Jonathan Edwards – Cuando la Teología se une con el Fuego – Historia del Avivamiento

Por el Dr. Martyn Lloyd-Jones  – Libro: Os Puritanos – Suas origens e seus sucessores [Los Puritanos – Sus orígenes y sus sucesores]

Traducido del portugués por Diarios de Avivamientos – 2018 – Al final de la página podrás descargar en formato PDF este artículo completo y una biografía de Edwards.

“Debo hablar particularmente sobre Jonathan Edwards, y admito como ciertos los principales hechos concernientes a él. Él nació en 1703 y murió en 1758. Él recibió la educación entonces posible en Nueva Inglaterra, y se fue a la Universidad de Yale. En 1727 fue ordenado como pastor asistente de su abuelo, Solomon Stoddard, en la ciudad de Northampton, Massachusetts. Al cabo de un año, más o menos, el anciano murió, y Jonathan Edwards se convirtió en el único pastor. Allí permaneció hasta 1750, cuando fue literalmente echado de su iglesia. Esta fue una de las cosas más espantosas que hayan ocurrido, y debe servir como una palabra de aliento para los ministros y predicadores. Allí estaba ese genio imponente, ese poderoso predicador, ese hombre que estaba en el centro del gran avivamiento, y aún así, fue derrotado en la votación de su iglesia por 230 votos a 23, en el año de 1750. ¡No se sorprendan, por lo tanto, hermanos, en cuanto a lo que pueda suceder con ustedes en sus iglesias!

Me aventuro a aseverar que en Edwards llegamos al zenit, o al ápice, del puritanismo, pues en él tenemos lo que vemos en todos los demás, pero, en adición, este espíritu, esta vida, esta vitalidad adicional. No es que en los demás haya una completa falta de eso, pero es una característica tan sobresaliente que afirmo que el puritanismo llegó a su más completo florecimiento, en la vida y ministerio de Jonathan Edwards.

Lo que sobresale en la vida de este hombre, es el extraordinario avivamiento que eclosionó en su ministerio en Northampton, iniciado a finales de 1734, y en 1735; y luego más tarde, su participación en el llamado Gran Despertar, en conexión con la visita de George Whitefield y otros, en 1740. Son estos los hechos sobresalientes de la vida de ese gran hombre.

Él entró en escena después de un período de considerable falta de vida en las iglesias, es muy importante que nosotros percibamos eso; y es sumamente reconfortante para nosotros, porque vivimos en un período similar. He aquí una descripción del período inmediatamente anterior a ese gran avivamiento, descripción hecha por el Rev. W. Cooper, uno de los ministros de aquel tiempo, en su prefacio de la obra de Edwards, Marcas Distintivas de una Obra del Espíritu de Dios: “¡Pero qué época muerta y estéril ha sido la actual, por un gran período, con todas las iglesias de la Reforma! Las lluvias de oro fueron retenidas, las influencias del Espíritu fueron suspendidas, y la consecuencia fue que el evangelio no tuvo ningún éxito sobresaliente. Las conversiones han sido raras y dudosas; pocos hijos e hijas han nacido de Dios, y los corazones de los cristianos ya no están llenos de vida, calor y vigor bajo las ordenanzas, como lo eran. Que este ha sido el triste estado de la religión entre nosotros en esta tierra, por muchos años (excepto uno o dos lugares notables que a veces han sido visitados por lluvias de misericordia, mientras sobre otras ciudades e iglesias no ha caído ninguna lluvia) será reconocido por todos cuantos tengan sus sentidos espirituales ejercitados, como ha sido lamentado por fieles ministros y cristianos serios.” (Vol. 2, 257).

Como dice el Sr. Cooper, hubo algunos toques aquí y allá, y particularmente en la iglesia de la cual Jonathan Edwards se convirtió en ministro, bajo el ministerio de su abuelo, el viejo Sr. Stoddard. Pero no se habían extendido, habían sido intermitentes y se habían extinguido más o menos completamente. Así, había esta condición de inanición en la Iglesia; pero ahora sucede algo nuevo. Después de la sequía, lluvias abundantes; la vida comenzó a manifestarse una vez más. Aconteció algo que continuó afectando la vida de América muy profundamente durante por lo menos 100 años, y de hecho hasta hoy.

Naturalmente, que él dividió también la opinión. Él ha sido denunciado sin medida. Clarence Darrow escribió: “No es sorprendente que la principal ocupación de Edwards en el mundo era asustar a mujeres tontas y niños, y blasfemar al Dios que él profesaba adorar… Nada, sino una mente perturbada o enferma, podría producir su Pecadores en los Manos de un Dios Airado (‘Sinners in the Hands of an Angry God’)”

Cité esto, a causa de esa alusión al sermón predicado por Edwards, con el título Pecadores en las manos de un Dios Airado. Ustedes pueden oír frecuentes referencias a ese sermón en la televisión y en otros lados. El hecho es que, según parece, todo lo que la mayoría sabe sobre Edwards es que una vez él predicó un sermón con ese título, es todo lo que la gente sabe acerca de él, y probablemente ni leyeron ese sermón.

Él dijo algunas cosas muy fuertes y alarmantes, factibles de ser mal interpretadas. El propio Edwards dio respuesta a esa crítica.

