Las sacudidas y tembladeras no son manifestaciones del Espíritu Santo, no hay sustento bíblico para tal práctica”.

Bien, lo que la Biblia no afirma en ningún lado es que tales manifestaciones no sean de Dios, de eso estoy seguro; por lo tanto, lo que no tiene ninguna base bíblica es la aseveración de queLas sacudidas y tembladeras no son manifestaciones del Espíritu Santo“. Pues sencillamente no hay ningún texto en las Escrituras que afirmen que el estremecimiento, o sacudida, o temblor, o caída al suelo por parte de una persona sea obra exclusiva del diablo, pero sí existen textos bíblicos que demuestran que Dios obra muchas veces de esa manera.

Este ex-pentecostal, usa el siguiente argumento para su afirmación:

y no hay ninguna parte en el Nuevo Testamento, que haga referencia a que esta práctica era común entre los cristianos del primer siglo

Por lo visto este señor es un experto en malabarismo bíblico, porque, por ejemplo, cuando se trata de “hablar en lenguas” hay mucha evidencia en el Nuevo Testamento de que era una práctica común entre los cristianos del primer siglo, y sin embargo él dice que ahora eso no está vigente. Pero cuando se trata de “temblar” o “caerse” usa como justificativo que no era una práctica habitual en el primer siglo. ¿quién lo entiende? Eso es sencillamente usar la Biblia a conveniencia, es decir manipularla a mi antojo.

Una de las característica de los ex-pentecostales, es que juzgan la experiencia de los demás de acuerdo a su propia experiencia traumática, lo cual produce un veredicto parcial, por lo tanto injusto. Sigamos leyendo lo que dice este “arrepentido”

“Las caídas no son genuinas. He visto que los pastores “mecen” a las personas ya sea al tomarlas de los hombros, de la cabeza o del torso, en algunos casos son ligeramente empujados hacia atrás. Algunas otras son productos de las emociones y casi siempre asociadas a la presencia de un orador o predicador.  Pocas han sido las veces que alguien se ha caído por el genuino poder de Dios, y las vidas de esos creyentes han sido transformadas tremendamente. Sé de casos de grandes hombres de la historia que comentan sobre estas caídas o trances, pero en 16 años de pentecostalismo que he vivido, nunca vi una experiencia similar. La mayoría de veces son sólo experiencias emocionales. Tampoco hay base bíblica para esto, no hay registro que sea una práctica en la iglesia neotestamentaria.”  [Artículo: Porqué dejé el Pentecostalismo – Jesús Paredes]

La base argumental de este señor es: “las caídas no son genuinas… en 16 años de pentecostalismo que he vivido, nunca vi una experiencia similar...” Y deberíamos suponer que esto es cierto solo porque lo dice él, asumiendo una especie de infalibilidad papal, con la cual su experiencia personal debe ser la regla de fe y de conducta para todo el mundo: si él no vio algo ese algo no debe existir. Pero nosotros fundamentaremos nuestra postura en la Biblia y en la Historia de la Iglesia, e intentaremos llegar a una conclusión imparcial, por lo cual no usaré mi experiencia personal, ni testimonios de pentecostales, solo la Biblia y el testimonio de algunos personajes históricos del calvinismo. 

Permítame aclararle que el temblar, o sacudirse, o caer al suelo, no es una “práctica”, sino una manifestación corporal esporádica que puede [o no] evidenciar una obra interna del Espíritu Santo. No es una manifestación del Espíritu Santo, sino una manifestación o reacción del cuerpo de la persona en la cual puede estar obrando el Espíritu Santo. Y por más que le pese a este señor, en la Biblia hay mucha evidencia de ello, y sí, efectivamente, las emociones no están disociadas de las experiencias o manifestaciones físicas en la vida espiritual. Leamos lo que dice el teólogo calvinista Jonathan Edwards

“Cuando recibimos al Espíritu Santo, las Escrituras dicen que somos bautizados en “Espíritu Santo y fuego” (Mateo 3:11). Este “fuego” representa las emociones santas que el Espíritu produce en nosotros haciendo que nuestros corazones ardan dentro de nosotros (Lucas 24:32)… Dios, quien nos creó, no solo nos ha dado emociones, sino que también ha hecho que sean muy directamente la causa de nuestras acciones… Atrevidamente afirmo que jamás verdad espiritual alguna cambió la conducta o la actitud de una persona sin haber despertado sus emociones. Nunca un pecador deseó la salvación, ni un cristiano despertó de frialdad espiritual, sin que la verdad hubiera afectado su corazón. ¡Así de importantes son las emociones!.. Algunas personas condenan toda emoción fuerte. Albergan prejuicios en contra de todo el que tenga sentimientos poderosos y vivos acerca de Dios y las cosas espirituales. Instantáneamente asumen que tales personas sufren de algún engaño. Sin embargo, si, como acabo de comprobar, la religión verdadera tiene mucho que ver con nuestras emociones, se desprende que la abundancia de la verdadera religión en la vida de una persona resultará en plenitud de emoción… Esto, pues, demuestra que la existencia de fuertes emociones religiosas no es necesariamente una señal de fanatismo.
Erramos gravemente si condenamos a la gente de exaltada simplemente porque sus emociones son fuertes e intensas.” [Jonathan Edwards – Las Afecciones Religiosas]

El ámbito espiritual afecta y mueve al ámbito emocional o anímico, y el ámbito emocional o anímico afecta y mueve al ámbito físico. Si estoy feliz, seguramente habrá una expresión física en mi rostro, llamada sonrisa. De igual manera, si estoy triste se notará en mi aspecto exterior.  Nuestro cuerpo no está disociado de nuestras emociones, ni nuestras emociones están disociadas de nuestro espíritu, lo que afecta a uno puede afectar al resto. Si el Espíritu Santo obra en mi espíritu o en mi alma ¿por qué no puede mi cuerpo verse afectado por ello? Obviamente, no todos reaccionamos igual ante los mismos estímulos, ni todos exteriorizamos nuestras emociones de igual forma, ni nuestros cuerpos reaccionan idénticamente a otros.