Otra cosa de la que algunos ministros han sido muy acusados, y pienso que injustamente, es de transmitir gran terror a los que ya están aterrorizados, en vez de animarlos. De hecho, si en estos casos los ministros andan aterrorizando a las personas con algo que no es verdadero, o buscando atemorizarlas describiendo la situación de ellas peor de lo que es, o modificándola en algún aspecto; esos ministros deben ser condenados. No obstante, si las aterrorizan tan sólo por el hecho de lanzar más luz sobre ellas, y de hacerlas entender más de su situación, deben ser completamente justificados. Cuando las conciencias son grandemente despertadas por el Espíritu de Dios, se les comunica alguna luz, capacitando a los hombres a ver su situación, en alguna medida, como realmente es; y, si les es dirigida más luz, ésta los aterrorizará aún más. Sin embargo, los ministros no deben ser condenados por su empeño en echar más luz a la conciencia  en vez de aliviar el dolor bajo el cual se hallan, interceptando y obstruyendo la luz que ya brilla. Decirles cualquier cosa a los que jamás han creído en el Señor Jesucristo, o describir la situación de ellos de otro modo que no sea como: extraordinariamente terrible, no es predicar la Palabra de Dios porque la Palabra de Dios sólo revela la verdad; pero eso sería engañarlos ” (Obras de Jonathan Edwards -Vol. 1, 392).

En otras palabras, Edwards creía que la Biblia dice cosas terribles sobre quien muere en sus pecados. Eso era todo lo que Edwards hacía. Era puro argumento basado en las palabras de las Escrituras. No era lo que Edwards decía, era lo que las Escrituras decían; y él creía que era su deber advertir a las personas, pero aún así, nadie estaba más lejos de la violencia de un estruendoso evangelista itinerante, que Jonathan Edwards.

Comencemos con el hombre propiamente dicho. La primera cosa que se debe decir es que fue un fenómeno. Ahí está ese hombre criado en aquel país aún no desarrollado. Naturalmente había gente capaz, y ya había escuelas – Harvard y Yale existían.  Él nació en una región relativamente aislada y, por todas partes, sobresale como un consumado genio, poniendo en ridículo cualquier noción de evolución, o la teoría de los caracteres adquiridos, y así sucesivamente. A diferencia de la mayoría de los demás hombres, sobre los que estuvimos oyendo en esta Conferencia, no estuvo ni en Oxford ni en Cambridge. Él era un intelecto vigoroso, capaz de florecer en un súbito estallido,  original y acompañado de una brillante imaginación. Admirable originalidad, sí, pero sobre todo, de honestidad. Él es uno de los más honestos escritores que he leído. Nunca huye de un problema; los enfrenta todos. Nunca está rodeando una dificultad; él tenía ese curioso interés por la verdad en todos sus aspectos, y después, con todos aquellos dotes brillantes, hay su humildad y modestia y, a su vez, su excepcional espiritualidad. Él sabía más de la religión experimental que la mayoría de los hombres; y daba gran énfasis al corazón.

En otras palabras, lo que impresiona a la gente en cuanto a Edwards, cuando se mira al hombre como un todo, es la entereza, el equilibrio. Él era al mismo tiempo un vigoroso teólogo y un gran evangelista. ¡Cuán tontos nos volvemos nosotros! Este hombre era ambas cosas, como lo fuera el apóstol Pablo. Él fue también un gran pastor; cuidaba de las almas y de sus problemas. Era igualmente hábil con los adultos y con los niños. Era un gran defensor de la conversión de los niños, y les daba gran atención, permitiéndoles hasta tener sus propias reuniones.

¿Cuál era el secreto de este hombre? No dudo en decir esto: en él, siempre lo espiritual dominaba a lo intelectual. Creo que él debe haber tenido una gran lucha con su elevado intelecto y con su pensamiento original. Además, era un lector voraz y, para un hombre como ese, habría sido la cosa más simple del mundo convertirse en un intelectual puro, como Oliver Wendell Holmes, Perry Miller y muchos otros querían que se tornara. Sin embargo, como ellos lo expresaban, la teología mantenía el mando. Ahora bien, eso constituye la gloria especial de ese hombre -y eso es lo que lo explica- que él siempre mantenía su filosofía y sus especulaciones subordinadas a la Biblia y las consideraba simples siervas. Fuese lo que fuera que él intentase pensar, la Biblia era suprema: todo estaba subordinado a la Palabra de Dios. Todos sus ricos y brillantes dones no sólo eran mantenidos como subordinados, sino que eran usados como siervos. En otras palabras, él era dominado por Dios. Alguien dijo de él que “él combinaba una apasionada devoción con una mente profundamente completa”.

Comencemos examinando su concepto de religión. ¿Qué es la verdadera religión? Aquí hay una pregunta que necesitamos hacernos a nosotros mismos; y, en el caso de Edwards, la respuesta es perfectamente clara. Es lo que hoy se llama un encuentro existencial con Dios. Es un encuentro vivo con Dios. Dios y yo, estas “dos únicas realidades”. La religión es, para Edwards, algo que pertenece esencialmente al corazón. Es esencialmente experimental, esencialmente práctica. Esto queda claro en el famoso relato que hace de una experiencia que tuvo una vez. No olviden que estamos tratando con uno de los mayores genios que el mundo ha conocido, y el mayor filósofo americano de todos los tiempos.

Esto es lo que nos cuenta:

“Una vez, en 1737, mientras yo cabalgaba por los bosques debido a mi salud, habiéndome bajado de mi caballo en un lugar apartado, así como era mi costumbre, de caminar en divina contemplación y oración, tuve una visión, que para mí fue extraordinaria, de la gloria del Hijo de Dios, como Mediador entre Dios y los hombres, y su hermosura, grandeza, plenitud, pura y dulce gracia y amor, y mansedumbre y gentil condescendencia. Esta gracia que se veía tan llena de paz y dulzura, aparecía también grande arriba de los cielos. La persona de Cristo parecía inefablemente excelente, con una excelencia suficientemente grande como para absorber todo pensamiento e imagen, la cual continuó tanto como yo puedo juzgar, por cerca de una hora, que me mantuvo la mayor parte del tiempo en un diluvio de lágrimas, y sollozando en voz alta. Yo sentía un ardor en mi alma, un anhelo por ser, yo no sé otra forma de expresarlo, vaciado y aniquilado; postrado en el polvo, y estar lleno únicamente de Cristo; amarlo con un amor santo y puro ; vivir para Él; servirle y seguirle a Él; y ser completamente santificado y hecho puro, con una pureza divina y celestial. En varias ocasiones tuve visiones de la misma naturaleza, y las cuales han tenido también los mismos efectos.”

Pues bien, eso describe su idea esencial de la religión. Otra cita también ayuda a exponer el mismo énfasis: “Todos admitirán que la verdadera virtud o santidad tiene su sede especialmente en el corazón, y no en la cabeza. Se sigue, pues, de lo que ya hemos dicho, que la religión consiste principalmente de afectos santos. Las cosas de la religión tienen lugar en los corazones de los hombres, no más de lo que ellos son afectados por ellas. La información del entendimiento es totalmente vana, si no afecta al corazón, o, lo que viene a ser lo mismo, si no influye en los afectos.”

Aquí tenemos su idea esencial de religión: es moralmente asunto del corazón, y si no afecta el corazón, no tendrá valor, haga lo que haga en la cabeza. Una cita más nos ayudará a acentuar esta cuestión. Es tomada de uno de los más grandiosos sermones de Edwards, que lleva el título: “Una Luz Divina y Sobrenatural, inmediatamente impartida al alma por el Espíritu de Dios, lo que se muestra como una Doctrina Bíblica y Racional

Un sentido verdadero de la gloria divina y superlativa presente en estas cosas, una excelencia que es de una especie inmensamente más elevada, y de naturaleza más sublime que las otras cosas, una gloria que las distingue grandemente de todo cuanto  es terreno y temporal. El que es espiritualmente iluminado, verdaderamente aprende y ve eso, o tiene una percepción de ello. Él no cree de manera meramente racional que Dios es glorioso, sino que tiene un sentido de la naturaleza gloriosa de Dios en su corazón. No hay solamente una percepción racional de que Dios es santo, y que la santidad es una buena cosa, sino que hay una percepción del carácter atractivo de la santidad de Dios. No hay sólo la conclusión especulativa de que Dios es bondadoso, sino el sentido cuán bueno Dios es, por la belleza de este atributo divino” (Vol. 2, 14).

Tenemos entonces una idea del concepto de Edwards sobre la religión. La religión es eso, y esa es la prueba por la que debemos examinarnos.

Pasemos ahora al método de predicación de Edwards. Notamos luego que él predicaba sermones, y que no hacía discursos. Edwards no disertaba sobre verdades cristianas. A menudo me dicen en estos días, que muchos predicadores parecen más conferencistas que predicadores. Predicar no es hacer un discurso. Tampoco Edwards se limitaba a hacer un apresurado comentario de un pasaje. Esto tampoco es predicar, aunque muchos hoy parecen pensar que es. No era esa la idea que Edwards tenía de la predicación, y esa nunca fue la idea clásica de la predicación. Él comenzaba con un texto. Él siempre fue escriturístico. Él nunca tomaba meramente un tema y hablaba de él, excepto cuando estaba exponiendo una doctrina, pero incluso entonces escogía un texto. Él era siempre expositivo. También era invariablemente analítico. Su mente era analítica. Él hacía divisiones de su texto, de su exposición; él quería llegar la esencia del mensaje; así, el elemento crítico, analítico de su maravillosa mente entraba en acción. Él lo hacía para poder llegar a la doctrina enseñada en el versículo o en la porción; y después argumentar acerca de la doctrina, mostrar cómo ésta se puede encontrar en otras partes de las Escrituras, y su relación con otras doctrinas, y entonces establecer la verdad doctrinal. Pero no se detenía allí. Siempre había una aplicación. Él estaba predicando al pueblo, y no haciendo una disertación, no dando expresión pública de los pensamientos privados que había tenido en su oficina. Él estaba siempre interesado en dar a entender a los oyentes la verdad, en mostrarles su relevancia. Sin embargo, por encima de todo, y yo lo cito, él creía que la predicación debía ser siempre “caliente y celosa”.

Les recuerdo otra vez, que estamos lidiando aquí con un intelecto gigantesco y con un brillante filósofo; y, sin embargo, éste es el hombre que pone todo su énfasis en el calor y el sentimiento. Es como él expone este principio:

La frecuente predicación usada últimamente ha sido, de manera particular, objetada como sin provecho y perjudicial. La objeción es que cuando se oyen muchos sermones seguidos, un sermón tiende a empujar al otro hacia fuera, de modo que los oyentes pierden el beneficio de todos. Dos o tres sermones por semana, dicen ellos, es cuánto pueden recordar y asimilar. Tales objeciones a la prédica frecuente, si no proceden de una enemistad para con la religión, se deben a la debida falta de consideración de la manera en que esos sermones generalmente dan provecho a un auditorio. El principal beneficio hecho por la predicación es la impresión causada en la mente, en la misma hora, y no algún efecto que surja más tarde por el recuerdo de lo que fue transmitido. Y, aunque un recuerdo posterior de aquello que fue oído en un sermón muchas veces es provechoso, en gran parte, ese recuerdo es de una impresión que las palabras produjeron en el corazón en aquella hora; y la memoria se aprovecha, en la medida en que renueva e intensifica esa impresión.” (Vol. 1, 394).