Ante la presencia sobrecogedora de la divinidad, no todas las personas reaccionan igual, pero veamos que dicen las Escrituras con respecto a los efectos físicos de la presencia de Dios.

El profeta Daniel tenía más experiencias físicas que cualquier pentecostal de hoy día:

Daniel 8:15,18,27 Y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mí uno con apariencia de hombre…  Mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó, y me hizo estar en pie…  Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía.

Daniel 10:7-9,15-17 Y sólo yo, Daniel, vi aquella visión, y no la vieron los hombres que estaban conmigo, sino que se apoderó de ellos un gran temor, y huyeron y se escondieron.
Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno.
Pero oí el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, caí sobre mi rostro en un profundo sueño, con mi rostro en tierra. Y me dijo: Daniel, varón muy amado, está atento a las palabras que te hablaré, y ponte en pie; porque a ti he sido enviado ahora. Mientras hablaba esto conmigo, me puse en pie temblando… Mientras me decía estas palabras, estaba yo con los ojos puestos en tierra, y enmudecido.  Pero he aquí, uno con semejanza de hijo de hombre tocó mis labios. Entonces abrí mi boca y hablé, y dije al que estaba delante de mí: Señor mío, con la visión me han sobrevenido dolores, y no me queda fuerza.
¿Cómo, pues, podrá el siervo de mi señor hablar con mi señor? Porque al instante me faltó la fuerza, y no me quedó aliento. [RV-1960]

El profeta Ezequiel se quedó atónito por varios días:

Ezequiel 3:14,15 Me levantó, pues, el Espíritu, y me tomó; y fui en amargura, en la indignación de mi espíritu, pero la mano de Jehová era fuerte sobre mí.  Y vine a los cautivos en Tel-abib, que moraban junto al río Quebar, y me senté donde ellos estaban sentados, y allí permanecí siete días atónito entre ellos. [RV-1960]

Ante la revelación del Yo soy, de Jesús, las personas se desplomaron

Juan 18:4-6 Jesús, que sabía todo lo que le iba a suceder, les salió al encuentro. —¿A quién buscan? —les preguntó.  —A Jesús de Nazaret —contestaron. —Yo soy.  Judas, el traidor, estaba con ellos. Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», dieron un paso atrás y se desplomaron. [NVI]

La mujer que fue sanada de flujo de sangre, quedó temblando después del milagro

Marcos 5:33 Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad. [RV-1960]

El apóstol Juan cayó como muerto ante la manifestación del Señor

Apocalipsis 1:17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; [RV-1960]

Moisés temblaba ante la presencia de Dios

Hechos 7:31,32 Entonces Moisés, mirando, se maravilló de la visión; y acercándose para observar, vino a él la voz del Señor:  Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob. Y Moisés, temblando, no se atrevía a mirar. [RV-1960]

Pablo no solo se cayó al suelo, sino que temblaba cuando tuvo su encuentro con Cristo,

Hechos 9:3-6 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?  El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

Lo mismo le pasó al carcelero de Filipo, y no era miedo a lo humano pues antes había sacado la espada para quitarse la vida, era temblor ante lo sobrenatural que había acontecido,

Hechos 16:29-30 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;  y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

Hay suficiente evidencia bíblica sobre el hecho de que ante la presencia de lo celestial, el cuerpo humano es afectado de diversas maneras. Leamos que opina de esto el mencionado teólogo, Edwards,

“Las emociones espirituales, cuando poderosas y fuertes, indudablemente son capaces de producir grandes efectos corporales. El salmista dice, “Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo” (Salmo 84:2). Aquí vemos una clara distinción entre corazón y carne, y la experiencia espiritual afectó a ambos. Otra vez dice, “Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela” (Salmo 63:1). De nuevo se ve la clara distinción entre alma y carne… Las Escrituras nos relatan revelaciones de la gloria de Dios que tuvieron fuertes efectos corporales en aquellos que las recibieron. Por ejemplo, Daniel: “No quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno” (Daniel 10:8). La reacción del apóstol Juan a una visión de Cristo fue esta: “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies” (Apocalipsis 1:17). De nada sirve objetar que estas fueron revelaciones externas y visibles de la gloria de Dios, más bien que espirituales. La gloria externa era una señal de la gloria espiritual de Dios. Daniel y Juan lo habrían entendido así. La gloria externa no los sobrecogió solo por su esplendor físico, sino precisamente porque era una señal de la infinita gloria espiritual divina. Sería presumir, decir que en nuestros días Dios nunca da a creyentes vistazos espirituales de su belleza y majestad los cuales producen efectos corporales similares.” [Jonathan Edwards – Las Afecciones Religiosas]

De todos modos, en la iglesia primitiva, no solo los creyentes temblaban, sino los edificios también: Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló [Hechos 4:31]  Si a la presencia de Jehová tiembla la tierra [Sal 114:7] ¿es cosa increíble que un humano también tiemble ante esa presencia?