Me gustaría añadir que, muchas veces he desalentado la práctica de tomar notas mientras estoy predicando. Esto se está tornando un hábito entre muchos evangélicos; pero, al contrario de lo que muchos piensan, no es la marca por excelencia de la espiritualidad. El primer y principal objetivo de la predicación no es tan solamente dar información. Es, como dice Edwards, causar una impresión. Y la impresión en el momento es la que importa, mucho más de lo que se puede recordar posteriormente. En este aspecto Edwards es, en un sentido, un crítico de algo que era una prominente práctica y costumbre puritana. El padre puritano solía catequizar e interrogar a los hijos en cuanto a lo que el predicador había dicho. Edwards, en mi opinión, tiene la verdadera noción de la predicación. No es principalmente transmitir información; porque mientras usted está revisando sus notas, puede estar perdiendo algo del impacto del Espíritu. Como predicadores, no debemos olvidar eso. No somos transmisores de información. Debemos decir a nuestros oyentes que lean ciertos libros y obtengan información allí. La tarea de la predicación es dar vida a la información. Lo mismo se aplica a los profesores en los colegios. La tragedia es que muchos profesores simplemente dictan notas y los pobres alumnos las escriben. No es esa la tarea de un maestro o profesor. Los alumnos pueden tener los libros, ellos mismos; la tarea del profesor es dar calor a eso, darle entusiasmo, estimularlo, darle vida. Y esa es la tarea primordial de la predicación. Tomemos esto en serio. Edwards daba gran énfasis a eso; y lo que necesitamos por encima de todo, hoy más que nunca, es predicación conmovedora, apasionada, poderosa. Esta debe ser “caliente” y debe ser “celosa”. A veces Edwards escribía su sermón completamente, y luego lo leía a la iglesia; pero no siempre.

Pero, dejemos esto y pasemos a lo que es, al final de las cuentas, la cosa más extraordinaria de todas acerca de Jonathan Edwards. Él fue, preeminentemente, el teólogo del avivamiento, el teólogo de la experiencia, o, como algunos lo expresaron, “el teólogo del corazón”. La cosa más espantosa sobre este fenómeno, ese intelecto poderoso, es que nadie sabía más sobre las funciones del corazón, regenerado o no, que Jonathan Edwards. Si usted quiere saber algo sobre la psicología de la religión, conversión, avivamientos; lea a Jonathan Edwards.

En ese campo Edwards sobresale supremamente y sin rival. Un americano de nombre Hofstadter publicó en la década de 1960 un libro titulado “El anti-intelectualismo en la vida americana (“Anti-Intellectualism in América Life) Algunos evangélicos ingleses parecieran haber descubierto esto recientemente e, invirtiendo su práctica anterior, ahora nos están animando a que demos gran énfasis en el intelecto. La respuesta a esto, una vez, es leer a Jonathan Edwards. No hay anti-intelectualismo en él. ¡Usted no puede emplear el término anti-intelectual cuando está hablando de Jonathan Edwards! Es totalmente lo inverso; en él usted tiene un intelecto calentado por el Espíritu Santo y lleno de él. Y eso mismo se debería poder decir de todos nosotros. Mi alegación es, que lo que Edwards escribió en esta conexión es una literatura única; y que no hay cosa alguna, en ninguna parte que yo sepa o de que yo haya oído hablar, que de algún modo sea comparable a lo que él escribió. Él lo realizó de varias maneras. Hace narrativas personales de experiencias de las personas, ya he citado algo de su propia experiencia, y se ve más de eso en su Narrativa Personal, en su Diario. Él nos hace un extenso relato de una de las admirables experiencias que sobrevino a su esposa. La esposa de Jonathan Edwards fue una persona tan santa como el propio Edwards, y ella tuvo algunas experiencias casi increíbles. Él nos da un relato de ellas y las examina. Uno de los tratados que constan en dos volúmenes se llama “Narrativa de Conversiones Sorprendentes” ( A Narrative of Surprising Conversions”) Es la más animadora y emocionante lectura que usted puede hacer jamás. ¿Usted las ha leído? ¡Bien, léalas! No será capaz de parar.

Otro importante grupo de sus escritos consiste en sus relatos de avivamientos. Se le pidió que lo hiciera. Uno de sus tratados fue sobre el avivamiento de la religión en Nueva Inglaterra. Se envió a amigos de Boston y luego a este país, y fue leído con gran avidez por hombres de Inglaterra y Escocia. Hay referencias a avivamientos, y a lo que sucede en ellos, en muchas de sus cartas, y también, con frecuencia, en sus sermones. Sin embargo lo que es único y superlativo es el modo en que él analiza las experiencias – tanto las experiencias individuales como los avivamientos en general. Y aquí que él es preeminentemente el maestro. Si usted quiere saber algo sobre avivamientos verdaderos, Edwards es el hombre que se debe consultar. Su conocimiento del corazón humano y de la psicología de la naturaleza humana es completamente incomparable.

Edwards escribió sobre estas cosas porque, en un sentido, fue obligado a hacerlo, debido a las críticas y a los malentendidos. Él siempre estuvo luchando en dos frentes, toda la vida. Se produjo en su iglesia un movimiento del Espíritu, y se extendió a otras iglesias, en un área muy extensa, y entonces sobrevino el Gran Despertar de 1740, asociado a su nombre y también a Whitefield y a otros. Todo esto dividió al pueblo de las iglesias en dos grupos. Había algunos que eran totalmente opuestos al avivamiento. Eran hombres que defendían la misma teología de Edwards, eran calvinistas, pero no les gustaba el avivamiento. No le gustaba el elemento emocional, no le gustaba la novedad. Hacían muchas objeciones a lo que estaba pasando; y Edwards tenía que defender el avivamiento contra esos críticos.