El argumento que esgrime este señor “ex-pentecostal”, va variando según su conveniencia; primero dice que – Las caídas no son genuinas, porque según él – no hay base bíblica para esto, no hay registro que sea una práctica en la iglesia neotestamentaria. Bien, ya hemos visto que tanto en el A.T. como en el Nuevo Testamento hay casos de caídas, y aunque este señor sigue confundiendo “práctica”·con “manifestación física” luego afirma lo siguiente:Sé de casos de grandes hombres de la historia que comentan sobre estas caídas o trances. Pues sí, al menos no llega a tanto su descaro como para negar estos hechos históricos. 

Es bien sabido que en las predicaciones al aire libre de George Whitfield, las personas se estremecían, temblaban, gritaban y caían como muertas al suelo. Como dijo Martyn Lloyd-Jones de él: “los hombres quedaban aterrorizados, asustados y en agonía de alma cuando lo oían” La primera vez que predicó en una iglesia, hubo una queja formal de que15 personas enloquecieron al escuchar el sermón” [Martyn Lloyd-Jones – Conferencia: Calvino y Whitefield]

George Whitefiel

El mismo Whitefield escribía en sus diarios personales: 

“¡Oh, cuántas lágrimas se derramaron en medio de fuertes clamores por el amor del querido Señor Jesús! Algunos desfallecían y cuando recobraban las fuerzas, al escucharme volvían a desfallecer. Otros gritaban como quien siente el ansia de la muerte. Y después de acabar el último discurso, yo mismo me sentí tan vencido por el amor de Dios, que casi me quedé sin vida… La Palabra era más cortante que una espada de dos filos, y los gritos y gemidos tocaban al corazón más endurecido. Algunos tenían semblantes tan pálidos como la palidez de la muerte; otros se retorcían las manos, llenos de angustia; otros más cayeron de rodillas al suelo, mientras que otros tenían que ser sostenidos por sus amigos para no caer. La mayor parte del público levantaba los ojos a los cielos, clamando y pidiendo misericordia de Dios.” [George Whitefield – Biografía de Grandes Cristianos – Orlando Boyer]

Podría mencionar a otro calvinista famoso, el misionero David Brainerd, quien en su diario personal nos narra el siguiente suceso: 

“Una joven india, que, según creo, nunca había sabido que tenía alma, ni había pensado en cosa semejante, al oír que había algo extraño entre los indios, vino, según parece, para averiguar la cosa… y cuando le dije que en aquel momento tenía intención de ir a predicar a los indios, se puso a reír y pareció burlarse; pero sin embargo, se fue a donde ellos estaban.
No había avanzado mucho en mi mensaje público antes de que ella misma sintiera de modo efectivo que tenía alma; y antes de haber concluido mi plática, se sentía reargüida de su pecado y de miseria, y tan afligida en la preocupación por la salvación de su alma, que parecía que la hubieran atravesado con un dardo, y lloraba en alta voz incesantemente. No podía sostenerse de pie ni sentada, y tenían que sujetarla. Después que hubo terminado el servicio público se echo sobre el suelo, orando con fervor, y no hacía caso de nada, ni contestaba a nadie que le hablara… Ella siguió diciendo esto incesantemente durante horas. Este fue verdaderamente un día sorprendente del poder de Dios, y me pareció bastante para convencer a un ateo de la verdad, importancia y poder de la Palabra de Dios.”  [Diario Personal de David Brainerd – Agosto 1745]

David Brainerd

Veamos ahora lo que pasó en los avivamientos de los Puritanos. En el valle de Dedham, allá por el siglo XVII, había un predicador puritano llamado John Rogers, hombre lleno del Espíritu de tal manera que las personas decían “Vamos a Dedham para conseguir un poco de fuego”.  Thomas Goodwin, que fue a ver aquello, relató que “… la gente estaba en general  inundada con sus propias lágrimas; y él mismo, cuando salió y fue a tomar el caballo para irse, tuvo que colgarse un cuarto de hora sobre el cuello de su caballo llorando, antes de que él tuviera fuerza para montar, una muy extraña impresión estaba allí en él y generalmente sobre la gente”  [Iain Murray – La Esperanza Puritana]

Los Puritanos

Otro puritano, Robert Fleming, nos narra que sucedía en aquellos avivamientos : 

“Aquí debo dar un ejemplo muy solemne de la comunicación extraordinaria del Espíritu, que sucedió aproximadamente en el año 1625 en el oeste de Escocia, mientras que ardía la persecución de la iglesia por parte del partido Prelático; la chusma profana de la época llamó a esto la enfermedad del Stewarton, sucedió primero en esa parroquia, pero después a través de gran parte de ese país, particularmente en Irvine, adscrito al Ministerio del famoso Señor Dickson, donde se puede decir fue más notable, (tanto que diversos ministros y cristianos todavía vivos pueden ser testigos) que durante un tiempo considerable, pocos días de reposo pasaron sin algunos evidentemente convertidos y algunas pruebas convincentes del poder de Dios acompañando a su Palabra; sí, que muchos eran tan sofocados y tomados por el corazón, y a través del temor del Espíritu en tal medida convencidos de pecado, que al escuchar la Palabra caían y eran cargados fuera de la iglesia, y después demostraban ser los más sólidos y vivos cristianos… Verdaderamente, esta gran marea, que puedo llamar tan del Evangelio…  avanzaba de un lugar a otro, lo cual puso un brillo maravilloso en estas partes del país, esto trajo el deseo a muchas otras partes del país para ver la misma verdad.”  [Iain Murray – La Esperanza Puritana]

Podríamos mencionar multitud de casos a través de la Historia de la Iglesia y de los avivamientos, donde el temblar, el estremecerse, o el caer al suelo formaban parte de las manifestaciones físicas normales que se producían por la abrumadora presencia de Dios y la predicación poderosa del Evangelio; pero creo que con los mencionados serán suficientes para las mentes y corazones sinceros. Los pentecostales no hemos inventado nada extraño, simplemente creemos en lo que a través de los siglos la Iglesia ha experimentado en sus avivamientos.

Por supuesto que el mero hecho de temblar, o el caerse en un culto no significa que sean obra de Dios, y también es cierto que algunos predicadores neo-pentecostales han hecho de esto un circo, pero que un extremo no nos haga huir hacia el otro extremo. Evidentemente muchas personas tienen la costumbre de tirarse hacia atrás cada vez que alguien les impone las manos, pero para eso hay solución: avíseles, antes de imponerle las manos, que no habrá nadie detrás para sostenerlas cuando caigan, y que el suelo es bastante duro; y así usted comprobará como la mayoría de los que suelen caerse ya no lo harán. Pero no tenga la menor duda de que estas manifestaciones físicas genuinas no son anti-bíblicas, por el contrario, tienen todo el respaldo de las Escrituras y de la Historia de la Iglesia.

Artículo de Gabriel Edgardo LLugdar para Diarios de AvivamientosDe la serie Lo que no te contaron sobre los PentecostalesPorqué sigo siendo Pentecostal – 2018

 

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Compartiendo las gloriosas páginas de la Historia de la Iglesia.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

24 respuestas a Caer al suelo en los cultos ¿es del Espíritu Santo o del diablo?

  1. Esteban Bustamante. dijo:

    Estoy de acuerdo con todo lo que exponen pero no estoy de acuerdo con las caidas de espaldas que pretende ser una manifestacion del Espiritu Santo. Cada manifestacion del Espiritu que se menciona en las Escrituras son siempre de darle reverencia a Dios y no caer de espaldas. El caer de espaldas es antibiblico.

    Me gusta

    • Hola Esteban, hay que tener en cuenta un concepto fundamental: hay cosas que están en la Biblia (les llamamos bíblicas), hay cosas que contradicen la Biblia (le llamamos anti-bíblicas) y hay cosas que no están en la Biblia (pero no por eso son ni bíblicas, ni antibíblicas) Por ejemplo, meter los dedos en las orejas de alguien y escupir tocando su lengua es bíblico (lo hizo Jesús, Marcos 7:33) ¿pero que sea bíblico significa que nosotros lo tengamos que hacer también? También es bíblico sanar a los enfermos con paños (lo hizo Pablo) o con la sombra (lo hizo Pedro), ¿lo haremos nosotros por ser “bíblico”? De igual manera, hay cosas que no están en la Biblia y no por eso son anti-bíblicas, cuando una persona se cae, ¿qué es lo “bíblico”? ¿si se cae para adelante es bíblico, si se cae a la derecha si, si se cae a la izquierda o para atrás no? ¿No le parece que es hilar demasiado fino? En este texto: “Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra” ¿Cayeron hacia atrás, hacia adelante, hacia el costado, o lo que importa es que cayeron? Si usted dice, “es que ellos eran incrédulos”, bueno, en los avivamientos la mayoría de los que se caen son incrédulos y eso les sirve como testimonio de la presencia de Dios. En fin, nosotros presentamos los hechos históricos de los avivamientos, cada cual juzgue, pero en “todos” los avivamientos de la historia (aún en los calvinistas) la gente se caía al suelo; otra cosa distinta es hacer de eso un espectáculo. Saludos.

      Me gusta

      • Esteban Bustamante. dijo:

        Hola.
        Que no hagamos cosas que estan en la biblia eso no significa que nosotros hagamos cosas que no estan en la biblia.
        Usted me dice: “de igual manera, hay cosas que no estan en la biblia y no por eso son antibiblicas, cuando una persona se cae que es lo biblico”

        El caer al suelo es biblico, lo sabemos; Juan cayo como muerto a los pies de Jesus. Apoc. 1:17.
        Pero le repito: caer de espaldas es totalmente antibiblico es mas yo diria que es una falsa enseñanza. Si seguimos en dialogo se lo demostrare con textos de la Escritura.
        Dijo el gran reformador Lutero: “Cualquier enseñanza que NO encuadre con las Escrituras debe ser DESECHADA, aunque haga llover milagros todos los dias”
        Todos los reformadores y autores de avivamientos han dejado escrito: “Todo en cuanto a regla de fe y conducta y en cuanto a todo lo de Dios se encuentra en las ESCRITURAS”
        Spurgeon dijo: “Cualquier cosa que el Espiritu deba revelarnos ya esta en la Palabra de Dios, pues El no añade nada mas a la Biblia, y nunca lo hara.”
        En ese texto: “Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra” jamas dice que cayeron de espaldas. Afirmativo…eran enemigos de Jesus y buscaban para matarlos.
        y en tiempos de avivamientos Dios ya habia obrado algo en las vidas de las personas de lo contrario no hubiesen experimentado un toque de Dios en sus vidas.
        Una vez mas le escribo el caer al suelo es parte del avivamiento pero caer de espaldas no lo es.
        La iglesia de hoy a aceptado que el caer de espaldas es un mover de Dios pero no lo ha examinado desde el punto de vista biblico.
        Ningun avivamiento ha registrado un mover de Dios en que toda la iglesia cayera de espaldas tampoco esta registrado en la Biblia cuando comenzo la iglesia.
        Y como dijo Lutero…esta enseñanza deve ser DESECHADA.

        Me gusta

        • Bien, Esteban, ¿me puedes mostrar en la Biblia dónde dice que caer de espaldas es “antibíblico”? Es decir, muéstrame dónde la Biblia prohíbe caer de espaldas, y hago un post retractándome de lo que dije: solo muéstrame un solo texto donde prohíba caer de espaldas.