Pero había también hombres en el otro extremo, los hombres fogosos; y con ellos penetró el fuego descontrolado, que siempre tiende a entrar en escena durante un avivamiento. Estos eran los entusiastas, los hombres que se iban a los extremos, hombres culpables de necedad. Edwards tenía que lidiar con ellos también; así, allí estaba él, combatiendo en dos frentes. Sin embargo, claro está que su único interés era la gloria de Dios y el bien de la Iglesia. No tenía deseo de ser polemista, pero tenía que escribir en favor de la verdad y para defenderla.

Las principales obras que contienen esos análisis de las experiencias, y esas justificaciones de experiencias y de avivamientos se hallan en obras como “Un Tratado Concerniente a los Afectos Religiosos“. Este es uno de sus libros más famosos. Consistía realmente de una serie de sermones sobre un solo versículo- 1 Pedro 1: 8: “A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso”. Lo que él hace en estos Iibros es mostrar la diferencia entre lo verdadero y lo falso en la esfera de la experiencia. Ese es el tema de todos estos diferentes tratados, y es desarrollado a ambos sentidos, con el fin de tratar con los oponentes y con los entusiastas al mismo tiempo.

A continuación, sigue el modo en que divide el asunto en el Tratado Concerniente a los Afectos religiosos. Lo divide en tres partes. Aquí están sus títulos: (1) “Acerca de la naturaleza de los sentimientos y la importancia de ellos en la religión.” Él tiene que probar que ellos son legítimos. Los adversarios del avivamiento predicaban sus grandes sermones doctrinarios, pero eran fríos, y toda emoción y cualquier fervor eran automáticamente considerados tabúes. Por eso Edwards tenía que justificarlos y mostrar que hay lugar para ellos. Entonces él prosigue y muestra que “La verdadera religión se apoya mucho en los afectos”, y después, “Inferencias de ello”. A continuación viene la segunda parte, “Viendo que no hay señales definidas de que los afectos religiosos son benignos o no”. Eso es típico de Edwards – el negativo y el positivo. Él continúa mostrando que el hecho de que los afectos “se elevaren mucho no es señal de que sean verdaderos”, “la fluidez y el fervor no son una señal“, “que no sean provocados por nosotros no es señal “, “que vengan acompañados de textos de las Escrituras no es prueba de que sean reales“, “que haya una apariencia de amor no es señal“, “afectos religiosos de muchas especies no son una señal“, “alegrías que siguen cierto orden no son una señal“, “mucho tiempo y celo en el deber“, “muchas expresiones de alabanza, de gran confianza, de relaciones conmovedoras no son una señal“. Ninguna de estas cosas es necesariamente una señal verdadera de que son genuinos o no. Después, la tercera parte muestra cuáles son los signos distintivos de los afectos verdaderamente benignos y santos. “Los afectos benignos provienen de la influencia divina.” “Su objetivo es la excelencia de las cosas divinas…”. “La práctica cristiana es lo principal para los demás y para nosotros mismos.”

Así era Edwards. No es crédulo, y no es hipercrítico. Siempre examina los dos lados. Él tenía que defender varios fenómenos inusuales y notables que ocurrieron en el avivamiento de la década de 1740. Él tenía que defender, y defiende, el hecho de que incluso el cuerpo puede ser afectado. La mujer de Edwards experimentó, en cierta ocasión, el fenómeno conocido como levitación. Ella fue literalmente transportada de una parte de la habitación a otra, sin hacer ningún esfuerzo o empeño. A veces las personas se desmayaban y quedaban inconscientes en las reuniones. Edwards no enseñaba que tales fenómenos eran del diablo. Él tiene algunas cosas sorprendentes para decir al respecto. Él siempre advertía a ambos lados, advirtiendo de apagar el Espíritu, y advirtiendo también del peligro de que la persona se dejara llevar por la carne y de ser engañada por Satanás por medio de la carne. Él advertía a todos. Hubo una ocasión en que él advirtió hasta a George Whitefield, que estaba viviendo con él. Whitefield tenía la tendencia de obedecer y dar oído a los “impulsos” y actuar sobre ellos. Edwards se aventuró a criticar a Whitefield en cuanto a eso, y a advertirle de los posibles peligros.

Hay algunas ilustraciones de la manera en que Edwards hacía ese maravilloso trabajo. Ellas mostrarán cómo él advertía algunas personas del peligro de rechazar el avivamiento como un todo, en términos de la filosofía de la historia, y del peligro de examinar sólo aspectos particulares del avivamiento, en vez de observarlo como un todo y de reparar en sus resultados extraordinarios.

Pero nada es más importante que el modo en que él advertía a las personas del terrible peligro de juzgar en estas cuestiones en términos de sus experiencias personales, en lugar de hacerlo en términos de la enseñanza de las Escrituras. Uno de nuestros mayores peligros, en la Iglesia Cristiana, y particularmente en las iglesias evangélicas o conservadoras hoy, es el hábito de reducir a algunas de las grandes afirmaciones de las Escrituras a nivel de nuestras propias experiencias. Vean, por ejemplo, aquel versículo sobre el cual Edwards predicó en conexión como su Tratado sobre los Afectos Religiosos: “A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso”. (1ª Pedro 1:8).