          Me gusta

          • Esteban Bustamante. dijo:

            Le respondo con las palabras que dijo Spurgeon: “he oido a muchos fanaticos afirmar que el Espiritu Santo les ha revelado esta y aquella idea. Estas son tonterias reveladas. En la actualidad, el Espiritu Santo no revela cosas nuevas. El trae lo antiguo a nuestra memoria. Mas el consolador, el Espiritu Santo a quien el Padre enviara en mi nombre, el os enseñara todas las cosas, y os recordara todo lo que yo os he dicho”

            Prometo responderle lo que me pregunto..pero sin antes usted responderme lo siguiente: Desde cuando se practica esa enseñanza de caer de espaldas en la iglesia? De donde aparecio? Cuanto tiempo lleva en la iglesia? Esto lo practicaba Yiye Avila o David Wilkerson o Leonard Rabenhill o Yonatan Edward o los Wesley o Whietfield o Bunyan y otros tantos avivadores de los cuales usted publica?

            Me gusta

            • Te pedí una respuesta bíblica, me respondes con lo que dijo un hombre ¿en qué quedamos? ¿tomas las palabras de Spurgeon como si fuesen una revelación divina? Te vuelvo a pedir un texto bíblico que prohíba caerse de espalda, y es lo único que vale para decir que algo es “antibíblico”, que lo prohíba la Biblia. Sí, lo repito, en los cultos de Jonathan Edwards, David Brainerd, John Wesley, George Withefield, en los avivamientos puritanos, etc., etc, etc, la gente se caía al suelo, y nunca nadie se escandalizó por ello. Tú me pones: “¿Desde cuando se practica esa enseñanza”? ¿Que enseñanza? ¿Yo puse enseñanza para caerse al suelo? ¿has leído el post o respondes desde el prejuicio? Yo no he hablado de ninguna enseñanza, he hablado de manifestaciones que pueden o no suceder, pero que si suceden no son extrañas a la historia de la Iglesia porque ya han sucedido, antes, y no son antibíblicas, a menos que tengas un texto bíblico que lo prohíba.

              Me gusta

              • Esteban Bustamante. dijo:

                Hola.
                Afirmativo…si, tomo las palabras de Spurgeon como revelacion divina ya que estan acorde a las Escrituras. Las Escrituras jamas prohibe fumar pero sin embargo sabemos que eso no corresponde, asi mismo es una enseñanaza falsa caer de espaldas creyendo ser un avivamiento, por el tan simple hecho de que no se encuentra en las Escrituras como una manifestacion de Dios. todo lo ajeno a las Escrituras es antibiblico. 1 Cor.4:6.
                Y nuevamente le repito…estoy totalmente de acuerdo con la manifestacion de Dios cuando las personas caen al suelo, es biblico, muchos textos lo afirman.
                Pero le insisto, el caer de espaldas como si fuera un mover de Dios no esta registrado en la Palabra de Dios afirmando que es un avivamiento.
                O acaso esta registrado en la Biblia que el caer de espaldas es un avivamiento?
                El caer de espaldas esta registrado en los avivamientos de Edward o de los Wesley o en otros tantos avivamientos de antaño?

                Me gusta

                • “Afirmativo…si, tomo las palabras de Spurgeon como revelacion divina” Ante esto, estimado, no tengo nada más que responder, entre usted y un católico no hay ninguna diferencia, usted tiene un Papa muerto y ellos un Papa vivo. En fin, que el espíritu de Spurgeon le siga guiando. Adiós.

                  Me gusta

                  • Esteban Bustamante. dijo:

                    Le di un buen argumento de por que tomaba las palabras de Spurgeon como divina ya que son acordes a las Escrituras. Sabemos que la palabra trinidad no se encuentra en la Biblia pero la tomamos como divina porque es acorde a las Escrituras y los autores de avivamientos y los reformadores lo predicaron.
                    Pero en realidad ese no era el tema. Cumplo con advertirle que el caer de espaldas no es un mover de Dios y que algun dia Dios les pedira cuentas de esa herejia y que muchos hermanitos estan cayendo en esta tonteria. A Dios.

                    Me gusta

                    • Si tienes algo que advertirme, adviértemelo con la Biblia, pero como no tienes argumentos bíblicos (te has metido solito en un enredo que no sabes como salir) ahora te haces el profeta afirmando: “Cumplo con advertirle que el caer de espaldas no es un mover de Dios y que algun dia Dios les pedira cuentas de esa herejia”. No querido, no, herejía, es decir que las palabras de Spurgeon son divinas, sí, eso es una terrible herejía. En fin, te has equivocado de blog y de persona, eso pasa cuando alguien pretende ser maestro de la Biblia sin conocer la Biblia, termina uno usando frases “divinas”de San Spurgeon.

                      Me gusta

                    • Esteban Bustamante. dijo:

                      ¿ Como comenzó todo esto de tumbar gente(caer de espaldas) y decir que es el Espiritu Santo?

                      Esta experiencia de tumbar y empujar a los creyentes para qué caigan de espalda y decir que es el Espíritu Santo, nunca fue vista en 2.000 años de cristianismo, no hay ninguna señal ni apoyo bíblico ni extrabiblico que diga que ocurrió en la Iglesia primitiva, o en los grandes avivamientos que ha experimentado la iglesia evangélica que fuera señal de Bendición y de estar ante la presencia de Dios.