Hoy hay muchos que interpretan esto en términos de su experiencia personal y que nada saben del “goce inefable y glorioso”. Ellos dicen que eso es experimentado por todos los cristianos. Es como Edwards advierte de ese peligro:

“Desearía proponer que se considerara si es verdad o no, que algunos, en vez de hacer de las Escrituras su única regla para juzgar esa obra, hacen de su propia experiencia la regla; y rechazan todas las cosas ahora profesadas y experimentadas, porque ellos nunca las experimentaron. ¿Acaso no existen muchos que, sobre todo sobre esta base, han alimentado y ventilado sospechas, si no condenas perentorias, de aquellos terrores extremos y de aquellos grandes, repentinos y extraordinarios descubrimientos de las gloriosas perfecciones de Dios, y de la belleza y del amor de Cristo? ¿No han condenado tales vehementes afectos, tales elevados transportes de amor y de alegría, tal compasión y pesar por las almas de los demás, y ejercicios de la mente que ha producido tan grandes efectos, meramente, o principalmente, porque nada saben de esas realidades por experiencia propia? Las personas están muy dispuestas a sospechar de aquello que ellos mismos no sintieron. Es para temerse que muchos buenos hombres son culpables de ese error; lo que, sin embargo, no lo torna menos insensato. Y tal vez haya algunos que, sobre esa base, no sólo rechazan esas cosas extraordinarias, sino también toda aquella convicción de pecado, los descubrimientos de la gloria de Dios, la excelencia de Cristo y la convicción interior de la veracidad del evangelio por la influencia inmediata del Espíritu de Dios, que son necesarios para la salvación. Esas personas, que de ese modo hacen de sus experiencias personales su regla para juicio, en vez de inclinarse a la sabiduría de Dios y de rendirse su Palabra como una regla infalible, son culpables de lanzar una gran censura sobre el entendimiento del Altísimo.” (Vol. 1, 371).

O vean su defensa de las inusuales, o altas experiencias, con Dios y con la obra del Espíritu Santo. Él escribe:

No es ningún argumento decir que no es obra del Espíritu de Dios que algunos que son los sujetos de ella, estuvieron en una especie de éxtasis, en el cual fueron llevados más allá de sí mismos, y tuvieron sus mentes transportadas por una corriente de vigorosas y agradables imaginaciones, y por una especie de visiones, como si hubieran sido arrebatados al cielo y allí hubieran visto cosas maravillosas. Conocí bien alguno de esos casos, y no veo necesidad de introducir la ayuda del diablo en el relato que hacemos de esas cosas, ni tampoco de suponer que son de la misma naturaleza de las visiones de los profetas o del rapto de Pablo hacia el paraíso. La naturaleza humana, bajo estos intensos ejercicios y afectos, es todo lo que se necesita introducir en el relato “(Vol. 2, 263).

Veamos ahora lo que él dice acerca del testimonio del Espíritu junto a nuestros espíritus. Hay mucha confusión sobre esto en el presente. ¿Cómo interpretan ustedes, Romanos 8: 15-16? He aquí cómo Jonathan Edwards trata del testimonio del Espíritu:

Hubo casos, anteriormente, de personas que gritaban en transporte de júbilo divino, en Nueva Inglaterra. Tenemos un caso, en las Memorias del Capitán Clap (publicadas por el Rev. Prince), no de una simple mujer o de un niño, sino de un hombre de sólido entendimiento, que, en un elevado transporte de goce espiritual, se puso a gritar en alta voz en su lecho. Sus palabras (p. 9) son: ‘El Espíritu Santo de Dios (lo creo) dio testimonio junto a mi espíritu de que yo soy un hijo de Dios, y llenó mi corazón y mi alma con toda la seguridad de que Cristo es mío, y de tal manera me transportó, que me hizo gritar en mi cama, en alta voz, ¡Él ha venido!, ¡Él ha venido!’” (Vol. 1,370).

¿Será que todos los cristianos sienten y conocen ese testimonio del Espíritu? No permita Dios que reduzcamos esas gloriosas declaraciones al nivel de nuestras pobres y débiles experiencias. En el mismo párrafo se refiere a aquella experiencia inolvidable que John Flavel tuvo cierta ocasión durante un viaje.

Aquí está su defensa de las asombrosas experiencias que se le fueron dadas a su esposa. Habiendo hecho una extensa narrativa de sus experiencias, él las analiza y las da por válidas. Había muchos en aquel tiempo, y aún los hay, que las catalogarían como: delirios, fantasía, imaginación exacerbada, etc. Es como Edwards comenta esto:

Si estas cosas no pasan de ser entusiasmo, o el fruto de un cerebro perturbado, ¡ojalá mi cerebro sea siempre tomado de esa feliz perturbación! Si es locura, ¡oro a Dios para que toda la humanidad sea atrapada por esa locura benigna, dócil, benéfica, beatífica y gloriosa! ¡Qué noción tienen de la verdadera religión aquellos que rechazan lo que aquí se ha descrito! ¿Qué hallaremos que corresponda a estas expresiones de las Escrituras: la paz de Dios que excede todo el entendimiento; alegrarnos con gozo inefable y glorioso; el resplandor de Dios en nuestros corazones, para iluminar el conocimiento de la gloria de Dios, en la faz de Jesucristo; con cara descubierta, reflejando como un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor; llamados de las tinieblas a su luz admirable; y la estrella de la mañana resplandezca en nuestros corazones? (Filipenses 4: 7, 1 Pedro 1: 8, 2 Corintios 4: 6, 3:18, 1 Pedro 2: 9, 2 Pedro 1:19). ¿Entonces, permítanme preguntar, si esas cosas mencionadas arriba no corresponden a esas expresiones, que otra cosa podremos encontrar, que corresponda a ellas?” (Vol. 1, 69).

De esa manera Edwards defendía las inusuales y excepcionales experiencias que estaban siendo concedidas a ciertas personas en aquella época particular. Todavía, con todo el análisis que hace, y con todo su examen, interrogatorio y cuestionamiento, él nunca nos deja confusos y desanimados. Edwards siempre nos eleva, siempre nos estimula y no nos lleva a sentirnos sin esperanza. Él crea dentro de nosotros un deseo de conocer estas cosas.

Permítanme concluir con una nota de aplicación. Terminar sin hacer una aplicación sería ser desleal a la memoria de este gran hombre de Dios. ¿Cuáles son las lecciones que nos vienen de Jonathan Edwards para hoy? Ningún hombre es más relevante para la presente condición del cristianismo que Jonathan Edwards. Ninguno es más necesario. Tomemos lo que hemos estado considerando y, sobre todo, tomen el tratado que él escribió en 1748, con el título de: “Un Humilde Intento de Promover Explícito Acuerdo y Unión Visible del Pueblo de Dios en Extraordinaria oración por el Avivamiento de la Religión y por el Progreso del Reino de Cristo en la Tierra”. Algunos amigos de Escocia se habían reunido en oración de esa manera, y escribieron a Edwards y le hablaron de ello. Le preguntaron si estaba de acuerdo con eso y si escribiría algo al respecto. Así, él escribe ese gran tratado concitando a las personas a unirse, y acordar hacerlo de una vez al mes y de varias otras maneras. Él argumenta y pleitea mucho, especialmente en términos de lo que él y ellos consideraban entonces como la proximidad de la Segunda Venida de Cristo, y de la gloria que habría de revelarse. Esta es una declaración vigorosa y gloriosa. Ciertamente el avivamiento es la única respuesta para la presente necesidad y condición de la Iglesia.

Me gustaría exponerlo de esta manera: una apologética que deje de dar el supremo énfasis a la obra del Espíritu Santo está condenada a ser un completo fracaso.

Todavía es lo que hemos estado haciendo. Hemos presentado una apologética altamente filosófica y argumentativa. Hemos argumentado acerca del arte moderno, de la literatura moderna, del teatro moderno, de conceptos políticos y sociales, como si eso fuera lo necesario. Lo que es necesario es una efusión, un derramamiento del Espíritu, y cualquier apologética que no nos lleve finalmente a la necesidad de ese derramamiento, en última instancia será inútil. Creo que estamos de nuevo casi en la misma situación que prevalecía antes de que sucedieran aquellas cosas grandiosas en la década del 30, en el siglo 18.

Las conferencias de Boyle habían sido instituidas en el siglo anterior con el fin de propiciar una apologética y la defensa de la religión y del evangelio. Y hemos continuado haciendo lo mismo con mucha asiduidad. No sólo eso; también la famosa Analogía (“Analogy”) del obispo Butler había aparecido en defensa del evangelio. Pero no fueron esos los factores que cambiaron la situación, fue el avivamiento. Y nuestra única esperanza es el avivamiento, ya hemos intentado todo lo demás. Edwards nos recuerda una vez más la suprema necesidad de avivamiento.

Tratemos de ver con claridad lo que él dijo al respecto de esto. Necesitamos saber lo que significa avivamiento. Necesitamos saber la diferencia entre una campaña evangelística y el avivamiento. No se pueden comparar. Necesitamos comprender la diferencia entre experimentar el poder del Espíritu en el avivamiento y llamar a las personas para tomar una decisión. Hace algunos años un cierto líder evangélico, muy conocido y preeminente, insistía conmigo para asistir a una campaña evangelística y, lleno de entusiasmo, decía: “Usted es debe ir. ¡Es maravilloso, magnífico! La gente va adelante en grandes grupos. ¡Nada de emoción! ¡Nada de emoción!” Y él repetía: “Nada de emoción.” ¡Él no había leído a Jonathan Edwards! Deberíamos estar seriamente preocupados si no hay emoción. ¿Si las personas pueden tomar alguna supuesta decisión por Cristo sin emoción, que es lo que realmente está sucediendo?

¿Es concebible que un alma pueda percibir el peligro de pasar la eternidad en el infierno, conocer algo de la santidad de Dios,  creer que el Hijo de Dios vino al mundo y hasta murió en una atroz cruz, y que murió por nosotros, y que resucitó de los muertos para que esa alma pudiera ser salva, y aún no sentir emoción?

Lean a Edwards sobre avivamiento. La expresión que él siempre usaba era “un derramamiento del Espíritu“. Hoy, oímos hablar mucho de lo que llaman “renovación”. No les gusta el término “avivamiento”; prefieren “renovación”. Lo que quieren decir con eso es que, todos hemos sido bautizados con el Espíritu en el momento de la regeneración, y que, por lo tanto, todo lo que tenemos que hacer es darnos cuenta de lo que ya tenemos y rendirnos a eso. ¡Eso no es avivamiento! Ustedes pueden hacer todo lo que les enseñan y obtener muchos beneficios; pero aún no habrán tenido avivamiento. El Avivamiento es un derramamiento del Espíritu, es algo que nos sobreviene, que nos acontece. No somos los agentes; sólo somos conscientes de que nos ha sucedido algo. Así que Edwards nos recuerda de nuevo lo que es realmente el avivamiento.