                      La Biblia habla claramente de muchos casos de QUIENES CAÍAN DE ESPALDA ante la presencia de Dios. El hecho más importante no es tanto que CAÍAN DE ESPALDA ante la poderosa presencia del Señor, y que algunos utilizan este argumento para justificar esta manifestación, sino saber QUIENES ERAN LOS QUE CAIAN DE ESPALDA.

                      1-Los malvados soldados y los guardias del templo que vinieron a apresar a Jesús para llevarlo ante el Sanhedrin cayeron de espaldas al suelo, ante la poderosa presencia de Jesús.
                      “Los soldados y los guardias del templo CAYERON DE ESPALDAS AL SUELO . Juan18:6. Cuando Jesús dijo: “Yo soy” y cayeron de espaldas, Jesús no los empujo. Los soldados no habían venido precisamente para adorarle.

                      2-El otro caso es el juicio para los falsos profetas y para una Jerusalém sorda que no quiso entrar en el reposo de Dios. Caer de espaldas, era el juicio de Dios para los falsos profetas
                      “La palabra pues de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; que vayan y CAIGAN DE ESPALDAS, y sean quebrantados, y enlazados, y presos”. Isaías 28:13.

                      3-El sacerdote Elí murió CAYENDO HACIA ATRAS, producto del juicio de Dios anunciado en 1 Samuel 2:34, “Y te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos morirán en un día. El sacerdote Eli cayó de espaldas bajo juicio de Dios y se desnucò.

                      En los tres casos CAYERON DE ESPALDA porque se trataba de un JUICIO DE DIOS por la maldad y la desobediencia, y no cayeron precisamente por una bendición

                      La Biblia también muestra la otra cara de la moneda. La Gente CAÍA HACIA ADELANTE SOBRE SU ROSTRO DE RODILLAS en temor reverente ante la presencia del Señor. La Palabra de Dios nos enseña más bien que cuando estamos delante de la gloriosa presencia del Señor caemos de rodillas ante El, no de espaldas.

                      El primero caso y unos de los tantos es la Visión de Ezequiel.
                      “El resplandor era semejante al del arco iris cuando aparece en las nubes en un día de lluvia. Tal era el aspecto de la gloria del Señor. Ante esa visión, CAÍ ROSTRO EN TIERRA y oí que una voz me hablaba. Ezequiel 1: 28

                      El segundo caso es el de la visión de Daniel en la que Daniel CAE DE RODILLAS ante la Visión “Cuando Gabriel se acercó al lugar donde yo estaba, ME SENTÍ ATERRORIZADO Y CAÍ DE RODILLAS. Pero él me dijo: “Toma en cuenta, criatura humana, que la visión tiene que ver con la hora final. Mientras Gabriel me hablaba, yo caí en un sueño profundo, DE CARA AL SUELO. pero él me despertó Y ME OBLIGÓ A LEVANTARME. Daniel 8:17–18

                      Me gusta

                    • Cuanto más te leo más me doy cuenta de que ni siquiera te has tomado el trabajo de leer el post con detenimiento. Me escribes: “Esta experiencia de tumbar y empujar a los creyentes para qué caigan de espalda y decir que es el Espíritu Santo, nunca fue vista en 2.000 años”. Bien, quisiera yo saber ¿en qué lugar del post hablo de la “experiencia de tumbar y empujar a los creyentes para que caigan de espaldas y decir que es el Espíritu Santo” ¿O debo atribuirlo a un problema de comprensión de lectura o directamente? Por si te da pereza leer todo el post nuevamente, te pongo esencialmente lo que dije:

                      1º-“Permítame aclararle que el temblar, o sacudirse, o caer al suelo, no es una “práctica”, sino una manifestación corporal esporádica que puede [o no] evidenciar una obra interna del Espíritu Santo. No es una manifestación del Espíritu Santo, sino una manifestación o reacción del cuerpo de la persona en la cual puede estar obrando el Espíritu Santo. Y por más que le pese a este señor, en la Biblia hay mucha evidencia de ello, y sí, efectivamente, las emociones no están disociadas de las experiencias o manifestaciones físicas en la vida espiritual.”

                      2º- “Podríamos mencionar multitud de casos a través de la Historia de la Iglesia y de los avivamientos, donde el temblar, el estremecerse, o el caer al suelo formaban parte de las manifestaciones físicas normales que se producían por la abrumadora presencia de Dios y la predicación poderosa del Evangelio; pero creo que con los mencionados serán suficientes para las mentes y corazones sinceros. Los pentecostales no hemos inventado nada extraño, simplemente creemos en lo que a través de los siglos la Iglesia ha experimentado en sus avivamientos.”

                      3º- “Por supuesto que el mero hecho de temblar, o el caerse en un culto no significa que sean obra de Dios, y también es cierto que algunos predicadores neo-pentecostales han hecho de esto un circo, pero que un extremo no nos haga huir hacia el otro extremo. Evidentemente muchas personas tienen la costumbre de tirarse hacia atrás cada vez que alguien les impone las manos, pero para eso hay solución: avíseles, antes de imponerle las manos, que no habrá nadie detrás para sostenerlas cuando caigan, y que el suelo es bastante duro; y así usted comprobará como la mayoría de los que suelen caerse ya no lo harán. Pero no tenga la menor duda de que estas manifestaciones físicas genuinas no son anti-bíblicas, por el contrario, tienen todo el respaldo de las Escrituras y de la Historia de la Iglesia.2

                      Bien, con estas palabras mías, que son más que claras, tú te has montado una fantasía de que yo fomento el caer de espaldas. Cuando alguien cae al suelo puede caer hacia adelante, hacia atrás, hacia la derecha, hacia la izquierda, o quedarse de rodillas, me da igual, no voy con un metro midiendo si está cinco centímetros hacia atrás es del diablo, si está cinco centímetros delante es de Dios. Te repito nuevamente hay cosas bíblicas, anti-bíblicas y extra-bíblicas o post-bíblicas que no necesariamente son anti-bíblicas. Caer de espaldas NO es antibíblico te lo repito hasta que me puedas demostrar que la Biblia prohíbe caer de espaldas. No me lo has demostrado, ni me lo demostrarás porque no existe ninguna prohibición al respecto. Tampoco me lo imagino a Jonathan Edwards calificando a las personas según cayesen hacia atrás o hacia adelante diciendo: ¡este está bajo juicio de Dios, este está bendecido porque se cayó hacia adelante!