Esto lleva a una advertencia a los que están apagando al Espíritu; y hay muchos sobre los cuales pesa la culpa de ello en el presente. Un libro escrito por el finado Ronald Knox sobre Entusiasmo se hizo popular entre ciertos evangélicos. Él fue un intelectual católico romano, ignorante de estas cosas. Naturalmente, él menciona a Edwards y al famoso sermón. El Nuevo Testamento nos advierte del peligro de “apagar el Espíritu”. Podemos ser culpables de hacerlo de varias maneras. Podemos apagar al Espíritu interesándonos exclusivamente por la teología. También podemos hacerlo interesándonos solamente por la aplicación del cristianismo a la industria, a la educación, a las artes, a la política, etc. Al mismo tiempo, Edwards hace advertencias similares a las que sólo dan énfasis a la experiencia. Nada es más notable que el equilibrio de ese hombre. Debemos tener teología; sin embargo ésta debe ser teología con fuego.

Es necesario que haya emoción y calor, así como luz. En Edwards encontramos la combinación ideal:  las grandes doctrinas con el fuego del Espíritu sobre ellas.

Cierro con dos palabras especiales de aplicación. La primera es para los predicadores. Ternos urgente necesidad, hoy, de lo que Edwards decía a los predicadores en sus días:

Creo que estaría cumpliendo con mi deber al elevar los afectos de mis oyentes tan alto como me fuera posible, puesto que ellos no son afectados por nada, sino por la verdad, y por afectos que no están en desacuerdo con la naturaleza del asunto. Sé que es vieja praxis, despreciar un modo de predicar muy caluroso y dramático; y sólo han sido apreciados como predicadores aquellos que muestran la más amplia cultura, poder de raciocinio y corrección en el lenguaje. Pero humildemente creo que fue por falta de entender o de estudiar debidamente la naturaleza humana, que se pensó que ella tiene de por sí, la mayor propensión para atender a los fines de la predicación; y la experiencia de la época pasada y de la actual confirma sobradamente este error. Aunque es cierto, como he dicho antes, que la claridad del discernimiento, la ilustración, el poder de razonamiento y un buen método de manejo doctrinal de las verdades de la religión, de muchas formas son necesarios y provechosos, y no deben ser descuidados; no es el aumento en el conocimiento especulativo de teología lo que las personas más necesitan. Los hombres pueden tener gran cantidad de luz, y no tener ningún calor. ¡Cuánto de esta clase de conocimiento hay en el mundo cristiano, en la época actual! ¿Ha habido alguna época en que el vigor y la penetración de la razón, la extensión de la cultura, la exactitud del discernimiento, la corrección del estilo y la claridad de expresión fueran tan abundantes? Y, sin embargo, ¿Ha habido alguna época en que haya habido tan poco sentido de la malignidad del pecado, tan poco amor a Dios, disposición celestial y santidad en el vivir, entre los que profesan la religión verdadera, como ahora? Nuestra gente no necesita tener sus cabezas repletas, tanto como necesita tener sus corazones emocionados; y nuestra gente está en gran necesidad de la especie de predicación que les proporcione eso.”  (Vol. 1, 391).

Ahora, una palabra a los miembros de la iglesia. ¿Será que todo lo que dije les llevó a sentirse desesperados? ¿Los llevó a dudar, tal vez, si son cristianos? Mi consejo a ustedes es: lean a Jonathan Edwards. Dejen de frecuentar tantas reuniones;  desapéguense de las diversas formas de entretenimiento que actualmente son tan populares en los círculos evangélicos. Aprender a quedarse en casa. Reaprendan a leer, y no sólo las historias emocionantes de ciertas personas modernas. Regresen a algo sólido, real y profundo. ¿Estás perdiendo el arte de leer? Muchas veces los avivamientos comenzaron como resultado de la lectura de obras como estos dos volúmenes de las obras de Edwards.

Pero, por encima de todo, habiendo leído a este hombre, intentemos, todos nosotros, captar y retener su mayor énfasis: la Gloria de Dios. No nos detengamos en algún beneficio que hayamos recibido, ni siquiera con las experiencias más altas que hayamos disfrutado, busquemos conocer más y más la Gloria de Dios. Es lo que siempre lleva a una experiencia genuina. Necesitamos conocer la majestad de Dios, la soberanía de Dios, y necesitamos tener sentido de temor, sentido de lo maravilloso. ¿Tienen conocimiento de ello? ¿Hay en nuestras iglesias un sentido de lo maravilloso y de lo espantoso? Esta es la impresión que Jonathan Edwards siempre comunica y crea. Él enseña que estas cosas son posibles al cristiano más humilde. Él predicaba y ministraba a la gente común y, aun así, les decía que esas cosas eran posibles a todas ellas.”

Por el Dr. Martyn Lloyd-Jones  – Extraído de Os Puritanos – Suas origens e seus sucessores [Los Puritanos – Sus orígenes y sus sucesores] – Traducido del portugués para  Diarios de Avivamientos Gabriel Edgardo  LLugdar -2018 –

Descarga los 2 libros en PDF para imprimir o coleccionarHaz clic en la imagen

Vida y Pensamiento de Jonathan Edwards – PDF para descargar

Biografia de Jonathan Edwards

Anuncios

Acerca de diariosdeavivamientos

Compartiendo las gloriosas páginas de la Historia de la Iglesia.
Esta entrada fue publicada en Escuela Bíblica, Frases de cristianos, Libros PDF para descargar, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Jonathan Edwards – Cuando la Teología se une con el Fuego – Historia del Avivamiento

  1. marcelo dijo:

    gracias por su aporte!

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: El Gran Despertar (1726-1750) – El Gran Avivamiento del Siglo 18 | diarios de avivamientos

  3. jesusluc dijo:

    gracias por su trabajo, bendiciones

    Le gusta a 1 persona

  4. juan carlos tobon buitrago dijo:

    saludos muy contento con todo este material. conociendo de estos grandes hombres de DIOS.

    Le gusta a 1 persona

Nos gustaría saber tu opinión! Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.