                      “Muchas manifestaciones del Gran Despertar serían familiares para los pentecostales y carismáticos modernos. “Caer en el poder”, por ejemplo, no era inusual. Edwards se refiere a ese fenómeno como ‘desmayo’, y describe un culto como estando “lleno de gritos, desmayos y cosas parecidas”. Algunos eran tan afectados y “sus cuerpos tan dominados, que no pudieron ir a casa, y se vieron obligados a quedarse toda la noche donde estaban”. [Jonathan Edwards. “Revival of religion in Northampton in 1740-1742”. Jonathan Edwards on revival. Carlisle, PA: Banner of Truth, 1984, p. 150].

                      “Había ocasiones en que las personas entraban en una especie de trance, manteniéndose muchas veces 24 horas sin movimiento y con sus sentidos limitados; pero durante ese tiempo ellos se mantenían bajo intensas imaginaciones, como si hubieran ido al cielo y allá hubiesen tenido visiones de cosas gloriosas y encantadoras” [Ibid., p. 154]

                      Pero supongo que estas cosas no te interesan, solo te interesa lo que te enseñan tus maestros cesacionistas. Por cierto ¿sabías que la mujer de Jonathan Edwards experimentaba la levitación? Lo narra Martyn Lloyd-Jones en su libro Los Puritanos, seguramente lo has leído.

                      Me pones citas (como ya me lo imaginaba) de personas en la Biblia que cayeron hacia atrás, y como eran impíos y cayeron hacia atrás se debe suponer (según tu hermenéutica) que todo el que se cae de espalda es del diablo. Muy lindos tus versículos, pero no prueban absolutamente nada. Me recuerdas a los que condenan a los que festejamos los cumpleaños, porque dicen ellos que esa es una práctica anti-bíblica (esa palabrita que tanto te gusta). En la Biblia solo sale el festejo de dos cumpleaños: el del Faraón y el de Herodes, así que ellos (usando tu misma hermenéutica) dicen: “como en la Biblia solo se menciona el festejo del cumpleaños de impíos y no de santos, por lo tanto festejar el cumpleaños es una ceremonia impía, es anti-bíblico” ¡Eureka! Ya lo sabes (supongo que serás coherente y no festejarás el cumpleaños de nadie y menos soplar velas, esa costumbre horrorosamente pagana). Y ya no hablemos del anillo de bodas (¿eres casado? ¡no lo uses! es un símbolo pagano, de los romanos, y ya ni hablar del pastel de bodas ¡pagano! ¡antibíblico!… ¿y la Navidad? Jesús no nació un 25 de diciembre, eso es una tradición pagana del dios sol, me imagino que no celebras la navidad, celebrarla en diciembre es anti-bíblico, y supongo que no te afeitarás la barba porque la Biblia lo prohíbe “ni dañaréis la punta de vuestra barba” [Levítico 19:27] ¡Eso es en el Antiguo Testamento! ¿Y dónde dice el Nuevo Testamento que debemos afeitarnos? ¿Porqué te afeitas si eso no está en la Biblia y los cristianos primitivos tampoco se afeitaban porque era símbolo de homosexualidad? “Que la quijada tenga barba. Porque una barba amplia es lo apropiado para el hombre. Y si alguien se afeita, no debe afeitarse todo porque esto es una desgracia. También el bigote, por motivos de limpieza al comer, se recorta las puntas con tijera, pero sin afeitarlo lo cual sería indecoroso. Y sin tocar la barba de las quijadas. (Clemente de Alejandría)” “Los hombres tienen sus propias vanidades y engaños así como el cortar la barba muy derecho, recortando unas partes y afeitando alrededor de la boca. (Tertuliano-197 d.C.) “La barba no debe ser rapada. “No recorten su barba.” (Cipriano de Cártago)

                      Supongo que con tu hermenéutica tu vida debe ser un poco triste, pero al menos echarás suerte (porque eso sí es bíblico), o darás a tu hija en casamiento o la guardarás virgen (porque eso sí es bíblico), o si tienes una propiedad la venderás y llevarás el dinero al pastor para que se reparta entre los pobres (porque eso es bíblico)…

                      En fin, me cansé de darle vueltas al asunto, me sentaré un rato, no sea que me caiga de espaldas y luego digas que fue un juicio de Dios. Que algo no salga en la Biblia no significa que sea antibíblico si no contradice un principio fundamental de la Biblia, ¿caer de espaldas contradice un principio bíblico? NO. ¿He hecho yo apología del caer de espaldas diciendo que la gente debe caer de espaldas para experimentar un avivamiento? NO. ¿Has leído mi escrito estando libre de prejuicios e ideas preconcebidas que te inculcaron tus maestros? NO. Entonces nada más hay que decir. me voy a dormir, pero ahora me dio miedo ¿dormiré de espaldas o boca abajo? ¿qué dice la Biblia al respecto?….

                      Me gusta

  2. Gabriel dijo:

    Pienso que este es un artículo muy equilibrado. Debemos evitar los extremos aunque parezcan tentadores. Los verdaderos avivamientos proceden de Dios, cuando hay un pueblo que se vuelve a Él. Anque muchos queremos que estas experiencias acontezcan en nuestro servicio no debemos olvidar que el enfoque es amarle a Él, a Jesús. Luego, muchos quieren estas experiencias pero no todos pagamos el precio para que la presencia de Dios fluya a través de nosotros de manera que Su presencia demuestra poderosamente que nuestra Palabra proviene de Él. No olvidemos que estas manifestaciones suceden porque es el repaldo prometido de Dios a la predicación del genuino evangelio del Reino; por tanto Dios no respaldará con Poder y Demostración de Su Espíritu otro evangelio diferente. Creo que la iglesia de hoy en general necesita redescubrir este evangelio que Jesús y los 12 predicaron. Agradezco a Dios y a usted Gabriel por la dedicación. Dios le bendiga

    Le gusta a 1 persona

  3. José Maria dijo:

    Soy cristiano, si me preguntan a que denominación pertenezco, digo de nuevo que soy cristiano.
    He escuchando y sigo escuchando muchos papagayos qué dicen hablar en lenguas y pretenden estar un escalón por encima de los demás, esta misma gente que actuan asi han echado fuera de la Iglesia a contables personas y curiosamente no he visto a ningún intérprete en la Iglesia, cosa curiosa es que queramos justificar estos actos con palabras tales ” es que yo oro en lengua para Dios” y declaraciones similares, pues muy bien, hágalo en su casa y no en un culto ,digo yo según mi Biblia porque quizás algunos tengan otra inspiración que habría que añadir al libro de Hechos.
    Bendiciones y me gusta leer sobre sus artículos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Por qué sigo siendo Pentecostal – Lo que no te contaron sobre los Pentecostales Capítulo III | diarios de avivamientos

  5. Jonathan García dijo:

    Dios les bendiga ricamente. Gracias por el trabajo que hacen al traducir las predicas a nuestra idioma español. Quería molestarles, la prédica del hermano Leonardo Revenhill – Dios es todo lo que quiero, tiene un fondo y quería ver si es posible que puedan brindarmela. De ser posible, este es mi correo. De antemano infinitamente agradecido con ustedes. Bendiciones en Cristo

    Me gusta

  6. Pastor. Mariano Vargas Rodrñiguez dijo:

    Muy buen articulo hermano, Soy pentecostal, creo en todo lo que ice, tanto, J. Edward como lo exegesis expuesta por usted, si bien esa vereda estrecha que separa lo correcto delo incorrecto es aprovechada por el enemigo también, de ahí que todo se haya de examinar, y retener ,o que es de Dios por supuesto. Por otro lado, Los neo/Ultra Pentecostales hace de este ejemplo físico algo descontrolado e ambiguo. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos estimado, sí, lamentablemente es verdad que los grupos que se han apartado del movimiento Pentecostal clásico han pervertido todas estas manifestaciones físicas que acompañan al mover genuino del Espíritu. Por eso es importante enseñar en nuestras congregaciones el equilibrio, el orden, el decoro, y a la vez el discernimiento para no desechar aquellas manifestaciones genuinas, propias de un verdadero Avivamiento. Que el Señor le continúe bendiciendo.

      Me gusta

  7. Elkin José Arrieta Salgado dijo:

    Amado hermano Gabriel, cuanto gusto saberde usted nuevamente.
    como siempre desde cartagena Colombia pendiente a sus escritos que son de gran bendición para mi vida.
    seguiré orando por usted, su familia y ministerio.
    nuestro buen salvador te conceda paz, salud y abundante gracia.
    con mucho aprecio, su hermano ELKIN ARRITA.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias hermano Elkin, es un placer contar siempre con su compañía. Deseo igualmente que el Señor le siga acompañando y bendiciendo en su caminar, a usted y familia, y que nos conceda crecer más y más en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

      Me gusta

  8. José Hernández dijo:

    Hermano Gabriel es de sumo gozo el poder leer sus reflexiones nuevamente, había extrañado su silencio. En cuanto al tema en cuestión soy un testimonio fiel de que la obra del Espíritu Santo se manifiesta indudablemente en muchas personas. El maravilloso día en que decidí entregar mi vida a Jesús (26 de mayo de 1996) caí, por obra del Espíritu Santo, como cae un castillo de naipes, de manera vertical y no horizontal como muchas personas lo hacen. Fue un momento profundamente significativo donde sentía como un gran peso sobre mí el cual no permitía el poder levantarme. No sé por cuanto tiempo estuve postrado, pero fue lo suficientemente bueno para entregar mi vida por completo al Señor. Lo más maravilloso es que al levantarme me sentía como si estuviera en el aire, es como si la gravedad de la tierra hubiese disminuido sobre mi cuerpo. No hay palabras concretas que puedan explicar ese fenómeno, sólo puedo atestiguar que es real.

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos hermano José, por la gracia del Señor yo tuve una experiencia similar a la que usted narra, y fue la primera vez que oraron por mí en una campaña evangelística, experimente eso mismo que cuenta usted, yo llegué allí burlándome y salí diciendo “Dios verdaderamente está en este lugar”. Fue la única vez que me caí en más de 30 años de creyente, pero fue suficiente para entender que la presencia de Dios es real y palpable. Bendiciones, estimado, que la paz de Cristo le guarde en todo.

      Me gusta

  9. Gabriel jose dijo:

    Gracias a Dios so buenos los libros

    Me gusta

  10. Gabriel jose dijo:

    Dios les bendiga

    Le gusta a 1 persona

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.